Análisis

Hobby Consolas, hace 20 años: WipeOut

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Retro

Quizá ha caido un poco en el olvido, pero en sus comienzos, WipeOut era casi, casi, el abanderado de PlayStation. En este análisis retro recordamos por qué su velocidad y su "attitude" nos enamoraron.

PlayStation era una consola rompedora en 1995. No solo porque tecnológicamente supusiera una revolución, sino porque, además, venía acompañada de una serie de juegos que rompían con las propuestas a las que estábamos acompañados. Al frente de esa primera oleada de títulos "transgresores" estaba, sin duda, WipeOut.

Este título era sinónimo de vanguardia. Tenía unos gráficos muy punteros en la época (¡qué texturas, qué velocidad!), pero sobre todo poseía una identidad propia en su estética visual y sonora. Es cierto que Super Nintendo ya se había atrevido tiempo atrás con las carreras futuristas de F-Zero, pero WipeOut quiso ir más allá y presentarlas con elegancia. Una elegancia que se notaba en el diseño de las naves, en los menús o hasta en la propia interfaz de las carreras, cargada de símbolos minimalistas que incluso hoy en día sonrojarían a algún diseñador enteradillo.

Por supuesto, todo esto no es más que "fachada", pero el juego se bastaba para convencernos con su mecánica: ataques durante las carreras, una física muy especial para las naves (¡al fin y al cabo, eran vehículos voladores!) y, sobre todo, una sensación de vértigo insólita para la época, gracias a las acusadas pendientes, los túneles y los bruscos giros. Así lo representaba un anuncio de la época. Sí, por aquel entonces las agencias se permitían hacer anuncios "de autor" y no pasaba nada:

Luego estaba la música. ¡Ah, la música! Tenía temazos propios, pero también se permitió el lujo de incluir pistas de iconos de la electrónica como Orbital o The Chemical Brothers. Ojo a la ficha de nuestro análisis: Manuel, ¿un "sucedáneo del bakalao"? Aaaay. La cuestión es que lo visual y lo sonoro, en conjunto, crearon una experiencia absolutamente rompedora. Nuestros cerebros de 16 bits, acostumbrados a carreras a base de escalado de sprites y a música "chiptune", no se lo podían creer.

Pincha aquí para leer nuestro análisis en el nº 50 de Hobby Consolas:

WipeOut fue un éxito de crítica y ventas, lo que propició la aparición de numerosas secuelas: WipeOut 2097 o WipeOut 64 fueron las más populares, si bien PS3, PSP o Vita también recibieron sus correspondientes entregas. No obstante, la popularidad de la saga había decaído bastante ante la propuesta de otros títulos más realistas como los Gran Turismo. Ahora bien, ahora que la Realidad Virtual vuelve a la carga, ¿no es el momento de recuperar la saga en todo su esplendor? Ahí lo dejamos.

La semana que viene volveremos a la batalla por la supremacía consolera que tuvo lugar en noviembre de 1995. Mientras tanto, podéis disfrutar de estos otros análisis de la antigua Hobby Consolas:

Valoración

Sin llegar a ser el juego definitivo, se situa entre los mejores juegos de carreras.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La sensación de velocidad. El atractivo diseño de escenarios.

Lo peor

La brusca generación de polígonos.

Lecturas recomendadas