JLA: Libertad y Justicia, Paul Dini y Ales Ross - Review
Análisis

JLA: Libertad y Justicia, Paul Dini y Alex Ross - Review

Por Jesús Delgado
-

JLA: Libertad y Justicia es el cómic de Paul Dini y Alex Ross que recoge dos de las mejores historias de The World's Greatest Super-Heroes, que vemos en esta review tras su reciente reedición en España.

Nuestra reseña de hoy está dedicada a JLA: Libertad y Justicia, un tomo recién editado por ECC ediciones en España y que hará las delicias de los comicófilos. JLA: Libertad y Justicia  contiene dos de las historias de la antología The World's Greatest Super-Heroes, compuesta por Superman: Peace on EarthBatman: War on CrimeShazam!: Power of HopeWonder Woman: Spirit of TruthJLA: Secret Origins JLA: Liberty and Justice. Todas ellas escritas por Paul Dini (Batman: The Animated Series) y Alex Ross (Marvels, Kingdom Come, Justice).

Nuestro tomo, más concretamente, incluye las historias Orígenes secretos y Libertad y Justicia, dedicadas en exclusivo a los héroes de la Liga de la Justicia de América menos populares. Esto es, todos aquellos que no conforman la Trinidad de la Justicia, formada por Batman, Superman y Wonder Woman.

JLA: Libertad y Justicia, Paul Dini y Ales Ross - Review

De esta manera, cada una de las historias incide en los personajes menos conocidos por el gran público como Aquaman, Flash, Green Lantern, Detective Marciano, etc... y que sin embargo forman parte del núcleo duro del supergrupo, siendo una parte fundamental de este. Por un lado, Orígenes secretos se centra precisamente en cada uno de estos miembros, narrando someramente sus historias de origen (quiénes son, qué hacen cómo consiguieron sus poderes) a través de unas pocas páginas.

En tanto, Libertad y Justicia, que no es el nombre de ninguna operación de la CIA en Oriente Medio, narra una misión humanitaria de la la JLA que acaba poniendo al resto del mundo en su contra, cuando optan por actuar unilateralmente en medio del brote de un peligroso virus que amenaza en convertirse en una pandemia. 

Ambos relatos articulan una trama completísima acerca de qué es La Liga de la Justicia de América, sus funciones, su funcionamiento, roles y papel en el mundo. Pero, a su vez, no deja de preguntarnos: ¿Son dioses u hombres?

Material para comicófilos

Hay una falacia que que nos parece que debemos deconstruir. Y es la de pensar que algo que esté hecho por Alex Ross está automáticamente hecho para todo el mundo. Ciertamente, nadie va a poner en duda que Ross es uno de los ilustradores más relevantes y formidables de los últimos 30 años. Aunque haya quien le critique por pintar cuadros antes que cómic. Por nuestra parte, no entraremos a debatir este punto, a pesar de que el autor de estas líneas sienta debilidad por el trabajo de Ross. Únicamente diremos que el problema de la obra que nos ocupa es precisamente ese realismo fantástico de su trabajo.

Ross es el ilustrador que, efectivamente, dibuja de manera realista a los superhéroes. Su retrato es el de los personajes tal y cómo deberían de ser en carne y hueso, no lo que las series, películas y artistas modernos y condescencidentes con el público generalista nos llevan vendiendo desde hace diecisiete años. Alex Ross retrata a la Liga de la Justicia como lo que son: hombres y mujeres con superpoderes, enfundados en mallas y pijamas. No trata de hacer maduro, ni socialmente aceptable unos diseños visuales para que se adapten a convenciones de lo "que debería ser para molar", sino que respeta y lleva las concepciones estéticas propias del cómic al límite de lo real.

Ver galería

Las mallas y los uniformes son lo que deberían de ser, y no pretenden quedar bien, sino ser el traje que el héroe llevaría si el cómic fuera real. Por mucho que eso choque a la persona que no pueda comprender que un súper salga a salir a salvar el día vestido con un esquijama. Dicho de otro modo, casa lo mundano con los excepcional, haciendo que sus retratos sean un reflejo fiel de cómo se verían los superhéroes clásicos sin fueran personas de carne y hueso. No actores ni actrices que hayan pasado por las manos de maquilladores y técnicos de vestuario, tratando de justificar un traje de superhéroe por otra cosa. 

Este realismo implica una veracidad anatómica. Sus cuerpos proporcionalmente creíbles y mundanos se alejan de las poses y de la anatomía imposible de algunos cómics. Aunque la musculatura y las facciones de sus retratos tratan de ser fieles a la estética y al ideal estético del cómic clásico de superhéroes, no nos dibuja cuerpos hinchados, ni físicos de gimnasio. Sus cuerpos, empero, están bien proporcionales y realistas, aunque no queden tan bien dentro del supertraje de turno. 

Dicho esto, el trabajo de Ross no tiene parangón. Visualmente es una pasada. Pero hay que entender tambíén dónde se sitúa y en lenguaje que habla para poder sacarle toda la chicha posible. Cada uno de sus cómics, incluyendo el que nos ocupa, son piezas imperdibles que merecen estar en la biblioteca de cualquier lector de cómics. Sobre todo porque solo una de sus páginas ya podría enmarcarse y ser expuesta como la obra de arte que es. Por eso, una vez salvada la barrera, podremos disfrutar sin duda de lo mejor que ha aportado el cómic norteamericano en los últimos 30 años. 

Una historia de la Edad de Plata, en nuestros días

Otro punto que hay que tener en cuenta con este cómic es que JLA: Libertad y Justicia tiene un planteamiento ligeramente atemporal. Esto implica que se trata de un cómic que si bien estéticamente y espiritualmente aún se desarrolla en base a unos conceptos de la Edad de Plata (años 60 y 70), a los cuales pretende homenajear, también trata de provocar un choque con una premisa actual: la de qué pasaría si la JLA existiera de verdad y actuara en el mundo.

Esta idea se explora sobre todo en la historia de Libertad y Justicia, y para ello Paul Dini plantea precisamente el dilema de la existencia de la JLA. Como organismo no dependiente de ningún país u organización, la JLA suele actuar de manera unilateral en muchas ocasiones. Desde un punto de vista optimista e inocente, el punto de vista clásico de los cómics, sus andanzas son positivas y deben celebrarse. Pero en contraste con la mentalidad actual, más cínico y escéptico, la injerencia de superhumanos (metahumanos según la terminología de DC) en asuntos que deberían ser resueltos por las Fuerzas del Orden o la ONU es una clara violación de los tratados internacionales, del orden civil y de la legislación de cada país.

¿Pero entonces, qué se debe hacer cuando la JLA es la única que puede actuar? A través de una crítica, Dini apuesta en su discurso por volver a la idea original de la libertad de acción del supergrupo, amparándose en la confianza que hemos de tener ellos en base a la idea primitiva de que los superhéroes son, en principio, buena gente. No la panda de enfermos perturbados que Alan Moore y sus herederos (entre los que se cuentan casi todos los autores de la escuela británica) llevan perpetuando desde finales de los 80 y que calan entre cierta parte de los lectores menos formados.   

Como decimos, Dini vuelve a esa confianza y a esa bondad original de los cómics, distanciándose de ese rollo escéptico y chungo de las etapas modernas del cómic, apostando por un tono ligero, bondadoso y luminoso. Así, nos brinda un mundo en donde un neurotico de manual como Batman no es un paranoico ultraviolento y paramilitar, sino un justiciero introvertido y desconfiado, que le cuesta confiar en la gente, pero que al final hace lo mejor para todo el mundo. Una suerte de homenaje al individualismo americano, vaya. Y Superman no es un alienígena maníaco-depresivo con problemas de arraigo, sino el hermano mayor de la humanidad, con el que esta siempre podrá contar incluso en los peores momentos y aunque le haya dado de lado. Un héroe de verdad, en otras palabras.

JLA Libertad y Justicia

Lo dicho, JLA: Libertad y Justicia es una joyita que merece leerse. Pero eso sí, con ojos inocentes y dispuesto a darle una oportunidad. Quien busque un tebeo crudo, con salpicaduras de sangre y rechinar de dientes habrá errado de lectura. Si queréis echarle un vistazo, os recordamos que ECC lo acaba de publicar a un precio de 17,50 euros. 

Valoración

JLA: Libertad y Justicia es una de las mejores muestras de la antología de The World's Greatest Super-Heroes. Muy comicófila y visualmente impresionante.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La ilustración, ¿cómo no?, y un guión que demuestra que hay mucho DC más allá de Batman y Superman. La crítica sobre el papel de la JLA.

Lo peor

Algo fetichista de la mitología de DC. Más allá del trabajo de Alex Ross, solo los familiarizados con DC Comics le sacarán chicha a este tomo.