Análisis

Del juego al cine: Crítica de Hitman

Por Mario Jiménez
-

Argumento: Al Agente 47, asesino a sueldo perteneciente a una misteriosa organización llamada “La Agencia”, se le encarga la misión de eliminar al presidente de Rusia. Sin embargo, el cazador terminará convertido en presa cuando, inesperadamente, cae en una trama orquestada por los servicios secretos de varios países europeos.   2007 – DIRIGIDA POR Xavier Gens – PROTAGONIZADA POR Timothy Olyphant, Olga Kurylenko, Dougray Scott, Robert Knepper

Hitman. Codename 47 apareció en un ya remoto año 2000 para PC. En un momento en el que las aventuras de acción en tercera persona comenzaban a ser un déjà vu constante, los chicos de IO Interactive nos prometieron un juego fresco en el que eso de disparar a diestro y siniestro no iba a ser lo más importante.

 

Lo cierto es que cuando, por fin, pudimos ponerle las manos encima al título y enfundarnos en el elegante traje del Agente 47, las cosas eran aún más complicadas de lo que nos habían dicho. Efectivamente, repartir balas no era el objetivo, si no que el sigilo y la buena puntería tenían mucho más peso. Así, a lo largo de las cuatro misiones de que constaba el juego, lo principal era acabar con el personaje que se nos había indicado y, de hecho, si liquidabas a más personas de las necesarias corrías el riesgo de ser eliminado.

 

Y si el videojuego supuso un pequeño balón de oxígeno para los títulos de acción en tercera persona, no podemos decir lo mismo de la película dirigida por Xavier Gens, un director francés que se dio a conocer realizando series de televisión para el país galo y que no ha pasado de ponerse detrás de la cámara en películas de segunda.

El asesino casi da en el blanco

Hitman es un filme correcto, algo pretencioso en determinados momentos, pero con un ritmo más o menos constante. La cinta tiene buenas intenciones y ni siquiera se hace aburrida (lo cual ya es mucho decir si tenemos en cuenta que se basa en un videojuego). Eso sí, olvídate de encontrar un argumento parecido al del juego más allá de la forma de actuar del personaje o de la aparición de Diana, la misteriosa mujer que le da las órdenes al Agente 47 antes de cada misión.

 

 

Afortunadamente, la relación del protagonista, Timothy Olyphant (Vin Diesel abandonó el proyecto antes de empezar a rodar), con el mundo de las consolas es mucho más sólida que la del director. Y es que el actor ha prestado su voz para títulos como Turok o Modern Warfare 3. Quizá sea por eso que supo captar bastante bien la esencia del personaje, aportando cierta enjundia a las escenas. Lástima que esto se vea empañado en muchas ocasiones por las frecuentes dosis de almíbar que la reputada guionista Skip Woods (X-Men Orígenes: Lobezno, Operación Swordfish o, la aún por estrenar Kane & Lynch), se empeña en repartir entre 47 y la actriz protagonista (la cual, por otra parte, no pasa de ser una mera “corista”).

 

Y si decíamos que el juego premiaba las acciones silenciosas, en la cinta ocurre todo lo contrario: la acción se sucede minuto tras minuto, sin reparar en el presupuesto para balas o armas de todo tipo. Eso sí, las dosis de sangre y violencia le hacen honor a la obra digital en que se basa.

 

 

No puedo decir que la película sea mala. Es más, he de reconocer que me ha divertido y que, incluso, se descubren ciertas habilidades narrativas del director que tienen bastante calidad. Por ejemplo, los dos primeros minutos, que muestran un flashback en la vida del Agente 47, están rodados con buen gusto, incluyendo el Ave María de Schubert que suena de fondo y que le da a la escena un dramatismo inesperado para un filme de este tipo.

Exceso de amor

Creo, en todo caso, que le falta peso a la historia, que es algo hueca, y le sobra el componente sentimental entre los dos personajes protagonistas. Del mismo modo, haber profundizado un poco más en el pasado y los motivos que llevan al agente a ser un asesino a sueldo, se habrían agradecido. Y es que, no sé si conscientemente o no, se da demasiado por hecho que el espectador conoce el juego y, por tanto, la historia, algo que, en muchas ocasiones, no es así.

 

 

Y a estas alturas te estarás preguntando, amigo lector, ¿merece entonces la pena verla o no? Pues la respuesta, aún a expensas de que decidas acordarte de mí durante el resto de tus días, es sí. Hitman no es una mala película de acción o, al menos, no es peor que otras muchas que, seguramente, hayas visto antes. Si estás esperando un thriller fiel al videojuego, que te haga recordar los buenos momentos que pasaste con el mando, siento decirte que no es el caso (a pesar de que tiene un divertido guiño al juego a mitad de película); sin embargo, si lo que quieres es pasar un rato entretenido, ¡ánimo, que no es para tanto hombre!

 

Por cierto, no te olvides de revisar nuestro especial Del juego al cine para ver las críticas de otras películas basadas en juegos.

Valoración

Si vas a invertir tiempo en ver este film, te garantizamos que, al menos, no terminarás con mal cuerpo, como pasa con otras adaptaciones cinematográficas de videojuegos. Eso sí, se echa de menos algo más de fidelidad con el título original.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

como peli de acción no está mal. El protagonista es bastante decente como Agente 47.

Lo peor

Tiene un tufillo romántico durante toda la historia que es completamente prescindible.

Lecturas recomendadas