JLA: La Nueva Frontera, de Darwyn Cook - Review de un "Must Read"
Análisis

JLA: La Nueva Frontera, de Darwyn Cooke. Review de un "Must Read"

Por Jesús Delgado
-

JLA: La Nueva Frontera de Darwyn Cook es uno de los mejores cómics de DC Comics. En esta reseña hacemos la crítica de la obra clave del fallecido guionista, animador e ilustrador.

Cuando existía una cosa llamada "Los Mejores Cómics" en donde os proponíamos obras como Watchmen o 300, incluso The Boys de Garth Ennis, sabíais directamente que os estábamos hablando de mandanga de la buena o, cuanto menos, de cómics de cierto renombre. De seguir proponíendoos los cómics de dicha manera, que no os quepa la menor duda, JLA: La Nueva Frontera también tendría la coletilla de "Los Mejores Cómics" delante. Aunque tampoco os debería extrañar. Después todo, ya os avisamos hace semanas de que este sería uno de los mejores cómics de diciembre de 2016

Y es que, sin ningún tipo de pudor os decimos ya que estáis ante un cómic que hay que leer sí o sí. JLA: The New Frontier es una de esas obras que uno no tiene que dejar pasar y a la que debe echarle un ojo si uno se las quiere ir dando de entendido en superhéroes, un deporte de moda por cierto. Y os vamos a explicar por qué. 

¿La Nueva Frontera?

Para empezar, hemos de entender de qué va eso de La Nueva Frontera. The New Frontier es el término con el que se denomina el liberalismo americano de los 50-60 (entendido como pensamiento progresísta), fundamentado en las políticas de la administración Kennedy y encarnado por la presidencia de JFK. Esto es, la garantía de EEUU como slavaguarda de la democracia en el globo, la defensa de los derechos civiles, una cierta apuesta por la injerencia gubernamental y los servicios públicos, políticas de acción positiva...

El cómic se ambienta en el periodo que comprende 1952 a 1958. Y esta fecha no es una coincidencia ya que en él concurren dos sucesos: 1- La caza de brujas y una edad de oro para el conservadurismo norteamericano, en el que todo lo que sonara a progresista era automáticamente tachado de comunista y 2- La censura de los cómics, la persecución de los superhéroes y la implantación del cómic code que supuso una crisis importante para el mercado editorial.

JLA: La Nueva Frontera

Darwyn Cooke toma estos dos sucesos y los une narrando un relato que expone cómo los superhéroes de la Edad de Oro (años 30 y 40), nacidos durante la administración Roosevelt y el New Deal, se encuentran pronto superados por una América que desconfía de Hombres de Acero, Amazonas y Caballeros Oscuros. Batman y muchos superhéroes han de pasar a la clandestinidad, Superman y Wonder Woman trabajan para el Tío Sam, la JSA (Sociedad de la Justicia de América) es desbandada y muchos de sus miembros paran a la vida civil, etc.

En el inicio de esta edad oscura, sin embargo, surgen nuevos héroes que supondrán un nuevo resurgimiento: el segundo Flash, Barry Allen; el segundo Green Lantern, Hal Jordan; el Detective Marciano, Canario Negro y muchos muchos más, quienes están llamados a ser el grupo de héroes más importante de los cómics: La Liga de la Justicia, el mayor supergrupo de la historia.

Esto, claro, no es sino una fábula o metáfora del auge de la progresía y de los liberales de izquierda desde finales de los 50, a quienes compara con los superhéroes. Así establece un paralelismo entre el resurgimiento de los superhéroes en los cómics y la llegada de la Edad de Plata, en la que su popularidad y aceptación entre la sociedad volvió a ganar fuerza. Ya que si bien tras la década de los cincuenta y el terror de la Guerra Fría, el pensamiento de ala izquierda del partido demócrata poco menos que sufrió ostracismo social y político, a partir de 1958 y hasta finales de los 60 resurgió con bastante fuerza, coincidiendo con una nueva edad de bonanza para los superhéroes. No en vano, sino este fue el segundo génesis de DC, también fue la llegada de su competencia, que se implantó 

Ahora bien, más allá de este apunte, y la curiosidad que hay detrás de él, ¿por qué estamos ante un cómic que merece mucho la pena leer?

Superhéroes sin complejos

JLA: La Nueva Frontera nos deja sin lugar a dudas una cosa muy clara: Al difunto Darwyn Cooke, guionista y dibujante del cómic, le gustaban los superhéroes y no tenía miedo en decirlo bien alto. En este aspecto, Cooke aborda temas muy serios como la caza de brujas, la guerra fría, Corea o la lucha por los derechos civiles sin que por ello tenga que recurrir a la crítica del superhéroe, defenestrando el género ni a los personajes. Lejos de eso, con un tono honesto y ausente de complejos retrata a los superhéroes como deberían de ser, inspirando la confianza y transmitiendo la luz que hay detrás de ellos. Los presenta como la esperanza que suponen para la raza humana, ejerciendo el papel de defensores.

Y en medio de todo esto, el autor se llega a meter en auténticos cenagales al proponer subtramas como la de John Henry o la muerte de Hourman. Y eso sin contar con los motivos del enfrentamiento entre Batman y Superman en 1952 y otros episodios similares. Y eso sin contar la propia historia del Detective Marciano a lo largo del tomo o el destino del Escuadrón Suicida original de Rick Flagg senior. De esta manera, Cooke traza una fábula con la que reimagina el origen de la Liga de la Justicia, tomándose unas cuantas licencias para construir una historia y una América en la Batman y Superman llevan operando desde los años 40 y la cual ha dado la espaldas a sus héroes debido al terror comunista y la paranoia social a un posible holocausto nuclear.

Esto, a su vez, es el escenario en el que Cooke cocina la puesta en marcha y la formación de la Liga de la Justicia, con sus miembros originales, tomando como principales actores a superhéroes de segunda línea que no son la llamada Trinidad de la Justicia. En su lugar, el peso del relato lo llevan los héroes que renovaron DC hacia 1955-59: Detective Marciano, Flash y Green Lantern, los cuales son los principales de este amanecer de la Edad de Plata y también el germen de lo que será la JLA. Con esto, se demuestra que hay más DC fuera de sus dos principales héroes. Así, además, también utiliza toda la fábula de la que os hablábamos antes para señalar una historia transgeneracional que evidencia el cambio de paradigma entre el superhéroe de la II Guerra Mundial y el de finales de la década de los 50.

Cabe hacer notar, por cierto, que buena parte del atractivo del cómic es también uno de sus lastres: la ilustración. Darwyn Cooke no pretende dibujar de manera "realista". En su obra, el ilustrador sacaba provecho a su formación como animador y dotaba a sus viñetas de un marcado estilo cartoon. Esto, claro, a los que erróneamente consideren que la calidad de un cómic radique en su realismo, encontrará difícil de encajar el estilo del dibujante. 

Ahora bien, y esto es importante, el dibujo de Darwyn Cooke es de lo mejor que nos dio el siglo XX y de lo mejor que hemos perdido en a principios del XXI. Su trabajo en Batman: La serie animada y su spin-off de Superman son ejemplos notables. Pero una vez trasladado a papel, encontramos que estamos ante un artista que se manejaba sobradamente con el estilo de los dibujos animados, haciendo atractivo casi cualquier relato hasta para el lector más cínico.

Además, el autor demuestra un estudio completo del trabajo de los autores que estaba en activo en aquella época. Sus diseños respetan los de estos e, incluso los adapta para su obra con detalles tan aparentemente nimios como el color del escudo de Superman o las cejas de máscara de Batman, elementos clásicos que se han perdido a día de hoy, pero que formaban parte de la iconografía clásica de los personajes.

Por otro lado, y en esto hemos de señalar la idoneidad del estilo del artista, Cooke sabía muy bien plasmar el estilo retro. Años 40, 50 y 60 quedaban retratados con enorme certeza en sus manos. Las modas, los peinados, los vehículos... Darwyn Cooke nos muestra en este cómic con suma fidelidad estas señas de identidad y su atmósfera. JLA: La Nueva Frontera, por tanto, revive una vez más los cincuenta. 

Las 10 mejores novedades de cómic de diciembre de 2016

Si os hemos convencido, os recordamos que ECC ediciones ha reeditado en diciembre JLA: La Nueva Frontera en un tomo de lujo que, además de extras, contiene tres historietas adicionales que enriquecen la historia original: Una dedicada a Robin y a Kid Flash, otra al enfrentamiento de Batman vs Superman, y un tercero que es un team-up de Wonder Woman y Canario Negro. A cada cual más divertido e interesante. El precio del tomo es de 43,00 euros. No obstante, si leer no es lo vuestro, también hay una versión en película animada de JLA: The New Frontier, aunque ahora no sabemos deciros si su traducción se quedó en español de Latinoamérica o existe una versión en castellano. 

Valoración

Redonda versión del génesis de la Liga de la Justicia, ambientada en los años 50. Superhéroes optimistas y luminosos, sin complejos. Un "must read" para todo fan de los cómics.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La propuesta, los personajes, el planteamiento en los albores de la Edad de Plata. Demostrar que un buen cómic no depende de Batman y de Superman.

Lo peor

Ciertas inexactitudes cronológicas y de continuidad. Un estilo cartoon que aunque magistral resulta difícil para un público neófito.

Lecturas recomendadas