Análisis

Heavy Rain: una review hecha thriller

Por José Luis Sanz
-

Heavy Rain es de esos juegos raros, raros que de vez en cuando asoman a la cartelera de los videojuegos. Y es que si mañana un marciano aterrizara en nuestro planeta y lo primero que nos preguntara es "¿cómo definiríamos a Heavy Rain?", casi con total seguridad que la respuesta sería encoger los hombros. ¿Cómo definiríais vosotros a un juego en el que podemos afeitarnos, lavarnos la cara, jugar al baloncesto, conducir un coche, preguntar a otros personajes, dormir, darnos un bañito, disparar al malo, interrogar a los sospechosos, pintarnos los ojos, darle al drinking con alegría o yacer junto a una moza de buen ver? ¿Es una aventura, una película o un simulador de taciturna-vida-humana? Misterio.

El caso es que Heavy Rain ha sido desarrollado por los mismos responsables de Fahrenheit (otra rareza que ya apuntaba el camino que seguiría este Heavy Rain) y que viene a narrarnos una ola de misteriosos crímenes que están asolando a la ciudad. El modus operandi, además, siempre es el mismo: niños de edades comprendidas entre los 7 y los 10 años aparecen ahogados, con una figurita de papel en la mano y una orquídea en el pecho. Muy mal rollo, la verdad. Y ahora, el conocido como asesino del Origami ya ha elegido a su próxima víctima... a no ser que nosotros consigamos evitarlo, claro. Que de eso se trata.



Una película, hecha videojuego  

La historia la podremos vivir desde el punto de vista de cuatro personajes bastante diferentes: un ex arquitecto atormentado por la pérdida de un hijo y que padece brotes esquizofrénicos, un detective privado contratado por las familias de las víctimas, un agente del FBI con una adicción nada saludable y una periodista dispuesta a todo con tal de sacar la verdad a la luz y, de paso, ganar cierta notoriedad.

Heavy Rain se compone de más de 50 secuencias, en las que manejaremos a estos cuatro personajes de forma alternativa. El número exacto de secuencias que jugaremos depende de las decisiones que tomemos en el juego y, sobre todo, de si mueren o no algunos de nuestros personajes controlables. En el último tercio del juego, una mala elección, o fallar de forma recurrente determinados Quicktime Events (ya sabéis, lo de pulsar los botones indicados en pantalla) puede conllevar la muerte del personaje, modificando el desenlace de la trama y privándonos de ver qué habría pasado si él siguiera con vida...



Al igual que ocurre en Fahrenheit, en Heavy Rain el peso del juego recae en los llamados Quicktime Events (pulsa el botón correcto rápidamente). Lo bueno es que aquí los hay de muchos tipos y colores: pulsar el botón o la dirección correcta dentro del tiempo definido, mantener pulsados hasta cinco botones a la vez, mover lentamente el stick derecho para las acciones más delicadas o, incluso, mover el mando en la dirección correcta usando el sensor de movimientos del Dual Shock 3. Suelen ser bastante intuitivos, a lo que contribuye el hecho de que los marcadores de los Quicktime Events aparecen en la pantalla ligados a la acción que representan. Otro aspecto destacable es que, cuando nuestro personaje está nervioso, las opciones que tengamos disponibles aparecerán en la pantalla de forma borrosa y muy rápidamente, simulando así los nervios que está padeciendo.   

 

El sistema de control es muy bueno, teniendo en cuenta el tipo de juego que es Heavy Rain, excepto el movimiento de los personajes. Se controlan como si fueran coches en un juego de carreras, es decir, pulsamos R2 para que se muevan y con el stick izquierdo elegimos la dirección. No es que sea molesto, pero teniendo en cuenta lo que se ha cuidado el resto de aspectos del juego, nos parece una decisión escasamente afortunada.

 

Visualmente impactante 

En cuanto al apartado gráfico, el modelado de los personajes es realmente soberbio, aunque su expresividad no termina de estar bien conseguida. Donde no podemos poner ninguna pega a Heavy Rain es en los escenarios, perfectamente construidos tanto en lo técnico como en lo artístico: la típica oficina de un investigador privado, una fábrica abandonada, un centro comercial abarrotado, las casas de los sospechosos, etc. Además, siempre que estemos en un escenario exterior, nos acompañará una convincente recreación de la lluvia (el título del juego no es gratuito, os lo aseguramos). Y si el apartado gráfico es francamente bueno, el sonido no se queda atrás. La banda sonora, a cargo de Normand Corbeil (que colaboró con Angelo Badalamenti en la BSO de Fahrenheit) es magistral. Y el doblaje al castellano, con actores de la talla de Tito Valverde o Michelle Jenner, también raya a un gran nivel.


La hora de la verdad 

En fin, Heavy Rain es una aventura con una trama absorbente (te durará 8 horas, pero estamos seguros de que volverás a jugar para ver qué habría pasado si hubieses decidido otra cosa) y bastante adulta, ya que aborda temas complicados. No es un juego para todos los públicos y si buscas acción al uso, mejor que ni te acerques a él. Pero si te apetece ser el protagonista de un thriller policíaco y descubrir una historia muy bien trenzada y técnicamente brillante, no te lo pierdas.


Valoración

Genial desarrollo para PS3 que no sabemos muy bien si considerarlo un juego o una película. Desde luego, lo juzgues como los juzgues, es tan diferente al resto que te sorprenderá.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Su concepto, el argumento y la ambientación.

Lo peor

Pocas horas de juego... salvo si te lo terminas varias veces.

Lecturas recomendadas