Naruto Historia especial
Análisis

Naruto Historia especial - Análisis del nuevo manga de Kishimoto

Por Daniel Quesada
-

La vida de Naruto ha sido larga y tortuosa, tanto en su propia historia como en la del manga y anime (sobre todo en el anime, ¡menudo relleno!). Después de 70 tomos, el héroe de Konoha acabó su viaje... Al menos, de momento. En Naruto: Historia especial El Séptimo Hokage y el mes de la primavera escarlata (para que luego digan de los títulos de juegos de Capcom), viajamos unos años hacia delante para, al mismo tiempo, volver la vista atrás.

¡Ojo, esta reseña contiene spoilers del final de Naruto!

Así, este Naruto: Historia especial (que muchos conoceréis por su nombre japonés, Naruto Gaiden), que ya está a la venta por cortesía de Planeta de Cómic, nos traslada más de una década después de la Cuarta Guerra Ninja para que conozcamos una aldea de la Hoja que vive en paz, con Naruto ya estabilizado como Séptimo Hokage, Sakura y Sasuke casados (aunque el señor Uchiha es más amigo de estar fuera de casa, cumpliendo misiones) y una nueva generación de ninjas a punto de eclosionar. Boruto promete tener todo el potencial de su padre Naruto (futuras historias como Boruto - Naruto the movie se centrarán en eso), pero la protagonista de esta historia es Sarada, la hija de Sasuke y Sakura.

Naruto Historia especial
Si crees tener conjuntivitis, espera a ver a Shin

La muchacha no tiene especial interés en graduarse como ninja, sino en conocer su pasado. ¿Por qué está su padre, al que nunca ha visto, siempre fuera de casa? ¿Quién es Karin, la chica que aparece en una foto junto a Sasuke? Por avatares del destino, acabará emprendiendo un viaje junto a su amiga e hija de Chouji, llamada Chouchou (parece que hayan escogido el nombre los Mojinos Escocíos, cosas de la diferencia lingüística) y también junto al mismísimo Naruto. El objetivo: encontrar a Sasuke y pedirle explicaciones, aunque el Séptimo Hokage también ha de investigar a un extraño villano con Sharingan llamado Shin...

La extensión de Naruto: Historia especial no es especialmente larga, ya que todo se resuelve en unas 200 páginas. Aún así, da tiempo a presentar y resolver la historia de este villano que mencionamos, descubrir la historia detrás de los padres de Sarada y, sobre todo, a reflexionar sobre el origen y los lazos que hicieron grandes a los protagonistas de Naruto. Así, por las páginas pasan fugazmente personajes tan importantes como Kakashi, Shikamaru o el mismísimo Orochimaru. Ahora bien, precisamente con ese enfoque de ver cómo están ahora los personajes se echa en falta que se cierre el círculo y se muestren a otros ninjas que fueron clave en los comienzos, como Kiba o el gran Rock Lee.

En realidad, la nostalgia se centra sobre todo el equipo 7: Naruto lleva buena parte del peso de la historia (y demuestra ser más "cool" que nunca con su dominio de Kuruma y del modo Ermitaño), pero es una especie de hilo conductor para los verdaderos homenajeados, que no son otros que Sasuke y Sakura. Gracias a este manga los veremos desde otra perspectiva (habrá quien diga que excesivamente lisonjera), en especial a un redimido Sasuke.

Naruto Historia especial
Naruto ya es un "veterano molón"

¿Y qué hay de la nueva generación? Está claro que Sadara es un personaje bien diseñado, tanto en su look como en un carácter bastante más original que el del propio Boruto. Ella sigue su propio camino y tiene genio, pero a la vez solo quiere entender lo que de verdad es el afecto familiar. Por su parte, Chouchou hace de comparsa cómica. Aunque es simpática la idea de que cree que todo lo que conversa la gente es acerca de ella, reconozco que me ha llegado a resultar algo cargante el recurso. Aun así, tiene potencial para convertirse en un personaje interesante de cara al futuro.

No sucede lo mismo con Shin, un villano que, aunque estéticamente mola, tiene un trasfondo un poco simplón. Lo de recuperar a Orochimaru y Akatsuki como catalizadores huele un poco a "historia prestada". Es cierto que en tan pocas páginas no daba tiempo a desarrollar mucho su carácter, pero denota algo de saturación (lógica, después de la maratón de la Cuarta Guerra Ninja) de Masashi Kishimoto a la hora de diseñar grandes némesis. Tiene algún momento chulo, pero donde estén un Pain o un Zabuza...

Y es que, en definitiva, Shin es más bien una excusa para que viajemos, con algún flashback de por medio, a algunos de los grandes momentos de la historia de Naruto y a las bases de la filosofía que hacían grande su historia en materia "sentimental". A la vez, se afianzan los cimientos de un universo de Boruto que apenas acaba de nacer.

Naruto Historia especial

Por cierto, hay que destacar la interesante labor de dibujo que hay detrás de este manga. Muy elegante y atractivo, en la línea del mejor Kishimoto, al que se nota el esfuerzo por dotar de una mayor nobleza a los personajes principales. Las peleas son un pelín confusas, pero el resto es muy resultón.

En definitiva, Naruto: Historia especial es un manga de transición, relativamente intrascendente, pero que se disfruta con calma y sin la saturación propia de los últimos compases del manga original. No hay excesivo drama, pero sí algunas gotas de humor narutil y, sobre todo, de agradecido repaso a la esencia de Konoha.

Valoración

Una historia que, más que hacer avanzar la trama, sirve como homenaje a los orígenes de Naruto. Resulta intrascendente, pero cómoda de leer.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

La personalidad de Sarada es interesante. Mola ver a Naruto y Sasuke como dos ninjas más "sosegados" y sabios.

Lo peor

El villano proyecta demasiada imagen de segundón. Puestos a ser nostálgicos, echamos en falta a algunos históricos del manga.

Lecturas recomendadas