War Machine
Análisis

Máquina de guerra (War Machine) - Crítica de la película original de Netflix

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la película original de Netflix Máquina de guerra (War Machine) dirigida por David Michôd y protagonizada por Brad Pitt, Ben Kingsley y Tilda Swinton. Disponible en la plataforma de streaming desde el 26 de mayo.

David Michôd (Animal Kingdom) nos trae una película muy irregular en su tono narrativo pero con un firme objetivo: mostrar “los delirios de grandeza del alto estamento militar y su desconexión con la realidad hasta extremos ridículos, incluso cómicos si no fuera por sus consecuencias catastróficas”, en sus propias palabras.

Mejores películas bélicas a un precio irresistible

Más encomiable en sus pretensiones que en la plasmación del resultado final, Máquina de guerra (War Machine) es una película que peca de ser muy excesiva en varios aspectos: es demasiado larga, demasiado obvia y demasiado caricaturesca. Y a pesar de eso, y de que sus dos horas de errático desarrollo se antojan largas, se ve sin enojo aunque también con el distanciamiento que impone su punto de vista, en el que el espectador lo recibe todo mascado y no tiene posibilidad de hacer una lectura más profunda de la que recibe. Y no varía un ápice de principio a fin.

La película narra el ascenso y la caída de un general estadounidense, unas veces desde un dramático realismo y otras con un humor descarnado, pues no está claro dónde termina la realidad y empieza la parodia. Su visión absurda de un líder nato y seguro de sí mismo nos conduce a las negras raíces de la insensatez y las ínfulas de quien se cree merecedor del éxito sea cual sea el precio para alcanzarlo.

Brad Pitt protagoniza la historia dando vida a un triunfador y carismático general que se basa en parte en Stanley McChrystal. Estuvo al mando de la ISAF -Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad- durante el conflicto armado en Afganistán. Cuando llegó al país asiático, su opinión sobre el presidente de Estados Unidos Obama y algunas de sus acciones crearon gran controversia.

Y así lo dio a conocer el periodista Michael Hastings, que estuvo junto al general y sus tropas durante el mes de abril de 2010, en un artículo escrito para la revista Rolling Stone. De hecho, esta película original de Netflix se basa en el libro "The Operators: The Wild & Terrifying Inside Story of America’'s War in Afghanistan", del fallecido Hastings.

Repartazo para una sátira bélica imprudente

"Brad Pitt era la elección perfecta para el personaje de ese militar que recibe el trato casi de estrella de rock", sostiene el director de Máquina de guerra sobre el actor hollywoodense "que sabe muy bien la posición que ocupa en la industria y está cómodo con su estatus icónico".

Michôd ha querido explotar las dotes de comediante del intérprete, forzando su registro hasta la parodia para encarnar "una caricatura del delirio, el de un individuo que se imagina a sí mismo como uno de los grandes generales de la Segunda Guerra Mundial pero que en realidad es un anacronismo".

Máquina de guerra póster principal español

Curiosamente, Pitt, desde mi humilde punto de vista, siempre ha funcionado fenomenal en este tipo de roles extremos en los que se echa en brazos del histrionismo (Snatch, cerdos y diamantes, Quemar después de leer, Doce monos...) pero en esta ocasión se le ve especialmente poco inspirado, instalado en el hieratismo de la máscara, forzado y casi entumecido, sin llegar a comunicar un abanico real de emociones que justifiquen una caricatura tan aberrante. Un mayor apego a la realidad podría haber sido más demoledor y me viene a la cabeza (cómo no), Michael Moore cuando nos mostró en Fahrenheit 9/11 la reacción de George Bush ante los ataques del 11-S, por poner un ejemplo.

Lo mismo sucede con Ben Kingsley en el rol de Karzai y quizás quien más sorprende para bien es Tilda Swinton, imitando con maestría el acento germano de su personaje (recomiendo el visionado en versión original para poder disfrutar de matices como éste).

War Machine

Scoot McNairy por su parte es el personaje que nos aporta la voz en off y que no se revela hasta mediado el metraje total de la película y puede que también sea uno de los principales problemas de la cinta porque toda la lectura de la historia la hacemos desde su punto de vista y como ya os he comentado desde el comienzo esto nos impide como espectadores participar en la historia construyendo nuestra propia opinión. Todo es demasiado absurdo, delirante y estúpido. Pero entonces, ¿en qué nos convierte eso? ¿En cómplices? ¿Verdaderamente podemos reírnos de haber permitido esto?

Y si eso es lo que ha sucedido hace apenas una década, ¿en qué punto nos encontramos ahora mismo? ¿Se puede romper ese bucle de insensatez o estamos condenados a estar representados por líderes autoencumbrados que no hacen sino meternos cada vez en charcos más profundos?

War Machine

Es la falta de tono general la que hace de Máquina de guerra una criatura endeble, injustificada y que deja un sabor agridulce. Le faltan capas, explotar mejor a su elenco y dejar al espectador entrar a generar sus propias valoraciones.

Al guión de la película se le ha olvidado que hay un ser inteligente enfrente de la pantalla del televisor y que necesita implicarse para mantener la atención durante dos horas con algo más que simplonas pinceladas sobre un personaje que se presta al escarnio pero al que no se puede reventar a tomatazos así, sin más. Puede que lo más inteligente de la película es la sensación que aporta el cameo final de que los errores que se cometen en la política militar de Estados Unidos son cíclicos. De hecho, es lo más aterrador.

Valoración

Endeble comedia que explora el terrero del clásico perdedor que aprende a contentarse con lo que tiene. Es lo suficientemente extraña como para tener un casi inexplicable atractivo, pero nunca remata como para sacarte una carcajada.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El diseño de producción y el hecho de que el director trate de recuperar la sátira bélica, un terreno poco abonado, aunque no le salga del todo bien.

Lo peor

Que te lo dé todo hecho de antemano: como espectador te saca del juego y te cuesta meterte en la película. No es una peli que necesite dos horas.

Lecturas recomendadas