Análisis

Del juego al cine: Crítica de Double Dragon

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Las tribus urbanas han tomado las calles. Koga Suko es un empresario corrupto que quiere hacerse con el poder absoluto e intenta reunir las dos piezas de un poderoso amuleto. Billy y Jimmy Lee, dos hermanos huérfanos que se ganan la vida luchando, se harán con una de las mitades y tendrán que enfrentarse a Suko.   1994 – DIRIGIDA POR James Yukich – PROTAGONIZADA POR Robert Patrick, Mark Dacascos, Soctt Wolf, Julia Nickson, Kristina Wagner y Alyssa Milano.

Ni la crítica ni la taquilla en su momento salvaron de la quema a Double Dragon, que no fue en absoluto rentable teniendo en cuenta lo que costó su realización. Parece difícil gastar con más desacierto un presupuesto millonario. El caso es que, aunque hay acción (persecuciones en lancha, una cierta búsqueda de ambientes urbanos futuristas y neo-punks, explosiones, coreografías de lucha, decorados trabajados, etc.), nada compensa un guión tan insulso como el que está detrás de esta película. Y eso a pesar de un arranque bastante digno en el que se nos cuenta el origen del amuleto.

 

Los personajes son planos de principio a fin, sin mostrar la más mínima evolución a lo largo de la cinta. Koga Suko, malo malísimo encarnado por un inverosímil Robert Patrick (Terminator 2, Cop Land, Spy Kids), además de tener una pinta bastante poco amenazante (tupé rubio, perilla y gafas de sol para protegerse de la luz que es su talón de Aquiles), cuenta con una ayudante de aspecto muy ochentero que como no, pelea al final con “la buena”. Y ojo al parche, que no es otra que Alyssa Milano archiconocida por su papel en Embrujadas (los jugones también la recordaréis por su papel en Los Cazafantasmas: El Videojuego) y caracterizada en la película con un look retro a lo acid house.

 

Por algún lado se empieza...

Los protagonistas, que en el videojuego eran gemelos, incomprensiblemente están encarnados por dos actores de etnias diferentes y la peli trata de colarnos que son hermanos aunque se parecen lo que el huevo a la castaña. Billy está encarnado por el actor Scott Wolf al que hemos podido ver recientemente en el remake de V y en Navy: Investigación Criminal, mientras Mark Dacascos interpreta a Jimmy. Este desaprovechado actor, que saltó a la fama posteriormente con su papel en la serie El cuervo: escalera hacia el cielo ganó en su juventud varios campeonatos de kárate y kung-fu y ha protagonizado secuencias de acción junto a Jet Li, entre otros. Las coreografías que surgen aquí y allá durante la película son bastante infantiles, pero sin duda, Dacascos da la talla.

 

 

Lo que ya resulta demasiado es que solo se rescate a otro personaje más del videojuego original, un bestia llamado Bo Abobo y lo conviertan en una especie de muñeco mutante totalmente inflado por una inyección de esteroides al que tienen a raya a base de darle verduras (sí, ya sé que suena surrealista).

 

A esta ensalada hay que sumarle dosis ingentes de ingenuidad probablemente derivadas de la idea original de dirigirse a un público joven, que desde luego no disculpa torpezas como fallos de raccord, recursos manidos y un final de lo más previsible.

 

Más inteligente fue Van Damme, que había producido y protagonizado Double Impact en el 91, aprovechando la fama del videojuego e incluso tomando prestados algunos tramas de éste como la venganza por la muerte de los padres de los gemelos (llamados Alex y Chad Wagner en esta ocasión), el rescate de “la chica” y el enfrentamiento con una banda criminal. Como siempre, hizo buena caja, cosa que Double Dragon no consiguió ni de lejos.

 

 

 

Si os da por ver la película por aquello de que os pueda la vena freak, atención a las últimas secuencias puesto que se ve claramente la máquina de arcade de Double Dragon detrás de Billy. Y una cosa más, la mala ochentera no es otra que Kristina Wagner, también conocida como Felicia Jones en Hospital General. A saber cuántas veces habrá pensado ¿por qué lo hice?

 

La franquicia Double Dragon sigue viva. No es perdáis su próximo juego Double Dragon Neon y, por supuesto, ved nuestras otras críticas sobre pelis jugonas en el especial Del juego al cine. ¡Menuda colección tenemos ya!

Valoración

Un despropósito de principio a fin. Billy y Jimmy aquí no son gemelos (uno de los puntos casi imprescindibles de la trama). Esta es una muestra más de la fidelidad al videojuego que se va desvaneciendo a lo largo de la película.

Hobby

25

Malo

Lo mejor

Ver lo mal que han envejecido los efectos especiales, que para ser de mediados de los 90 son cutres.

Lo peor

Lo repetitiva que resulta a pesar de durar menos de 90 minutos.

Lecturas recomendadas