Análisis

Del juego al cine: En el Nombre del Rey

Por Rubén Guzmán
-

ARGUMENTO: Granjero es un hombre sencillo: sólo entiende de trabajar duro sus tierras para alimentar a su mujer y a su hijo. Pero cuando los bestiales Krugs atacan su pueblo, Granjero tiene que hacer cualquier cosa para proteger a su familia… incluso cargar sobre sus hombros el peso de la salvación del reino.   2007 – DIRIGIDA POR Uwe Boll – PROTAGONIZADA POR Jason Statham, Ray Liotta, Claire Forlani, Burt Reynolds, Leelee Sobieski, Mathew Lillard y Ron Perlman.

¿Crees en el destino, amigo lector? Yo no. Pero, si así fuera, pensaría que hay gente que nace con una misión en la vida. La de George Lucas fue crear Star Wars; la de Usain Bolt, batir todos los récords de velocidad; la de Jack Sheppard darle para el pelo al “anti-Jacob”; y la de Uwe Boll… quizá, sólo quizá, ya se haya cumplido, y era dirigir En el Nombre del Rey, película inspirada en el universo del juego de PC Dungeon Siege.

Sin duda, crees saber quién es Uwe. Pero, ¿lo sabes de verdad? ¿Qué hay detrás de su físico de acero y de esa amigable (y a la vez inquietante) sonrisa? De algo estamos seguros: tiene una voluntad de hierro. La suficiente para moler a palos a los críticos que se atreven a subirse con él en un ring, como demuestra este vídeo. O para, a pesar de haber sido definido como “el peor director del mundo”, sacar adelante proyecto tras proyecto con su propia productora y, de vez en cuando, liar a ganadores del Óscar como Ben Kingsley (a quien vimos en BloodRayne). Y sospechamos que, en su ansia por rodar una adaptación de videojuego tras otra, Uwe creyó que In The Name of The King, A Dungeon Siege Tale, era la película de su vida.

Inspirado en Dungeon Siege

Lo tenía todo: un presupuesto más holgado de lo habitual para la serie Z, un elenco de actores lleno de nombre conocidos y capitaneados por Jason Statham (quieras que no uno de los actores “de reparto” más cotizados del momento)… y, sobre todo, una historia más grande que la vida que hablaba de amor, familia, honor, responsabilidad, traición y destino.

Hay que reconocer que la película comienza con un guiño gracioso al Dungeon Siege original: el protagonista se llama Granjero porque el tío es tan básico que cree que el mejor nombre para una persona es el de su profesión (imagínate el tema en las reuniones del sindicato del gremio. “Ahora, que hable Granjero”. PERO TODO CLIFF SE LLAMA ASÍ). Y la trama también tiene cosas en común con el juego: el héroe más humilde acabará siendo el decisivo para salvar el reino, en este caso del peligro que supone un mago interpretado por Ray Liotta y su ejército de Krugs (llámales orcos si quieres). Una trama de ambiciosas dimensiones que enreda a un montón de personajes. Está la mujer de Granjero, interpretada por Claire Forlani; un rey (Burt Reynolds) que tiene un sobrino inútil como sucesor; un mago bueno que sospecha que Granjero es más de lo que parece… Promete, ¿verdad? Y encima, como ya te hemos comentado, había cierta pasta para llevar la historia al cine.

Pero aquí surge el primer problema: Uwe no se corta y parece que quiere hacer El Señor de los Anillos. Y tenía dinero, pero no tanto. La peli combina efectos digitales decentes con planos en los que se nota que los personajes están incrustados en un croma, disfraces lamentables como los de los Krogs con buenos diseños de vestuario como los de los soldados. Es una pena, porque los detalles cutres se cargan muchas veces la sensación de verosimilitud. Pero, aún así, las peli salva este aspecto, y cuenta con escenas de acción efectivas (sobre todo la batalla del bosque a mitad de la peli).

Lo que os gusta hablar...

Entonces, ¿acaso En el Nombre del Rey no es mala? Pues sí, lo es. Quizá es la película de Uwe que está más cerca de no serlo, pero aún así no se salva. ¿Por qué? Pues por esa cualidad difícil de describir y que impregna el cine de Uwe Boll: su capacidad única de aburrir las espectador. Sospecho que, en esta peli, tiene que ver con lo mucho que hablan los personajes. Entre escena de acción y escena de acción sueltan unas peroratas finas, siempre recitando el diálogo más tópico que puedas imaginar para el estereotipo que cada uno representa. Todo es plano y literal. Los malos son malísimos (por mucha dignidad y planta que Ray Liotta otorgue a su personaje) y los buenos son tontos de buenos que son. En el Nombre del Rey es discursiva a tope, quitando las peleas aquí nada se narra con las imágenes y todo con las palabras. Ah, y también falta humor… hay algún chistecillo al principio, pero en general toda la historia se toma demasiado en serio a sí misma, sobre todo porque muchas veces los topicazos que se cuentan merecen ser tomados a broma.

Aún así, no todo en En el Nombre del Rey es malo. Como ya hemos mencionado, la batalla del bosque no está mal, Ray Liotta tiene cierto empaque como villano y Statham reparte con soltura y profesionalidad. Incluso la batalla final contra el malo es aceptable. Pero, al juntarlo todo, Uwe vuelve a dejar su sello y firma una peli farragosa y cutre. Eso sí, en Granjero no dejamos de ver una especie de trasunto del director, un hombre sencillo y de ideas claras que lucha por lo que quiere: hacer cine. Quizá deberíamos empezar a llamar a Uwe simplemente "Cineasta" porque, aunque sólo sea por el empeño que pone en hacer lo que más le gusta, acaba cayendo bien. ¿Fin de la historia? Bueno, en realidad no, porque cuatro años después Boll rodó En el Nombre del Rey 2... pero eso es materia para otra de las críticas de nuestro especial Del juego al Cine.

Valoración

Si Peter Jackson rodó El Señor de los Anillos, Uwe Boll creo en el Nombre del Rey. Igualita, pero con menos medios, menos talento y mucho peor.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Ray Liotta defendiendo con dignidad un papel plano y soso.

Lo peor

Lo que habla la peña en esta película. Desemos que empiece la acción sólo para que se callen.

Lecturas recomendadas