Infiltrado
Análisis

Infiltrado - Crítica de la película de Bryan Cranston

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la película Infiltrado (The Infiltrator) de Brad Furman con Bryan Cranston, John Leguizamo, Diane Kruger, Amy Ryan, Joseph Gilgun y Benjamin Bratt. Ya en cines.

Bryan Cranston es el gancho comercial de El infiltrado (The Infiltrator), una cinta en la que da vida a un complejo personaje cuya evolución es el hilo conductor del relato. 

Se trata de un thriller basado en una historia real ocurrida en los años 80, sobre un agente infiltrado en una operación contra el lavado de dinero de la mafia colombiana en pleno auge de Pablo Escobar, dirigido por Brad Furman (Runner Runner). Si tenéis reciente el visionado de Narcos, aquí tendréis otra cara sobre la lucha contra el narcotráfico, esta vez desde dentro gracias a un hombre normal que tiene que desenvolverse en un medio excepcional. 

Robert Mazur es un agente de aduanas que en 1986 propone cambiar el objetivo de la lucha antidrogas: en lugar de seguir los cargamentos de la droga, decide rastrear el dinero. Debido a un accidente se le ofrece la posibilidad de retirarse, pero decide aceptar la arriesgada misión de infiltrarse, bajo el nombre de Bob Musella, en los círculos del narcotráfico colombiano próximos a Escobar.

Haciéndose pasar por un supuesto empresario con capacidad para lavar millones de dólares del dinero del narco, se infiltra en la mayor operación encubierta antidroga de la historia, y consigue llegar al origen de las transacciones del cártel en Estados Unidos, con todo el peligro que eso conlleva.

Infiltrado

Infiltrado no pretende ser una película de tono documental ni tan siquiera hablar acerca del narcotráfico, sino que más bien centra sus esfuerzos en mostrar el lado humano de la historia.

El guión de Ellen Sue Brown, basado en el libro del propio Robert Mazur, se atiene a enseñarnos la evolución del personaje, al que podríamos llamar "workaholic". No es un adicto al riesgo, pero sí que parece necesitar sus misiones de infiltración para sentirse de alguna manera vivo. ¿Hasta qué punto esto habrá sido decisivo para que Cranston se haya decidido a desempeñar el papel? Es fácil imaginar que habrá sido fundamental si tenemos en cuenta que cualquier actor se puede identificar fácilmente con Mazur, y, me atrevo a decir, Cranston es un especialista en este rol como demostró en Breaking Bad.

Infiltrado

Aquí lo vemos, otra vez, transformado en otro y dando fe de su capacidad camaleónica pero sin llegar al tono de superhéroe "almighty". Se muestran sus debilidades, sus miedos y sobre todo la fricción entre el mundo de fantasía que tiene que hacer susceptible de ser creíble en todo momento y su vida real y cómo interceden ambos planos cuando chocan entre sí.

La escena en la que casualmente es descubierto con su esposa en un restaurante y tiene que hacerse pasar por su personaje ante ella es demoledora sin que llegue a suceder nada extraordinario sencillamente porque ella ve a otra persona en él que no es el hombre con el que se casó. Y Mazur tiene que luchar a diario por no volverse loco con eso.

Infiltrado

En otros apartados, Infiltrado muestra ser un poco más torpe, sobre todo cuando se sale de los límites de lo conocido: en las relaciones interpersonales el guión se desenvuelve de maravilla y ojo con el reparto que es de aúpa: John Leguizamo, Diane Kruger y Amy Ryan en un papel secundario pequeño pero genial, despuntan. Pero a la hora de visualizar el mundo del lujo y los bajos fondos se aprecia demasiado el afán de ser kitsch: los neones, las streappers y los gánsters son pequeños talones de Aquiles en una película correcta, pero que podría haber apuntado más alto.

Y no deja de ser curioso ver a Elena Anaya dando vida a Gloria Alcaino, la esposa de Roberto Alcaino (otra vez impecable Benjamin Bratt), uno de los mayores traficantes de droga en la década de los ochenta o a Rubén Ochandiano como Gonzalo Mora Jr., un blanqueador profesional de dinero. 

Valoración

Thriller notable con un Bryan Cranston tan entregado como siempre. Al guión le falta arrojo para ser sobresaliente pero traslada bien el desamparo de un infiltrado que se tiene que mover en un entorno de violencia que le es ajeno.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

No es efectista ni busca: es un retrato verosímil que se aleja de la hipérbole mostrando los problemas de identidad y emocionales de un infiltrado.

Lo peor

Deja la sensación de que podría ser una película mucho mejor de lo que es solo con ciertos ajustes narrativos y podando el metraje.

Lecturas recomendadas