Little Big Adventure
Análisis

Little Big Adventure - Así lo analizó Hobby Consolas hace 20 años

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Retro

¿Eres deportista, peleón o sigiloso? Twinsen te permitirá adoptar cualquiera de estas modalidades, a la par que te acompaña en un mundo fantástico y entrañable. ¿Jugaste a este clásico de Adeline Software en la primera PlayStation?

La primera PlayStation fue cuna de innumerables aventuras, muchas de las cuales cambiaron el sector de los videojuegos para siempre y sirvieron para que muchos usuarios se iniciaran en el sector. Pero también hubo otros juegos que, a pesar de ser algo más "pequeños" en su parcela técnica y alcance, enamoraron por igual a los usuarios que tuvieron la suerte de catarlos. Ese es el caso de Little Big Adventure, una odisea diferente, que llegó a PSOne en 1997, 3 años después de que se estrenara en PC.

Little Big Adventure

En ella nos poníamos en la piel de Twinsen, un habitante de un planeta dividido y dictatorial al que encierran por tener unos sueños proféticos. Desde el momento en que consigue escapar arranca una apasionante aventura en la que mezclamos la exploración, las plataformas y la acción. Twinsen tiene la capacidad de adoptar 4 actitudes distintas (normal, deportiva para correr más, agresiva para pelear y sigilosa para infiltrarse). Con las correspondientes variaciones de movimientos deberá superar el desafío de unos clones malvados, viajar por las islas de su colorido mundo y, en definitiva, convertirse en el héroe de una aventura que nada tiene que envidiar a las mejores obras de literatura fantástica.

Lo mejor de Little Big Adventure es que consigue transmitir esa sensación de épica sin perder nunca el sentido del humor ni dejar de parecer entrañable, incluso dos décadas después.

Pincha aquí para leer el análisis de Hobby Consolas publicado en mayo de 1997:

Aunque se sumaba a los gráficos poligonales tan propios ya de la época, lo hacía con fondos pre-renderizados y desde una perspectiva isométrica que recordaba a clásicos del rol como Soleil o a aventuras como el Batman de Spectrum. Y su apuesta por mezclar acción e infiltración llegó años antes de que Metal Gear Solid revolucionara el género.

Sus gráficos pueden resultar tremendamente anticuados hoy día (incluso en 1997 resultaban ya un tanto naif), pero tenían una personalidad única y nos hacían partícipes de esas sensaciones que solo los que vivieron en los 90 recordarán: no importaba que duraran solo unos segundos, pero las escenas pre-renderizadas con las que se nos premiaba en los momentos clave nos hacían sentir que estábamos ante la más épica de las superproducciones. No podemos dejar de mencionar su banda sonora, con temas que seguro siguen en el cerebelo de los que catasteis el juego en su momento (¿cómo olvidar el lírico tema principal de LBA con estilo orquestal?).

Little Big Adventure tuvo una secuela que solo llegó a PC (la cual, casualidades de la vida, llegó en 1997, justo cuando la primera parte aterrizaba en PlayStation) y, desde entonces, no hemos vuelto a tener más entregas de esta franquicia concebida por Adeline Software. De todas formas, si queréis conocer o revivir el capítulo original, está disponible para PC y móviles en una versión mejorada gracias a los maravillosos señores de DotEmu (responsables de recuperar otros clásicos como Wonder Boy: The Dragon's Trap). Probadlo, merece todos los kashes que paguéis por él.

La semana que viene seguiremos repasando otros grandes clásicos de 1997. Mientras, podéis repasar estos otros análisis de Hobby Consolas de la época:

Valoración

Numerosas virtudes técnicas se combinan con un desarrollo absorbente para conseguir una aventura ideal para todos los seguidores del género.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El maravilloso mundo que pone a nuestra disposición.

Lo peor

El extraño control del personaje hace que resulte algo complejo moverse al principio.

Lecturas recomendadas