Análisis

Del juego al cine: crítica de Tomb Raider

Por Sonia Herranz
-

ARGUMENTO: Lara Croft, una joven y rica aristócrata, se dedica a la arqueología, afición que le inculcó su difunto padre. Precisamente entre las cosas de su padre encuentra un artilugio que le pone sobre la pista de los Illuminati, una mística organización secreta que busca el "Triángulo de la Luz" para dominar el mundo. Lara se empeña en encontrar este artilugio, capaz de controlar tiempo y espacio, antes que sus enemigos, lo que la llevará a recorrer medio mundo…   2001 • DIRIGIDA por Simon West • PROTAGONIZADA POR: Angelina Jolie, Daniel Craig, Leslie Phillips, Mark Colli, Jon Voight (lord Croft).

En ninguna adaptación de un videojuegos a película ha sido nunca tan importante la elección del protagonista. Porque Tomb Raider es Lara Croft y el carisma del personaje tiene más peso que el diseño del juego, la contundencia de los enemigos o el propio argumento que, en honor a la verdad, nunca ha sido el plato fuerte de ningún Tomb Raider.

No sé a vosotros, a mí me ha dado siempre igual de qué iba el juego, lo que quería era disfrutar de Lara y sus increíbles habilidades, mientras resolvía puzles y recorría laberínticos escenarios para encontrar el objeto de turno.

Así las cosas, acertar en la elección de la actriz que diera vida a Lara Croft era la clave para que la película tuviera éxito. Y la elección no pudo ser mejor. Una Angelina Jolie pletórica, que venía de cosechar un gran éxito con El Coleccionista de Huesos junto a Denzel Washington y de ganar un Oscar con su papel en Inocencia Interrumpida, se enfundó las ajustadas ropas de la aventurera que le quedaron como un guante desde el primer minuto.

A mí, como fan que soy del personaje, la elección me pareció perfecta. No sólo por el físico, que era lo más parecido que podía haber en la vida real a la voluptuosidad imposible de la Lara virtual, sino también por el carácter de la actriz, calificada como mujer fatal y niña terrible. Rebelde, fuerte y segura de sí misma. Como Lara Croft, vaya.

Sólo por contar con Agelina Jolie entre un elenco de actores muy respetable, aunque bastante plano a la hora de la verdad (Jon Voight, Daniel Craig…), que unía su carisma al de Lara Croft, garantizaba el éxito de la película. De hecho, los que saben de cine dicen que Tomb Raider fue la película que hizo de Angelina Jolie una estrella internacional. A mí ya me gustaba de antes…

Lara Croft: Tomb Raider es una sucesión trepidante de escenas de acción, que podrían visionarse como vídeos musicales. Y es que la cañera banda sonora cuenta con artistas como U2 (declarados fans de Lara), Chemical Brothers, Moby o Fatboy Slim.

Angelina interpreta a Lara en su faceta más física, la única que en realidad disfrutamos en los primeros juegos de la saga, y lo hace de lujo, despeinándose sólo cuando es necesario y agarrándose al borde de las plataformas en el milímetro exacto, tal y como hacía la Lara virtual. Y eso es lo que a mí me gusta de la película: ver en imagen real las acciones que tantas veces ejecuté yo misma con el pad en la mano. Me encantó ver a Angelina tomarse un “botiquín” en forma de infusión…

Aquí os dejo un vídeo con algunas escenas de la peli y, de fondo, la música del tema principal, Elevation, de U2.

No es de extrañar que la película rezume acción en cada fotograma cuando tenemos en cuenta que su director, Simon West, había cosechado su mayor éxito hasta la fecha con Con Air. Ya sabéis, la peli de los convictos que se secuestran el avión en el que son trasladados… Aunque si se hubiera esmerado un poquito más en el montaje de la película de Tomb Raider, dejándole algo de aire a los escasos diálogos, a lo mejor hubiéramos entendido mejor tanto tiro...

Por lo demás, la elección de escenarios, la iconografía en torno al personaje, el vestuario y la calidad de las escenas de acción es realmente acertada. Aunque se echa de menos un poco más de trama, un aquél de intriga que plasme en pantalla la frustración que sentías jugando cuando no dabas con la clave para abrir tal o cual puerta. Le falta una chispa de aventura y le sobra un poquito de acción.

Las lagunas del guión son perdonables si sólo quieres ver a Angelina lucir palmito y repartir plomo, pero lo cierto es que le falta mucha profundidad a la historia y estaría bien que resolver los enigmas costara algo más de 2 segundos. Y es que como parpadees en el momento inoportuno ya no sabrás qué ha pasado con la alineación de los planetas...

Eso sí, siendo una película basada en un videojuego, Tomb Raider es de lo mejorcito del género y avanza fluida en pantalla, porque entre tanto tiro, tanto viaje y tanta acrobacia no te da tiempo a pararte a pensar en qué ha pasado con la historia. En esta peli Lara Croft parece la nieta de James Bond (curiosamente, el Bond actual, Daniel Craigh, tiene cierto peso en la trama) y la hija de Indiana Jones, con la exageración del primero (la escenita del jeep se las trae) y la faceta asaltatumbas del segundo. Se deja ver, se disfruta… Aunque es verdad que cuando se acaba te preguntas dónde está lo que falta, qué te has perdido entre tiroteo y tiroteo…

Visitad el resto de críticas sobre películas basadas en juegos en nuestro especial Del juego al cine.

Valoración

Una película de acción con el ritmo de un vídeo musical, buena puesta escena y carismática protagonista. No vas a aburrir viéndola y encima disfrutarás si eres seguidor de Lara Croft. Pero no tiene más de donde rascar.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Angelina Jolie es Lara Croft, tan sexy como poderosa. Música, localizaciones, efectos.

Lo peor

El argumento está lleno de lagunas y los personajes, salvo Lara, son planos.

Lecturas recomendadas