Análisis

La mejor review de Red Dead Redemption

Por Alberto Lloret
-

Rockstar lo ha vuelto a conseguir. Mira que era difícil mejorar lo que habíamos visto con GTA pero, en Red Dead Redemption, además de hacer un sentido homenaje a las 'pelis' de vaqueros (los westerns), se ha sacado de la manga un mundo consistente, original y tan grande que muy pocos serán los privilegiados de recorrerlo al 100%.

La historia de Red Dead Redemption nos sitúa en los estertores de Salvaje Oeste. Concretamente, a principios del siglo XX, cuando ya son evidentes los nuevos avances tecnológicos que se han producido en el mundo (como la aparición de los automóviles y el teléfono), las escasas tribus indias que aún quedan están apartadas en reservas federales, la llegada del petróleo y, por supuesto, el ferrocarril, que ya recorre todo el Salvaje Oeste.

Con este panorama aparece John Marston, un ex-forajido que se ve obligado a capturar a su antigua banda para recuperar a su familia... que ha sido secuestrada por agentes del gobierno. Bill Williamson, un tipo bastante peligroso y con pocos escrúpulos, se ha atrincherado en Fuerte Mercer y, desde allí, amenaza a todas las granjas y pueblos del condado. Él será uno de los muchos criminales a los que tendremos que hacerle frente...

El argumento, precisamente, es uno de los puntos fuertes del juego ya que da mil vueltas y nos va atrapando cada vez que conocemos a un nuevo personaje. Precisamente, todo el elenco de personalidades que se dan cita en Red Dead Redemption es inimaginable y dan una idea del enorme trabajo que Rockstar ha llevado a cabo para dejarnos con la boca abierta. Hay vendedores de crecepelo, guapas granjeras, sheriffs de pacotilla, antropólogos yonquis como MacDougal o militares mejicanos corruptos como De Santa. Pero sin duda, el tipo que se lleva el Oscar al más pirado es Seth, una especie de Gollum desenterrador de cadáveres que nos lo hará pasar a lo grande... Pero tranquilos, aún hay más.

Llega la hora de jugar

Para que os hagáis una idea de la magnitud que tiene Red Dead Redemption, su mapa es dos veces más grande que el de, por ejemplo, GTA San Andreas, y está dividido en tres zonas bien diferenciadas: el sur de los EE.UU., la parte norte llena de bosques en la que está todo el día nevando y el boderland con México. Es alucinante ver la forma en la que Rockstar ha recreado cada escenario, con su fauna y vegetación propia, condiciones atmosféricas y arquitectura de todos los edificios.

¿Acaso nos hemos fijado en los animales y plantas que hay? Pues sí. Lo hemos hecho porque algunas misiones de Red Dead Redemption nos invitan a cazar cierto número de animales, recolectar plantas o defendernos del ataque de unos peligrosos lobos. En total, hay 50 especies de animales distintas y cada una de ellas cuenta con tareas exclusivas como domar caballos salvajes o pastorear a las vacas.

¿Y qué hay de la historia? Todo lo anterior son extras que Red Dead Redemption nos regala, por si con la campaña principal no tenemos suficiente. Porque también hay personajes que, aleatoriamente, nos dan pequeñas tareas para completar y ganar unos dólares extra: eliminar a los asaltantes de una carreta, recuperar un caballo robado, asistir a una dama que anda perdida por el desierto, etc.

Para más alucine, es posible que cuando vayamos por las calles de algún pueblo de Red Dead Redemption, un tipejo nos desafíe a un duelo, o que caigamos en los brazos del juego en los salones del Oeste con partidas de póker, blackjack y dados. Cualquier cosa que hayamos visto en una peli del Oeste lo podremos disfrutar en este juego de Rockstar, pero multiplicado por cien.

Empieza lo bueno...

El desarrollo es muy similar al de cualquier GTA que se precie. La trama principal consta de 57 misiones que nos van dando los personajes clave, aunque habrá un buen ramillete de secundarios que nos ofreceran más encargos que convierten en inmenso el desarrollo de Red Dead Redemption. Estas otras misiones, en realidad, nos van mostrando la verdadera cara del Oeste: así, veremos a escritores en busca de inspiración, políticos que intentan acabar con sus adversarios por la vía rápida...

A diferencia de los GTA, en Red Dead Redemtpion podemos llevar tantas misiones como queramos e ir completándolas en el orden que nos parezca pero, eso sí, sólo una activa de cada personaje. Unas no excluyen a las otras y, la verdad, es que gracias a este detalle su desarrollo es mucho más fluido y rápido y, lo que es mejor, nos mantiene mucho más tiempo pegados a la pantalla, ya que nos picaremos por completar misiones como unos locos.

¿El mejor juego de Rockstar?

Completar la trama principal de Red Dead Redemption nos llevará unas 20 horas, si vamos a cuchillo y nos olvidamos de terminar todos los desafíos o tareas secundarias... ¡¡vamos!!, que nos quedará todo un potosí por descubrir aunque ya sepamos lo que ocurre con la historia principal de John Marston y su antigua banda de malhechores.

Precisamente, uno de esos lugares que nos quedarán por descubrir de Red Dead Redemption es el modo online. El multijugador que también tiene su telita. Por obra y gracia de Rockstar podremos enfrentarnos dos bandos de ocho jugadores en colosales y divertidas partidas de asalto, enfrentamiento o duelo por las tierras de New Austin o, simplemente, pavear por el escenario del juego sin un objetivo claro acompañados de nuestros amigos.

Técnicamente Red Dead Redemption es genial. Tanto por el diseño como por los deslumbrantes efectos meteorológicos, la ambientación, todo el apartado de sonido y banda sonora y, por supuesto, la diversión. Mención especial merece la versión de Xbox 360 que es, todavía, más perfecta que en PS3: texturas más definidas, fluidez y una portentosa iluminación (HDR).

En fin, Red Dead Redemption es una genialidad muy trabajada, un título que demuestra por qué Rockstar es lo que es y está donde está y, sobre todo, la constatación de que con trabajo, talento y medios es posible darle la vuelta al género de los sandbox como un calcetín para redefinirlo por completo.

Valoración

Un título tan alucinante como espectacular, que brilla técnicamente y que no se olvida de regalarnos cientos de opciones para disfrutar a lo bestia. Un juego imprescindible.

Hobby

98

Obra maestra

Lo mejor

El argumento, los gráficos, la ambientación 'western', la variedad de las misiones... ¡¡Todo!!

Lo peor

Pues por pedir, que no tenga 1.000 misiones más. Y en PS3, algún fallito técnico como el 'popping'.

Lecturas recomendadas