Análisis

Del juego al cine: Crítica de Resident Evil: Extinción

Por Manuel del Campo
-

ARGUMENTO:El virus-T se ha extendido por todo el mundo, arrasando con personas pero también con casi toda la fauna, la flora y las ciudades. El planeta es un desierto plagado de zombies en el que sobreviven unos pocos humanos. Entre ellos está el convoy liderado por Claire Redfield y una solitaria Alice, cada vez más poderosa. Mientras, la corporación Umbrella continúa con sus experimentos genéticos con resultados aterradores... 2007 - DIRIGIDA POR Russell Mulcahy - PROTAGONIZADA POR Milla Jovovich, Oded Fehr, Mike Epps, Ali Larter, Ashanti e Iain Glen.

La tercera entrega se aleja definitivamente de los juegos. En un evidente intento por dar un giro a la historia y a la vez sorprender, P. W Anderson nos presenta una ambientación post-apocalíptica claramente inspirada en películas como Mad Max. Esta vez, para la realización contó con el director Russell Mulcahy, que hizo fortuna en el mundo de los videoclips (trabajando para Duran Duran y Elthon John entre otros) y que logró su momento de fama dirigiendo la mítica Los Inmortales (con Christopher Lambert y Sean Connery). Su estilo de deja notar en la multitud de secuencias a cámara lenta y primeros planos en los momentos de acción algo mareantes.

Como ocurrió con las dos primeras películas, los primeros minutos del film son lo más interesante. Más allá de la emancipación casi total de la saga cinematográfica con respecto a los juegos, el inicio tiene fuerza, ofrece un par de escenas con pulso y sorprende por una conseguida ambientación que casi acaba siendo lo mejor de la película (muy impactante la llegada a Las Vegas).

Sin embargo, pronto el film muestra sus vergüenzas, en forma de un guión raquítico que logra que la película resulte aburrida y lenta en ciertos momentos. De nuevo aparece la "inspiración" en otros films, - descarada la imitación a Los Pajaros de Hitchcock, aunque la escena es una de las mejores- con especial predilección en El Día de Los Muertos de George A. Romero (quién por cierto fue uno de los candidatos a dirigir toda la saga), de la que también adopta la secuencia de la interacción de un zombi con los científicos.

Al menos, los personajes tienen algo más de empaque que en anteriores ocasiones, sobre todo Carlos Oliveira y una Alice/Jovovich que por fin nos enseña que es capaz de mostrar algunas emociones (además de lucir un cambio de look de lo más cool y que le sienta estupendamente). Y a pesar del alejamiento de la historia original de Capcom, nos encontramos con la inclusión de nuevos personajes de los juegos inéditos hasta ahora en las películas, como Claire Redfield, Albert Wesker y, en el lado de los monstruos, el Tyrant, aunque todos ellos tienen poco que ver con sus homónimos en las consolas.

Más que en ninguna de las anteriores, la sensación es que con un guión algo más trabajado podría haber resultado una película notable, porque tanto personajes como situaciones y ambientación están desaprovechadas. Además, los cada vez más sorprendentes poderes de Alice siguen resultando inoportunos y prescindibles: ni vienen a cuento ni se sabe bien por qué los tiene. ¿Será que el amor de su marido/guionista le hace verla cada vez más como una superwoman?

Ya nos queda poco para llegar a las dos últimas entregas de la saga en nuestro especial Del juego al cine.

Valoración

La saga se aleja definitivamente de la línea argumental de los juegos y nos presenta una cinta postapocalíptica que transcurre de forma anodina, salvo por alguna escena emocionante

Hobby

54

Regular

Lo mejor

El inicio y el ataque de los cuervos. La ambientación postapocalíptica

Lo peor

Resulta bastante aburrida por momentos. Tiene poco que ver con los juegos

Lecturas recomendadas