Iron Fist - Review del cómic de Puño de Hierro
Análisis

Iron Fist - Review del cómic original de Puño de Hierro

Por Jesús Delgado
-

Iron Fist, la próxima serie de Netflix y Marvel, también se basa en un cómic. Reseñamos el cómic original de Puño de Hierro, editado por Panini en tomo Marvel Gold, acercandoos las primeras aventuras del héroe artista marcial antes del estreno de su serie, protagonizada por Finn Jones (Juego de Tronos)

Como bien sabéis, el plan de Netflix pasa por cuatro series basadas en sendos personajes de Marvel Comics antes de reunirlos en una mini-serie crossover: The Defenders (Los Defensores). Así, tras las dos primeras temporadas de Daredevil y la primera de Jessica Jones, tuvimos Luke Cage. Y tras esta última tendremos Iron Fist (Puño de Hierro). 

Pensando en que esta serie que finalizará la "Fase 1" de Netflix y de Marvel llegará en poco tiempo, hemos pensado en ir preparándoos de cara a su estreno, proponiéndoos la review de sus cómics originales. Y es que, como ya ocurría con Luke Cage, ahí donde veís a Iron Fist, se trata de un héroe veterano, nacido en los 70, a pesar de que es un desconocido para el gran público. 

Nacido en el auge de las Artes Marciales

Puño de Hierro apareció por vez primera en 1972. Su creación fue alentada por el éxito televisivo de la serie Kung Fu. Las mentes pensantes de la editorial, encabezadas por Roy Thomas decidieron sacarle provecho al tema, inspiradas por la efervescencia del género de las Artes Marciales. De esta fiebre nacieron personajes como Shang-Chi y Tigre Blanco. Pero el mejor representante de esta moda en Marvel, y también el más longevo, fue Puño de Hierro.

Este personaje, eso sí, no nació inspirado por el difunto David Carradine, sino por Bruce Lee y su película Los cinco dedos de la muerte. En ella se mencionaba la ceremonia del Puño de Hierro, un nombre que a Thomas le caló mucho. Tras recibir el visto bueno por parte de Stan Lee, Roy Thomas se puso a trabajar en el personaje, compaginando su labor como guionista en Conan: El Bárbaro (personaje que por entonces estaba licenciado por Marvel), con el dibujante Gil Kane.

Ambos, ilustrador y guionista, mezclarían cómics de los años 30 (como Amazing Man de Bill Everett) con los rasgos de las "películas de chinos" de la época y la novela Horizontes Perdidos, que ya trataba un tema como Shamballa (o Shangri-La) en sus páginas. A partir de esto, se trazó la historia de un joven occidental llamado Daniel Rand criado en una avanzada y mística sociedad en las montañas del Himalaya. Este muchacho se habría convertido en el orgullo de sus maestros, llegando a convertirse en un gran guerrero. Gracias a su dedicación, además, había logrado ser merecedor del poder del "Puño de Hierro", un poder que hacía que sus manos pudieran adquirir la densidad y la dureza del hierro, convirtiéndose así en un arma viviente.

Armado con estos conocimientos, Danny regresaba a la civilización, buscando al asesino de sus padres, quien había robado la compañía fundada por estos y que legítimamente le pertenecía. Sin embargo, el choque cultural entre la ciudad mística en la que se criara y la Nueva York de 1972 pondría a prueba todo su tesón y entrentamiento. 

Con esta premisa arrancaba Iron Fist, dispuesto a repartir leña en su camino de venganza, antes de acabar convertido en un héroe callejero y, posteriormente, en un Héroe de Alquiler junto a su eterno compañero y mejor amigo: Luke Cage. Y es que cuando la fiebre de las películas de Artes Marciales remitió, Puño de Hierro hubo de reciclarse y la única forma que encontraron fue la de juntarle con Luke Cage. Este otro héroe había nacido a raíz de otra moda de los 70, la de la blaxploitation, y cuando su popularidad decayó fue forzado a unirse a Puño de Hierro. Esta maniobra, eso sí, lograría popularizar más a ambos, consolidando una de las marcas de culto de Marvel: Los Héroes de Alquiler (que podría ser, por cierto, una de las próximas series de Marvel y Netflix). 

Y dicho esto, ya podemos pasar a la reseña como tal. Abrocháos el cinturón, que volvemos a los años 70. 

Un brillantísimo cómic de su época

Cuando leemos el cómic original de Iron Fist, recopilado en el exquisito tomo de Marvel Gold: Puño de Hierro, nos encontramos con un producto influenciado por todas las modas de la época. Por un lado propia tónica de Marvel a la hora de presentar villanos, con estilos narrativos y códigos propios de la década de los 70. Villanos con armaduras y armas cibernéticas imposibles, así como dotados de un alias o nombre no poco rebuscado. 

Por otro, tenemos una estética callejera que retrata la moda de los 70. Maquillajes arriesgados y chillones en las mujeres, bello facial abundante en los hombres (y peinados abundantes también); pantalones de campana, abrigos y camisas chillonas. En medio de este panorama visual, el look visual de Iron Fist encaja bastante bien, incluso a pesar de su apariencia estrambótica, sacada de lo más sicodélico de los clichés sobre cine oriental.

Pero, además, al ser un hijo influenciado por el cine de Artes Marciales y sus posteriores películas. Los planteamientos, los villanos, las técnicas utilizadas. Todo bebe de esa exageración exótica y de esa idealización occidental del misticismo oriental. De ahí que la historia recuerde poderosamente al cine de acción de aquella época. 

Por esto mismo, se trata de un cómic que debe de ser entendido como fruto de su momento. No se puede juzgar de acuerdo a los planteamientos actuales. Porque si lo hiciéramos, el cómic saldría muy mal parado. De ahí que el lector deba acercarse a él, teniendo en cuenta que les separan cuatro décadas de historia.

Ahora bien, como objeto de su tiempo es sencillamente genial. Las mejores mentes y manos de Marvel trabajaron en él. En el volumen que os comentamos se encuentran  como John Byrne, Larry Hama, Gil Kane, Roy Thomas, Len Wein y Chris Claremont. Todos ellos representan lo más granado del mundo editorial del cómic de su época. De ahí que el cómic de Iron Fist sea una joyita comicófila que los autenticos devotos del cómic sabrán apreciar.

Si eres uno de ellos, y quieres adentrarte en los orígenes de Iron Fist antes de su estreno en Netflix, te recordamos que Panini Comics edita en castellano esta antología bajo el título Marvel Gold: Puño de Hierro a un precio de 39,95 euros. 

Iron Fist - Review del cómic original de Puño de Hierro
Iron Fist - Review del cómic original de Puño de Hierro

Valoración

Cómic de su época. Iron Fist nació con las películas de Artes Marciales y hubo de reciclarse en un héroe secundario de culto cuando las modas cambiaron. El cómic original cuenta, eso sí, con un equipo de ilustradores y guionistas sencillamente excelente.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Los ilustradores. John Byrne, Larry Hama, Gil Kane... y los guionistas: Roy Thomas, Len Wein y Chris Claremont. De lo mejor de Marvel en los 70.

Lo peor

Sus presupuestos han envejecido como la moda que lo engendró. Estética y narrativamente se ha quedado atrás. Ideal para los amantes del cómic añejo.

Lecturas recomendadas