Netflix
Análisis

Lago Shimmer - Crítica del último thriller de Netflix

Por Rafa Domínguez
-

Crítica de Lago Shimmer (Shimmer Lake), thriller dirigido por Oren Uziel con Netflix en la producción y un reparto encabezado por Rainn Wilson, Benjamin Walker, Wyatt Russell, Adam Pally y Stephanie Sigman.

Se nos podrían ir los días, los meses, los años y, en definitiva, la vida, si nos ponemos a contar la cantidad de producciones originales que Netflix se está sacando de la chistera —y que seguirá haciendo—. Como en toda productora que se precie, encontraremos en su biblioteca productos de gran calidad (véase Stranger Things), estrenos esperados como agua de mayo (el caso de Death Note, polémicas a un lado) y otras... que definitivamente podríamos obviar su mención. En Netflix triunfan las series, pero su equipo de contenidos está procurando que los largos no se queden atrás y el nivel de riesgo siga in crescendo. Eso es lo que debían de tener en mente cuando produjeron Lago Shimmer (Shimmer Lake), la cinta que hoy nos ocupa y que juega con su propia naturaleza.

Oren Uziel, a los mandos de la película, es uno de esos guionistas que se abría hueco en el género cómico hollywoodiense con su trabajo en la divertida Infiltrados en la Universidad (Phil Lord y Christopher Miller, 2014) y a quien hemos visto asociado a la popular cinta de God Particle, el proyecto que perdió su nombre en pos de su entrada al universo Cloverfield como una secuela directa de Calle Cloverfield 10 (Dan Trachtenberg, 2016). Esta vez, sin embargo, se ha lanzado en la dirección de su primer largometraje de la mano de Netflix y nos toca comprobar si consigue dominar eso de llevar gorra y sentarse en una silla negra plegable. ¡Dentro crítica de Lago Shimmer!

Un thriller al revés

Sinopsis de las sencillitas: en una pequeña localidad se produce un robo a un banco, rodeado de ciertos secretos de pueblo y la muerte danzando a su alrededor. El argumento de Lago Shimmer no cuenta con esa originalidad de la que os hablaba unas líneas atrás, pero sí lo hará su estructura narrativa y esa será la razón de ser de la cinta. Descubriremos la verdad detrás de ese atraco con pequeñas piezas montadas con cada uno de sus protagonistas y que parten desde el final hasta el principio, es decir, una película con la estructura narrativa invertida.

Los mejores Android TV para ver Netflix en tu vieja TV

Vale, quizás me he pasado de optimista con lo de la originalidad de la cinta basando el argumento en su construcción, y es que cualquier cinéfilo medio echará la vista atrás y podrá soltarme una retahíla de cintas que, si bien no están compuestas por piezas individuales con montaje invertido, parten de los últimos acontecimientos que transcurren en su universo. Pulp Fiction u Origen son buenos ejemplos de ello, pero si hay una cinta con narración a la inversa que se lleva la palma en popularidad, esa es Memento, de Christopher Nolan (sí, tiene su particular fetiche con eso del flashforward). Recapitulando: Lago Shimmer no realiza un desbordante ejercicio de originalidad, pero la apuesta de Netflix por una narración no lineal demuestra su interés por reforzar sus contenidos con producciones que ofrezcan una nueva perspectiva para el espectador y, en este caso, con todos los peligros que ello acarrea para mantener el ritmo y la tensión dramática de principio a fin.

Ahora bien, después de sumar los puntos concernientes al riesgo, tirar de artificios en la narración no puede convertirse en motivo suficiente como para sostener la calidad de un largometraje. En el caso que hoy nos ocupa, el metraje comienza con una pieza enfocada en Andy Sikes (Rainn Wilson) y que consigue atraer suficiente atención como para saltar con los dientes afilados tras un fundido a negro a la siguiente pieza de otro de los protagonistas del robo. Su potencia dramática, sin embargo, y como podía ser de esperar debido a su naturaleza; se va diluyendo con el paso de los minutos y la resolución del conflicto. No puedo decir que el relato me haya resultado absolutamente previsible, dado que su guion juega con esa premisa y el trabajo actoral está más que a la altura para disfrazarlo, pero sí he notado una acuciante pérdida de interés en la trama y en sus personajes a medida que avanzaba la barra de reproducción (y mi cuerpo iba empeorando su postura en el asiento).

Netflix

Lago Shimmer es una historia simplificada hasta el extremo, a años luz del caos de Memento que mencionaba atrás, lo que facilita su entrada para el público y de donde tratará de escurrir más pulgares hacia arriba del nuevo sistema de calificación de la plataforma. Otros, por contra, se verán decepcionados por un thriller que promete y no llega a cumplir con la premisa fundamental de dicho género: la generación de expectativas y su resolución. Una vez más, la estructura invertida resuelve la situación (para los más avispados) mucho antes de lo esperado. Los estudios de medios demuestran que los espectadores disfrutamos más cuando sabemos descubrir de antemano qué es lo que va a ocurrir a continuación, pero para ello necesitamos sentir que dicha revelación se debe al esfuerzo de atar cabos por nuestra cuenta (aunque, en el fondo, no sea así) más que de recibir todo bien mascadito. Lago Shimmer es más de lo segundo.

Gran parte de la culpa radica en el trabajo de Uziel. Su ópera prima como director nos revela un gusto cansino por los planos; una narrativa visual repetitiva e intrascendente que sigue restando puntos al resultado final, a pesar de su interés en maquillar la cinta con un estilo indie que huele a distancia.

Un disfraz actoral

Una baza con la que cuenta la película para distraer al público de la verdad oculta en la trama son sus actores protagonistas. Comenzando por el trabajo de Benjamin Walker en el papel del Sheriff Zeke Sikes, siguiendo con Stephanie Sigman como Steph Burton o el estúpido pero adorable Reed Ethington de Adam Pally. El elenco cumple, sin más, en el desempeño de sus respectivos papeles y sirve, como ya decía, para enmascarar la revelación final que todos esperamos en este tipo de películas.

Netflix

El guion de la película juega en una dicotomía entre el thriller y la comedia gracias a las pequeñas dosis de humor que nos recuerdan el origen de su creador como guionista, y lo cierto es que, en ocasiones, aportan un valor añadido interesante, pero en otras se convierten en una losa más. En una de las escenas de la película, los policías confunden a los sospechosos, dos hombres blancos en un Camaro negro, con dos hombres negros en un Camaro blanco. Sí, este es uno de esos casos negativos con un gag mediocre que sigue restando personalidad y solidez a la película.

Conclusión

Lago Shimmer es la apuesta de Netflix para sumergirse en terrenos pantanosos, asumiendo el riesgo de una construcción llamativa que, lamentablemente, termina convirtiéndose en un arma de doble filo. La cinta ofrece un entretenimiento aceptable gracias al cruce de géneros entre el thriller y la comedia, siendo este último el apoyo suficiente como para mantenerse en pie durante su metraje, no sin cierto esfuerzo antes. Sus actuaciones protagonistas sirven de recurso para enmascarar la trama, pero las pequeñas subtramas en las que se basa terminan siendo insuficientes como para evitar la pérdida de interés de una resolución anticipada. 

En definitiva: un visionado mediocre que habría salido mejor parado si hubiera optado por una construcción lineal, una narración visual más arriesgada y, en definitiva, un buen lavado de cara a su guion.

Valoración

Lago Shimmer abusa de una narración visual intrascendente, un guion apagado y una construcción invertida completamente innecesaria.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

Algunas de sus interpretaciones protagonistas y el primer tramo de la cinta.

Lo peor

La intrascendente narración visual, sumada a una construcción invertida completamente innecesaria.

Lecturas recomendadas