Análisis

Del juego al cine: Resident Evil Venganza

Por Manuel del Campo
-

ARGUMENTO: La corporación Umbrella ha capturado a Alice, a quien pretende utilizar como arma. Sin embargo, recibe ayuda de alguien inesperado, que le proporciona medios y compañeros -entre ellos Leon Kennedy y Ada Wong- para escapar, y de nuevo comienza una lucha a muerte por la supervivencia en la que Umbrella usará todo su poder frente a la resistencia infatigable del improvisado comando.2012 - DIRIGIDA POR Paul W. S. Anderson PROTAGONIZADA POR Milla Jovovich, Michelle Rodriguez, Siena Guillory, Johann Urb, Li Bing Bing, Oded Fehr, Kevin Durand

AVISO: Para realizar la crítica no he tenido más remedio que desvelar algunos elementos de la trama. Si vais mañana al Resident Evil Day o pensáis ver la película en breve y no queréis enteraros de nada, tenedlo en cuenta.

En esta quinta entrega se pone de manifiesto como en ninguna la máxima de esta saga en el cine: El presuspuesto y el tiempo invertidos en el diseño de producción, coreografías, efectos especiales, puesta en escena, 3D y demás cuestiones técnicas son inversamente proporcionales a los que se dedican al guión. Y aquí hay más pasta que nunca en lo primero...

La trama de Resident Evil: Venganza es de tal inverosimilitud que si hubiera una competición en la historia del cine en esta categoría optaría sin duda al máximo galardón.

El giro que da Anderson a la historia -que al menos hasta la cuarta entrega seguía una mínima coherencia- es más que alucinante, es... alucinógeno. Porque, con un par, ahora cuestiona todo lo que ha sucedido en las cuatro películas anteriores, y además ya no se sabe quien está del lado de quién y por qué. Ahí queda eso.

Y eso que el comienzo es bastante prometedor, con una secuencia muy impactante que enlaza perfectamente con la película anterior, en una dinámica que recuerda al anuncio de Dead Island (ya sabéis que Anderson no tiene problemas en "inspirarse" en lo que sea...).

Un gran inicio que queda algo empañado a continuación por un más convencional "En el episodio anterior..." en el que como ha sido costumbre Alice nos cuenta toda la historia resumida desde el principio. Cualquiera diría que Anderson no quiere que nadie se pierda en la trama por no haber visto las películas anteriores... pero según avanza el metraje descubrimos que era un cebo para montar el gran desmadre de ultratumba.

Aunque la cosa se pone interesante con una nueva secuencia desconcertante, pronto nos encontramos con una sucesión de combates (algunos repetidos de anteriores entregas), tiroteos, persecuciones -algunas más espectaculares que otras, y todas muy aparatosas- sin un mínimo hilo que las una, más allá de saber a quién nos vamos a encontrar y de qué manera. Porque, eso sí, Anderson ha querido convertir Venganza en una reunión de viejos amigos en el que vuelven a aparecer algunos de los personajes (y monstruos) de entregas anteriores (con especial mención a una Michelle Rodriguez/Rain en diferentes versiones), junto a la presentación de los que aún nos faltaban del juego, como Leon, Ada Wong y Barry (lo que compensa la desaparición de otros, como los hermanos Redfield, explicada con un lacónico "han sido capturados").

Bajo una premisa que roza el absurdo, el film recorre diferentes localizaciones (Nueva York, Tokio, Moscú) en una dinámica muy de videojuego (pruebas y fases que superar) y, eso sí, con todo el poderío que dan los casi 70 millones de presupuesto, lo que hace que cada situación, enfocada por sí sola, resulte entretenida (con unas 3D que en ocasiones son muy impactantes). Lo que ocurre en la perspectiva general es que uno tiene la sensación de estar viendo un pase de anuncios de TV o una recopilación de los mejores clips de acción del año. Y como no hay ningún nexo sólido que anime a ver en qué acaba la cosa, con el paso de los minutos se va perdiendo el interés.

Bueno, salvo por ver de nuevo cómo Anderson sigue empeñado en "homenajear" una y otra vez a sus sagas favoritas, Matrix y Alien (lo de los Lickers convertidos en incubadoras, es el no va más...) y por el asombro (por usar un eufemismo) que provocan la resolución de algunas situaciones, absolutamente descacharrantes.

Es una pena que la película no se tome menos en serio y que no recurra a más momentos de humor (aunque alguno tiene) porque al menos el punto de vista sería distinto.

En plena escalada hacía el disparate máximo, la traca final no deja títere con cabeza y sí la puerta totalmente abierta para una sexta entrega. Sin duda algo que da mucho más miedo que lo que ha dado la saga hasta ahora.

Si queréis ver lo que opinamos de las otras pelis de la saga, así como del resto de films basados en videojuegos, visitad nuestro especial Del juego al cine.

Valoración

Un atrevido disparate de principio a fin, en el que vale todo y no se explica casi nada. Eso sí, con una producción de primera, escenas espectaculares y en unas 3D bien aprovechadas.

Hobby

52

Regular

Lo mejor

El diseño de producción. Espectáculo visual. Leon y Ada entran a escena. Las 3D.

Lo peor

La historia no tiene ni pies ni cabeza. La inclusión con calzador de personajes. El dislate general.

Lecturas recomendadas