Lobezno: Honor
Análisis

Lobezno: Honor - Review del clásico de Claremont y Frank Miller

Por Jesús Delgado
-

Lobezno: Honor de Frank Miller y Chris Claremont es la mini-serie original de Wolverine. En esta review analizamos esta obra clásica, elevada a la categoría de novela gráfica por derecho propio

Lobezno era una máquina de matar. Se trataba de un tipo bajito y peludo y con olor a puro, con malas pulgas al que no convenía molestar ni tocar las narices demasiado. Era poco menos (ni poco más) que un psicópata con garras de adamantium y litros y litros de mala leche. ¿O acaso ese aspecto enmascaraba un personaje más complejo? Chris Claremont, guionista de los X-men durante los 70 y 80 pensó que había mucho más que contar y desarrollar acerca de "Lobi" y que este tenía muchas más capas de las que se habían podido mostrar en las páginas de las aventuras de la Patrulla-X. Apoyándose en esta idea logró reclutar al guionista y dibujante Frank Miller (300, Sin City) para narrar la historia que cambiaría por completo el concepto de quién era Logan. Nos referimos claro a Lobezno: Honor (Wolverine: Honor).

¿Os suena el nombre de Frank Miller? Debería. Su Daredevil era un bombazo en la época que salió Lobezno: Honor.

Seguramente hayáis oído que Lobezno: Honor es uno de los mejores cómics de Lobezno. Y sí, lo es. Como os hemos dicho, porque fue el que cambió el concepto unidimensional que tenían tanto lectores como creativos sobre el personaje, pero también porque fue su primera mini-serie. De hecho, lo de "Honor" solo es el título del cuarto episodio de esta historia que originalmente se conoció solamente como Wolverine volume 1 y que se lanzó en 1982. 

Lobezno: Honor parte de la premisa de Logan no como máquina de matar, sino como un guerrero. Frente a Lobezno que es todo instinto, se muestra un mundo completamente opuesto, que es el de Japón, una cultura en donde las emociones se controlan, dando paso a una férrea disciplina. En este contexto, Lobezno es expresado como el arquetipo de un samurái fallido, un guerrero imperfecto dominado por sus instintos más primarios. De ahí que se le considere como un pez fuera del agua en esta historia, que trata de desarrollar a Lobezno como un personaje lleno de conflictos, dudas y sobre todo marcado por un sentido del deber y de lo que es correcto. Algo que no había podido mostrarse en detalle únicamente con las historias conjuntas de los X-men. El duro contraste de "Lobezno en Japón" es el mejor reflejo de esta dualidad. 

Pero vamos a hablar en detalle de la obra. Dándoos unos cuantos motivos para leerla, que es algo que deberíais hacer. Si es que no lo habéis hecho ya. 

Lo mejor de Marvel a principios de los 80

No exageramos. Por un lado tenemos a Chris Claremont, que durante los 70 ya había convertido a los X-men de unos segundones a uno de los grupos más carismáticos de la casa, y por otro a Frank Miller, el responsable de transformar a Daredevil de la versión de baratillo de Spider-man a uno de los grandes héroes urbanos de Marvel. Esta reunión, claro, solo podía dar a los lectores algo maravilloso. Y en este sentido, Lobezno: Honor, lo fue. 

Alejándose de la premisa de historia de superhéroes al uso, Lobezno: Honor bebe mucho de las ideas destiladas en cómics como el de Puño de Hierro o del Daredevil de Miller. Propone una trama urbanita, desarrollada en el Japón de los años 80, mezclando tanto elementos y escenarios de las clases altas japonesas, como de los barrios más bajos. Por cierto, inciso, Lobezno Inmortal es una adaptación de este cómic, por si no habíais caído aún. 

Lobezno Inmortal se estrenó ya hace un tiempo. Pero podéis refrescar la memoria con nuestra crítica

En este aspecto, encontramos pocas pegas al cómic. Lobezno: Honor es una obra de los ochenta y se nota mucho el estilo narrativo, los diálogos e incluso la concepción de Japón, algo idealizada, de su momento. Aunque, dicho esto, hemos de señalar también que su anacronismo es muy disculpable y no lastra la lectura. De hecho, podemos entenderlo como un elemento más de la historia. Ahora, mejor asumir esto de primeras, antes que empezar a hablar de racismo simbólico a tontas y a locas. 

También hemos de asumir que esta es la primera historia de Lobezno en solitario, de ahí que el concepto del personaje aún sea muy primitivo. Sin embargo, una lectura detallada arroja luz en tanto muestra que esta versión primtiiva es la base del versiones mucho más modernas y actuales como la de El Viejo Logan o Enemigo del Estado, estando aún vigente y en plena forma. La tensión y el conflicto aún ponen los pelos de punta hasta al lector novel más cínico de los tiempos que corren. 

Por otro lado, y eso sí debe tomarse como una autentica lástima, está su final, apresurado y sin un epílogo algo más dilatado. Esto debe entenderse en base a que nuevamente se ciñe a las convenciones narrativas de su tiempo. Pero, aún así, se echa en falta un final con algo más de chicha. Quizá un par de páginas más hubieran dado algo más de sí a la historia. Aunque sabiendo que esta trama luego enlaza con las clásicas de la Patrulla-X, podemos comprender los motivos que impulsaron a Claremont a no desarrollarla más allá. 

Afortunadamente, antes de llegar a su conclusión tenemos una narración impecable, con unos diálogos fuertes y llenos de energía, que revelan el convulso mundo interior de Logan. Que Frank Miller, en su juventud y en lo mejor de su talento artístico, sea el dibujante además nos brinda unos escenas de acción de infarto, con una distribución de viñetas llenas de los mejores retratos del autor. Sus dibujos tienen un tremendo talento, revelando un gran trabajo en anatomía, con cuerpos elasticos y creíbles, propios del autor estadounidense en la flor de su carrera. Los fans de Lobezno encontraran una historia con sabor a cine negro y cine de artes marciales atípica, pero épica e irrepetible dentro de estas páginas. Los que, en cambio, no conozcan al personaje, no encontrarán mejor cómic para acercarse a él.

Lobezno honor

La última edición de esta obra se ha publicado bajo el título de Biblioteca Frank Miller - Lobezno: Honor, en una edición lujosa que reúne los números originales de la trama así como extras en forma de comentarios y bocetos.

Valoración

Lobezno: Honor fue el cómic que hizo a Logan protagonista. Sin él, Wolverine no hubiera despegado nunca en solitario. Un cómic tan épico como imperecedero. Posiblemente el mejor cómic para empezar a conocer a este superhéroe.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Lobezno en solitario desarrollándose como héroe, guerrero y persona. Toda la evolución y la trama más allá de supertipos, con un tono a cine negro.

Lo peor

Su conclusión. Algo preciciptada. Te deja con ganas de más. Habla un lenguaje de principios de los ochenta. Algo anacrónico a día de hoy.

Lecturas recomendadas