La leyenda de Tarzán
Análisis

La leyenda de Tarzán - Crítica de la película de Alexander Skarsgård y Margot Robbie

Por Raquel Hernández Luján
-

Analizamos La leyenda de Tarzán, dirigida por Davis Yates con Alexander Skarsgård y Margot Robbie en los papeles de Tarzán y Jane y Christoph Waltz como villano. Llegará a los cines el 22 de julio de 2016.

El nuevo intento de recuperar al personaje de Edgar Rice Burroughs en La leyenda de Tarzán resulta bastante insatisfactorio: en parte, porque queda claro que lo que valía la pena contar ya estaba dicho en cintas previas y porque David Yates no consigue aportarle nada novedoso más allá de abultar la historia con costosos efectos digitales, que, dicho sea de paso, distan de ser perfectos.

A medio camino entre la secuela y el reboot narrativo de los orígenes Tarzán, la cinta incorpora flash-backs que funcionan bien a nivel informativo para comprender las motivaciones personales de los personajes pero que terminan por volverse repetitivos y hasta tediosos (por su obviedad) lastrando el sentido de la aventura de la película.

El momento del estreno tampoco ha favorecido en nada a La leyenda de Tarzán, porque tenemos experiencias recientes mucho más completas que han acaparado la atención de público y crítica. El reinicio de la saga de El planeta de los simios, sin ir más lejos, nos ha aportado los mejores logros en lo que a capturas de movimiento al aire libre se ha visto en los últimos años en el cine, sobre todo en la última cinta: El amanecer del planeta de los simios mientras que El libro de la selva fue un ejemplo de magnífica integración de imagen real y CGI.

Así que si nos atenemos al aspecto visual, La leyenda de Tarzán es un producto inferior a nivel técnico. El resto de las innovaciones tendrían que venir por el lado del guión, pero en ese sentido tampoco se aprecia un salto cualitativo.

Superman de los monos

El casting es de esencial importancia en La leyenda de Tarzán y la elección de Alexander Skarsgård resulta un desacierto desde el comienzo. De primeras, para cualquier intérprete trabajar delante de un fondo verde no debe ser especialmente sencillo, pero es que las limitadas dotes interpretativas del sexualizado actor no contribuyen para nada a darle profundidad al personaje, capaz de toda clase de heroicidades por increíbles (e intragables) que sean.

La Leyenda de tarzán cine

La historia arranca varios años después de que abandonara la jungla africana para llevar una vida "civilizada" como John Clayton III, lord Greystoke, junto a su esposa Jane. Una inesperada invitación para regresar al Congo como embajador de comercio, lo lleva a caer de cabeza en la trampa del capitán belga Leon Rom (Christoph Waltz, que repite como malvado obsesionado con su víctima como en Spectre), pero Tarzán sigue encontrando en la fauna del lugar a poderosos aliados.

En el vértice femenino de este triángulo de intereses monetarios y afectivos está Jane (Margot Robbie), pero no la damisela en apuros que solía funcionar bien en la fórmula clásica sino una heroína desafiante, valiente y atrevida, que no obstante apenas tiene ocasión de demostrar sus destrezas.

Margot Robbie de La leyenda de Tarzán
Margot Robbie de La leyenda de Tarzán

Se nos va de las manos

El devenir de la historia sigue la senda trazada en los últimos tiempos: un clímax de acción estruendoso que roza el esperpento, saturado de efectos especiales innecesarios y de bravuconadas que nada tienen que ver con ese "mito del buen salvaje" que está en el origen del personaje.

Más sorprendente todavía es descubrir qué se quedó fuera del montaje original... Christoph Waltz besaba al protagonista, inconsciente, y le decía a Margot Robbie: “Lo salvaje de su marido me perturba más de lo que puedo expresar”.

Christopher Waltz y Margot Robbie en La leyenda de Tarzán
Christopher Waltz y Margot Robbie en La leyenda de Tarzán

En una entrevista en The Times, el director explicó por qué había decidido eliminar la escena: “La quitamos porque era demasiado. Era un momento muy raro cuando Christoph lo besa. A nosotros nos encantó ese instante, pero comprobamos en las primeras muestras que se hicieron a la audiencia, que el público se quedaba perplejo y al final parecía demasiado forzado”.

También hubo más comedimiento en las escenas en las que los protagonistas tenían relaciones sexuales por aquello de ser más elegantes en el montaje final: “Me gustaba la idea de que pudiesen tener buen sexo, con un toque bastante primitivo. El que escogimos en el montaje era bastante más sosegado y más sensual”.

¿Y qué hay del gran meollo de la película que sería la denuncia del colonialismo, las prácticas esclavistas y el expolio de las riquezas de los nativos? Bueno, a quién le importa mientras luzcan espectaculares las peleas revanchistas con planos congelados de los contendientes antes de liarse a golpe limpio... La leyenda de Tarzán es tan simplona e infantil que aprueba con dificultades y no le hace justicia al personaje que hizo tan inmortal Johnny Weissmuller. Resulta anticuada y aporta muy poco.

Valoración

La nueva versión de Tarzán es un producto digitalizado y superficial que, a pesar de contar con un gran presupuesto, se percibe como una apuesta anticuada que tiene poco nuevo que ofrecer. Aprueba por los pelos.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

El sonido es con diferencia el gran protagonista en una historia en la que se busca la espectacularidad. Ahora, el alarido de Tarzán, muy mejorable.

Lo peor

Después de ver la reciente El libro de la selva, la cinta queda en pañales. Skarsgård posando en cada fotograma no ayuda a elevar el conjunto.

Lecturas recomendadas