The Kingdom - Review de la secuela del clásico Kingdom Come
Análisis

The Kingdom - Review de la secuela del clásico Kingdom Come

Por Jesús Delgado
-

The Kingdom es la miniserie que sirvió de secuela al Kingdom Come de Alex Ross y Mark Waid. Analizamos esta continuación de la clásica novela gráfica de DC Comics.

Cerramos el mes con la review de un cómic en el que, posiblemente, habíamos puesto muchas esperanzas, pero que nos ha dejado algo de mal sabor de boca. Se trata de The Kingdom, una mini-serie que pretendía servir de precuela/secuela del emblemático Kingdom Come de Mark Waid y Alex Ross (Marvels). Esta última fue una de las mejores obras de los años noventa. Algo que, por desgracia, no podemos decir de la continuación de la que hablamos hoy. 

The Kingdom trata de hilar entre épocas, mostrando el origen de Magog, Gog y a la vez seguir contando los eventos posteriores a Kingdom Come, explorando varios de los personajes secundarios mostrados en esta realidad y, a su vez, trazar un nexo con la continuidad de las series centrales de DC Comics en los años 90.

Para ello, la trama arranca varios años después del final de Kingdom Come, presentando a William, el último superviviente de una catástrofe nuclear que Superman no pudo evitar. William se ha pasado la vida dedicándose a predicar el Evangelio de Superman, pero cuando su "dios" le explica que no es más que un mortal y que el holocausto nuclear fue, en parte, cosa suya, el fanático cae en una crisis de fe que es explotada por seres cósmicos para convertirle en su agente. 

Dotado de bastos poderes, y capaz de atravesar el tiempo, William se convierte en Gog, un guerrero invencible con un único propósito: destruir a Superman todos los días de su vida. Así, Gog comienza a viajar por el tiempo, asesinando una y otra vez al Hombre de Acero. Solo la intervención de los héroes del pasado y del futuro lograrán detenerlo ¿o no?

Los peligros de explotar una buena obra

Decir que The Kingdom no es una obra brillante y también que es de lo peor de Mark Waid es ser bastante honesto. Pero también lo es recordar que, generalmente, las obras que han servido de secuela a una obra en la que haya participado Alex Ross como co-guionista o co-creador también lo son. DC tiene esta obra que hoy nos ocupa, pero Marvel Comics tiene las más que cuestionables secuelas de Marvels y, según a quien le preguntéis, de Tierra-X. Y hasta aquí vamos a decir a este respecto.

Por cierto, entre los mejores trabajos de Alex Ross se encuentra Marvels, ¿os acordáis de ella? Si no es así, esta es su crítica. 

Ya centrándonos en The Kingdom hemos de exponer que adolece de muchos fallos. El primero de ellos es su propia concepción de intentar hilar los eventos de Kingdom Come, oficializándolos como realidad alternativa futura de la continuidad de las series regulares de cómic. Mark Waid se pierde en un discurso y en una explotación de personajes que o bien no tenían mucho más que ofrecer o que incluso se daban por muertos en la obra original. De hecho, el propio Ross protestó en su momento acerca del tratamiento de ciertos personajes en esta secuela en la que ni siquiera se contó con él. 

Y es que, recordemos, si bien Mark Waid firma el guion de ambas historias, el relato original de Kingdom Come partió de una idea original de Alan Moore y de los diseños que Alex Ross realizó. Waid solo sería el guionista "invitado" a terminar de unir la trama de uno y la visión del otro. De ahí que se note que esta secuela es un "Juan Palomo" que el escritor se monta, malogrando la premisa de la novela gráfica que tantas pasiones despertó en su momento

Por un lado, está el hecho de la presentación de personajes, mostrándonos a los herederos de otros héroes y superhéroes, que son ejecutados en viñeta de manera muy artificiosa y apenas carismática. El propio Ibn Xu Ffasch (el hijo de Batman y Talia al'Ghul, que serviría de prototipo para Damian, el actual Robin) arranca con un montón de atractivo pero su puesta en escena resulta bastante nula y artificial, carente de frescura. Y lo mismo ocurre con el resto de personajes rescatados de Kingdom Come, que apenas llegan a despertar verdadera simpatía al lector. 

Luego, además, la historia pretende arreglar el tema de la canonicidad de los personajes con un concepto como el hipertiempo, que trata de explicar los universo paralelos y eso del multiverso, articulándolo de una manera muy poco práctica y accesible. Algo que resulta un error si atendemos que Crisis en Tierras Infinitas (1986) ya había ofrecido un modelo mucho más simple que este otro, basado en líneas temporales en lugar de universo paralelos. 

Que el dibujo cambie de autor a autor entre episodio y episodio y que no sea tampoco de lo mejor de DC en su momento también lastra mucho The Kingdom. Máxime si acabamos haciendo la odiosa comparación, también imposible de no hacer, con el acabado de Kingdom Come. Que además, su aspecto sea un ejemplo claro de la producción de cómic norteamericano de los noventa, no ayuda tampoco a que la obra haya envejecido bien.

En conjunto, eso sí, los fans de grupo de duro de DC disfrutarán con esta obra como críos. Las referencias académicas y oscuras están implícitas y también los elementos de continuidad que solo los muy conocedores del universo DC sabrán identificar. 

The Kingdom (Cómic) - Cartel
The Kingdom (Cómic) - Cartel

Si sentís curiosidad con The Kingdom, sabed que ECC ediciones ha editado recientemente toda la obra completa en un único tomo al precio de 23,00 euros

Valoración

The Kingdom pretende ser una secuela de Kingdom Come. Pero ni la trama ni el apartado visual llegan a estar a la altura. Entretenida lectura para los forofos de DC Comics, pero poco más.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Si te gustó Kingdom Come, esto te estira un poco más el chicle al mostrarte más de las versiones de esos héroes y villanos.

Lo peor

La trama se pierde en si misma y carece de fuerza. Su calidad visual es muy baja. El argumento del hipertiempo resulta tosco y poco elaborado.

Lecturas recomendadas