Análisis

Heart&Slash - Análisis para PS4, Xbox One y PC

Por Alejandro Alcolea
-

Versión comentada: PS4

Nos sumergimos en el análisis de Heart&Slash para PS4, Xbox One y PC, el primer juego de la compañía española AHeartFulOfGames que consigue llegarnos al corazón con una propuesta de lo más simpática, pese a la extinción de la humanidad.

 Heart&Slash nació hace unos años como un proyecto más de los tantos que vemos en la plataforma de financiación Kickstarter. Por desgracia, muchas buenas ideas quedan en la cuneta por falta de financiación y, por suerte, otras consiguen salir adelante. Es el caso del juego que ocupa estas líneas, Heart&Slash, una creación de un pequeño estudio madrileño llamado AHeartFulOfGames.

Tras pasar por una exitosa campaña en Kickstarter (necesitaban 20.000 dólares para continuar con el desarrollo y consiguieron más de 31.000), la distribuidora y editora Badland Games, con su filial Badland Indie, llamó a las puertas del estudio para acoger Heart&Slash entre los juegos ‘propios’ de la distribuidora. Gracias a este idilio entre AHeartFulOfGames y Badland Games podemos disfrutar en PS4, Xbox One y PC (aún en acceso anticipado en Steam pero con previsión de lanzamiento para agosto) de una bonita historia entre dos robots: el adorable y tierno Heart y el frío, pero con su ‘corazoncito’, Slash.

¡La robolución!

Heart&Slash comienza como cualquier día en la oficina: con un tutorial. Sí, a ninguno nos gustan los tutoriales, pero en esta ocasión es ‘obligatorio’ elegir el tutorial como punto de partida del videojuego ya que no sólo aprenderemos los fundamentos básicos del juego (muy, muy, básicos) sino que nos contextualizarán la historia (que no tiene mucha, pero ahí está).

A los mandos de Heart, apareceremos en una pulcra habitación de laboratorio donde nuestro programador principal, el Doctor Simpático, y su ayudante nos darán indicaciones sobre lo que tenemos que hacer. El tutorial no dura mucho, ya que sólo tenemos que aprender a utilizar las diferentes armas, a saltar, esquivar y correr, las acciones básicas con las que haremos de las nuestras durante el resto del videojuego.

Sin embargo, en medio del combate final del tutorial algo falla y QuAsSy (Quality Assurance Systems), el sistema informático que se encarga de mantener el orden, cobra conciencia de sí mismo, se revela y da comienzo la robolución. Esto, claro, acarrea el fin de la humanidad.

Tras una breve secuencia de video estilo novela gráfica se nos muestra a Heart 100 años después del inicio de la robolución. Nuestro objetivo será escapar de la fábrica, algo que no será fácil debido al control de calidad de la misma, QuAsSy, quien tiene una horda de robots asesinos a sus órdenes, y a los encuentros con Slash, que va más a su bola y al que podremos ayudar o derrotar, eso va en función del gusto de cada jugador.

Armados hasta los dientes

Para cumplir con la misión de Heart contaremos con un arsenal tremendo de armas e ítems que equipar. En nuestro camino encontraremos más de 75 armas y 65 objetos que podremos equipar tanto en nuestros brazos como en nuestras extremidades (siendo estos últimos específicos, por ejemplo el cuerpo de pollito o los brazaletes de fuego que nos dan algo de resistencia en los combates contra este elemento).

Además de los objetos ‘básicos’, como katanas que ‘’solo cortan’’, bates de béisbol o guantes de boxeo, encontraremos objetos como espadas de hielo (que ralentizan los ataques enemigos), sables eléctricos o espadas de fuego. Estos elementos no se quedan en algo estético, ya que encontraremos enemigos que sólo serán vulnerables a un elemento en concreto. Por ejemplo, podemos enfrentarnos a un robot al que solo podamos dañar con fuego, por lo que tendremos que elegir el arma adecuada.

Este sistema es un arma de doble filo. Por un lado está implementado de forma muy inteligente, ya que podremos llevar tres armas equipadas a la vez. Por ejemplo, de principal podremos llevar la katana, y de secundarias el escudo de madera (que no vale para nada) y un enorme martillo a propulsión. Utilizar uno u otro es tan fácil como presionar (y mantener) el gatillo correspondiente, L2 o R2 (LT o RT en el caso de Xbox One) y pulsar el botón de atacar.

Aunque este sistema funciona muy bien para crear combos sencillos con las tres armas equipadas, es un sistema algo complicado, ya que los robots enemigos que sólo sean susceptibles a un tipo de arma emitirán un color determinado en su monitor (su cabeza, vamos), algo que es muy complicado de ver cuando nos rodean cinco enemigos y tenemos que rodar para esquivar sus ataques.

Además de este color que indica el ataque al que son vulnerables, los enemigos nos avisarán de que piensan atacarnos, ya que unas exclamaciones rojas, del estilo de las de Metal Gear Solid, brotarán de sus cabezas cuando piensen realizar un ataque flojo (amarillo) o uno devastador (rojo).

En este sistema de alertas, tanto para esquivar como para atacar con el arma más efectiva para cada robot, radica el éxito de la mecánica jugable de Heart&Slash y es lo que ocasiona que el juego nos divierta tanto, sobre todo a aquellos que busquen retos. Y es que, el juego de AHeartFulOfGames no nos invita en ningún momento a aporrear los botones cuadrado y triángulo (X e Y) para salir victoriosos en combate. De hecho, si hacemos eso vamos a durar poco. El juego nos invita a estar pendiente del baile que se produce entre los enemigos y nosotros al obligarnos a elegir el arma correcta y a animarnos a estar atentos para esquivar.

Es complicado y cuesta dominarlo, sí, pero con cada muerte aprenderemos de nuestros errores y afrontaremos la siguiente partida con mayor probabilidad de éxito. Este sistema es el que nos mantendrá pegados las horas muertas a nuestra consola (o PC) y nos ‘picará’ para pasarnos los tres niveles de los que consta el juego.

¿Os parecen pocos? Pues no lo son. Para empezar, no sólo será muy complicado llegar al jefe final de cada nivel sino que, además, cuando muramos las habitaciones se ‘reordenarán’ de forma aleatoria y los enemigos reaparecerán de forma procedural. El enorme robot que nos mató antes ahora podría ser una pequeña unidad de apoyo y el matón del martillo ahora puede ser un robot aún más grande que se divierte tirándose en plancha encima de nosotros. La variedad de enemigos, ciertamente, es alucinante.

Sin embargo, no todo es verde en el prado y Heart&Slash tiene algunos problemas que pesan mucho en este género. Por un lado encontramos la cámara, que nos deja vendidos en más de una ocasión y que, además, no nos permite fijar enemigos, algo que aún no llego a comprender. Por otro lado, sobre todo en las primeras partidas, nos damos cuenta que esquivar no es lo satisfactorio que debería ser y que nuestro Heart se mueve unos milisegundos después de lo que debería hacerlo para esquivar un golpe.

Pueden parecer problemas menores, pero no poder fijar la cámara con enemigos aéreos es un fastidio y, aunque al final nos acostumbraremos al retardo entre pulsar el botón y que se produzca la animación de esquivar, al principio es algo que nos ocasionará alguna que otra muerte y, por lo tanto, volver a empezar el nivel.

Corazón pixelado

A nivel gráfico es evidente que estamos ante un juego creado con poco dinero. Las animaciones, las texturas y en rendimiento quedan bastante por debajo de lo que esperamos de la actual generación de sistemas. Sin embargo, a nivel artístico hay poco que reprochar. Los tres escenarios están creados con sentido, Heart es muy expresivo pese a ser un robot con una tele de tubo por cabeza y el diseño de los enemigos es muy acertado.

En el apartado del sonido encontramos una banda sonora que no está nada mal y que acompaña a la temática del juego a la perfección, con melodías retro que le van muy bien al propio homenaje al pixel que AHeartFulOfGames realiza en Heart&Slash. En esta ocasión no tenemos voces, sólo textos que, además de estar traducidos al castellano, rebosan humor por los cuatro costados. Se nos escapará más de una sonrisa con algunas conversaciones y con la descripción de algún que otro objeto, como el pollo que nos pondremos como traje en alguna ocasión.

Repetir y repetir, la fórmula del éxito

Heart&Slash es un videojuego que bebe, de forma voluntaria o involuntaria, de muchos videojuegos y géneros. Es fácil reconocer la influencia del último Devil may Cry en el uso de las armas secundarias haciendo uso de los gatillos. También podemos ver la reencarnación de GlaDOS en QuAsSy y es una buena mezcla entre géneros Brawler 3D Hackn’Slash (hasta el nombre del juego hace referencia a este género) y los juegos de tipo roguelike.

El mejor atributo del juego de AHeartFulOfGames es que combina varios géneros de forma bastante buena y, además, consigue crear un buen juego roguelike de acción en tercera persona con cámara libre, siendo un género que se ha explotado más con juegos en primera persona.

Sí, tiene problemas como la cámara, ya que no se puede regular su sensibilidad y, además, nos deja vendidos en más de una ocasión, ya que nos podemos ‘enganchar’ en una esquina del escenario y no podremos girar la cámara debido a que tendremos que tener los pulgares ocupados ya sea pegando o esquivando a los enemigos.

Además, en determinadas ocasiones, cuando hay muchos enemigos en pantalla, hemos sufrido algunas caídas de frames, nada molesto pero que ahí están, al fin y al cabo. Sin embargo, pasando esto por alto, Heart&Slash es un juego divertido y que, además, consigue viciarnos de una manera que ningún juego reciente ha conseguido. Moriremos, sí, moriremos mucho ya que el juego es difícil, pero esta muerte no es más que un motivo para volver a empezar la partida y aprender de los errores para intentar llegar al ansiado jefe final del área.

Heart&Slash no es perfecto, pero es uno de esos juegos que logra viciarnos por sus mecánicas jugables y, esto es un punto a su favor, es de esos juegos que resultan ideales para disfrutar sin preocupaciones, entre la ronda de piscina y la hora de comer en verano, desbloqueando personajes y eliminando enemigos a diestro y siniestro con un buen puñado de armas y objetos.

Valoración

Heart&Slash es un juego con un diseño artístico muy bueno, dos personajes principales que mantienen una relación adorable y un sistema de combate muy atractivo. Tiene sus fallos, pero es divertido y combina varios géneros de forma acertada.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

La relación de Heart y Slash, el sistema de combate, el diseño artístico y la rejugabilidad.

Lo peor

La sensibilidad de la cámara (no es ajustable), el frame-rate y algún problema en el control.

Lecturas recomendadas