Análisis

Del juego al cine: crítica de Tekken

Por Mario Jiménez
-

Argumento: Estamos en el año 2039 y la corporación Mishima Zaibatsu es una de las facciones que controlan el mundo, en concreto el territorio de EE.UU. Jin Kazama, un experto en artes marciales, es uno de los ciudadanos sometidos y también uno de los participantes en el “Torneo del Puño de Hierro”, campeonato el que no sólo demostrará que es un gran luchador...   2010 – DIRIGIDA POR Dwight Little – PROTAGONIZADA POR John Foo, Kelly Overton, Ian Anthony Dale, Luke Goss, Gary Daniel, Cary-Hiroyuki Tagawa

Vaya por delante que hacer una crítica de esta película es todo un reto. No sólo por la trayectoria y el respeto que se merece una saga como Tekken, sino porque la adaptación cinematográfica tiene poco que ver con el videojuego. Y al decir que tiene poco que ver estamos siendo muy bondadosos. En realidad, se parece tanto como un huevo a una castaña. Vale, los personajes se llaman igual y los escenarios en los que se desarrollan los combates son muy similares a los que conocemos por las consolas, pero ya está. Ahí termina todo el parecido. Y es que las cintas basadas en videojuegos no suelen destacar por su calidad, pero es que esta es especialmente lamentable.

 

Si eres fan de Tekken te recomendamos que no la veas a no ser que te quieras agarrar un buen cabreo. Te lo decimos desde ya para que estés prevenido. Y es que encontrarte de repente con un guión que se desarrolla en una especie de futuro post apocalíptico, con una historia que nada tiene que ver con la de los juegos (aunque se inspira en algunos aspectos de Tekken 3) y con unos personajes totalmente desaprovechados, es bastante frustrante.

¿Y la credibilidad?

Una de las cosas que más nos han “ofendido” es el tufillo artificial que desprende Tekken en todos los sentidos: los actores carecen por completo de credibilidad y en cualquier vídeo de YouTube encontrarás intérpretes más profesionales. Escena tras escena da la sensación de que ni ellos mismos se creen lo que hacen, con unas poses completamente sobreactuadas y unos diálogos vacíos. Lo mismo se puede aplicar a los escenarios, que cantan a pladur desde lejos. De hecho, en algunos momentos se ve tan claro que están fabricados con cartón piedra que incluso dan risa.

 

 

Sin desvelar la “trama”, sí podemos contarte que la organización del “Iron First Tournament” (o mejor dicho, Truñament) no deja de ser una excusa para repartir leña a diestro y siniestro, mostrar chicos y chicas con unos cuerpos de escándalo y regarlo todo con unas gotas constantes de tensión sexual no resuelta que, en ocasiones, da vergüenza ajena. Eso por no hablar del final, en el que el director Dwight Little tuvo los arrestos necesarios como para dejarlo abierto a una segunda parte que, afortunadamente, nunca llegó a producirse.

 

 

Lo mejor es que resulta más o menos evidente que Tekken carece de pretensiones, lo cual la salva de ser completamente infecta. Porque si además de ser tan patentemente mediocre hubiera tenido ínfulas de gran producción, el probable que el que esto escribe nunca hubiera podido terminar la crítica.

 

 

No podemos decir que sea la peor película de la historia del cine, pero sí que puede estar cerca de ser la peor adaptación de un videojuego a la gran pantalla (con permiso de Street Fighter, por supuesto). ¡Ah!, y si eres fan de las películas de Antena 3 de los sábados, ya sabes de lo que estamos hablando.

 

Si quieres conocer otras críticas de películas basadas en juegos, visita nuestro especial Del juego al cine. Hay oro puro ahí dentro...

Valoración

Tekken es tan “difícil de ver” que resulta complicado hacer una crítica. Tanto los actores como la historia carecen de interés, y la ausencia de fidelidad con el videojuego es absolutamente vergonzosa.

Hobby

35

Malo

Lo mejor

Que al final no se atrevieron a hacer la segunda parte.

Lo peor

Los actores, la historia, el guión, la dirección... y así hasta los títulos de crédito.

Lecturas recomendadas