Análisis

Loca Academia de Policía - Crítica de la primera película

Por Jesús Delgado
-

Crítica de Loca Academia de Policía (Police Academy, 1984) - Dirigida por: Hugh Wilson - Protagonizada por: Steve Guttenberg, Michael Winslow, G.W. Bailey, Kim Cattrall, Bubba Smith, George Gaynes, Donovan Scott, Leslie Easterbrook, David Graf y Ted Ross. La nueva alcaldesa rebaja los requisitos mínimos para convertirse en policia de su ciudad. Como resultado todo tipo de personas se apuntan a la academia de policia, dando lugar a disparatadas situaciones a lo largo del curso. Un grupo, encabezado por Carey Mahoney, será la pesadilla de los intructores. 

Panpanpanpanpanpanparapapam... ¿Qué pasa? Seguro que en cuanto habéis leído el titular vosotros también habéis empezado a tararear la reconocible tonadilla que servía de tema principal a esta serie de comedias con las que la mayor parte de los presentes hemos crecido. ¿Cómo? No me diréis que no os acordáis de Loca Academia de Policía, ¿Verdad?

¿Cómo no acordarse del tocapelotas de Mahoney? ¿O del entrañable Hightower y del maníaco Tuckleberry? ¿O acaso os habéis olvidado de Larvell Jones de Michael Winslow? ¿Y qué decis del repelente teniente Harris y del despistado pero bonachón capitán Lassard? ¡Jolines! Si hasta tuvieron una serie animada. Ahora, si realmente no os acordáis de Loca Academia de Policia ya estáis refrescandoos la memoria. Esta película es bastante fácil de localizar en tiendas online y comercios. Así que venga, mientras os ponéis al día os esperamos después de la imagen del siguiente poster.

¿Ya, ya la habéis visto? ¿Ya os acordáis de estos personajes? Pues nada, ahora ya estamos todos en la misma casilla. Así que vamos a la faena. Eso sí, antes de seguir os diremos que la ingente cantidad de secuelas que dio esta película que no nos extraña debido a los números que hizo. Estamos ante una película que salió el mismo año que Cazafantasmas, Gremlims y otros tantos titulos muy potentes de 1984. Y aún así, los números la acompañaron 146 millones de dólares, frente a los 4,6 que costó. ¡No nos extraña que prácticamente se pusieran a hacer una por año durante lo que duró la década!

Los ochenta esa época tan optimisma...

Loca Academia de Policia es una película que cuesta digerir a día de hoy en frío. Todos, incluído el que aquí escribe, guardamos buen recuerdo de ella. ¿Cómo no hacerlo? La mitad de nosotros recordamos con carcajadas las salidas de tono de Mahoney, los chistes picantes, el buen rollito de estos polis, que no te pegan con la porra pero te matan de risa y todo ese optimismo tan de los ochenta que impregna toda la cinta. El problema viene cuando la vuelves a ver y.. bueno, sí, te arranca una risa, pero más bien culpable.

El problema de esta historia de Neal Israel, Pat Proft y Hugh Wilson es que es muy de su época y eminentemente conservadora para nuestros estándares. Ojo, pretendía tener un támiz bastante progresista en su momento, aunque se solapaba a la idea de generar confianza en los poderes públicos, en los agentes de seguridad y en el ejército; algo muy propio de su época, por otro lado. Quizá, metiéndonos un poco en camisa de once varas, puedo deciros que es una película que recoge muy bien la filosofía de la Edad Reagan. Esto es, hacer gracieta, tratando de ganarse al público medio, basándose un discurso pseudo integrador para el hombre de a píe mediante de exaltación de las fuerzas del orden. Eso sí, con alguna teta de por medio, con chistes de humor facilón, a prueba de "listos". 

A ver, no quiero estropearos el recuerdo, amigos. Pero hay que llamar a las cosas por su nombre y por mucho que nos hiciera (y nos siga haciendo) gracia. Loca Academia de Policia es una película con muchos toques sexistas y homófobos que a día de hoy la convertirían en protagonista de las redes sociales y blanco de los social justicers en menos de lo que canta el gallo. En su momento obedecía a un discurso normalizado, pero a día de hoy habrá quien la tachará de rancia e, incluso, ofensivo. Tanto es así que los que crecimos con ella seremos mucho más tolerante que las nuevas generaciones, que no entenderán dónde está la gracia en que manden a los "dos maderos malos" a un bar de leathers y acaben bailando con ellos;  que el recluta argentino se cepille a todo el vestuario femenino; o esos insistentes planos en pechos y en culetes desnudos tan gratuítos ellos. 

Todo este discurso a día de hoy huele a caduco, como ciertas cosas que solo les gustan a nuestros abuelos y tíos mayores. Pero, por otro lado, debe de entenderse con un fin muy propio de la industria del entretenimiento de la época: el de oponerse al discurso derrotista y de autocrítica de los años 70, estableciendo otro más brillante y sonriente, que llamara al ciudadano estadounidense, y por extensión occidental, a confiar en el modelo social de EEUU y en sus representantes. En este aspecto, "Loca Academia" trataba de normalizar a la policia, como gente corriente y de confianza, destinados a proteger y servir. A costa de presentar al cuerpo como gente patosa pero bienintencionada. Del mismo modo que Top Gun incidía en las bondades de las Fuerzas Armadas, Rambo 3 en la necesidad de luchar con los comunistas o Regreso al Futuro de en cierta manera refrendar la "América feliz de los 50".  

Comedia popular, ni más ni menos

Pero, oíd, no os creáis que vengo de aguafiestas "progre" por todo lo anteriormente dicho. Y aún así, me vais a permitir decir que la película es mala incluso para los estándares de su momento. Para contrastarlo, he estado revisando críticas de la época, y en particular me he quedadado con una firmada por Roger Egbert del Chicago Sun Times, en la cual el crítico ya le daba un 0 sobre 10. Y como él, muchos más la pusieron de mala para abajo. Aunque como digo, sí, objetivamente no es alta comedia pero  yo no la pinto tan negra, sino que la veo como una comedia de su momento: hecha para su público coetáneo con unos conceptos de lo que era tolerable en humor. Pero de muy baja calidad  argumental aún así. Claro que esa es la idea. 

Pero precisamente podemos decir que su principal virtud es lo llana y simple que es. ¡Hasta un niño de siete años podría romper a carcajadas con ella aunque no entendiera en profundidad ciertos chistes sobre sexo o política! A mi, en este aspecto, me gusta compararla con una comedia teatral en la que se toma personajes arquetípicos (el pillo, el bruto, el sensible, la chica guapa, el gruñón, el sabio despistado) y se construye con ellos una historia que es ante todo honesta. No reinventa la rueda, no trata de ser imaginativa ni novedosa ni regenerar el género de la comedia, como una spoof-movie o una comedia ligera. Es comedia popular, burda, absurda y sin sentido, plagada e personajes estereotipados destinada en primera instancia a hacer reír al público. A quien le guste bien, y a quien no, a ver otra cosa. 

Loca Academia de Policía - Crítica de la primera película

Por otro lado, todos los actores y actrices están muy dignos. Hacer comedia, más que les pese a muchos, no es nada fácil. Y el reparto encabezado por Steve Guttenberg (Cortocircuito), Michael Winslow y G.W. Bailey es sencillamente brillante en eso de hacernos reír. Sus interpretaciones solventan la falta de un guión ocurrente y potente, compensando con una fuertísima vis cómica en donde técnicas como el clown se detectan perfectamente, demostrando aquello que a veces hacer reír es más difícil que hacer llorar.

Concrentando, vaya (¡Que serios nos hemos puesto con esta crítica, madre mía!). Que sí, que Loca Academia de Policía es rancia y su humor ha envejecido mucho para los gustos de ahora. Pero los que crecimos con ella nos seguimos riendo a carcajada limpia con sus golpes, aunque luego nos sintamos mal por caer en estos pecadillos de pensamiento. Visto así, tenemos que aceptar que es un pequeño placer culpable para los amantes del cine de los años 80, como buena parte de las películas que componen nuestro especial de cine dedicado a esa época

Valoración

Comedia tontorrona, con algo de mala baba y muy ligera crítica social, pero bastante complaciente respecto al papel de las fuerzas de seguridad en la América de Reagan.

Hobby

56

Regular

Lo mejor

Los personajes son perfectos estereotipos de comedia. Propician múltiples situaciones.

Lo peor

El humor no lo pillarán las nuevas generaciones. Es muy de su momento.

Lecturas recomendadas