Análisis

Naruto la película 2 - Crítica repleta de clones de sombra

Por Thais Valdivia
-

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo es el extenso título de la segunda película de nuestro alocado ninja. Una película cuya crítica tenéis a continuación.

Argumento: Naruto, Shikamaru y Sakura se encuentran llevando a cabo una misión en la que deben trasladar a una mascota perdida hasta su lugar de origen. Sin embargo, dicho cometido se deja a un lado cuando son atacados por las tropas de un misterioso caballero que se hace llamar Temujin. Durante la contienda, los tres ninjas se separan. Temujin desafía a Naruto a una batalla a muerte, aunque en el clímax del combate los dos caen por un precipicio. Por otro lado, Shikamaru se encuentra con una fortaleza flotante en la que se infiltra para descubrir lo que se oculta en ella. Lo que el joven Nara desconoce es el terrible suceso que presenciará.


Continuamos con nuestro especial dedicado a las películas de Naruto con la segunda entrega, Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra). El filme se estrenó oficialmente el 6 de agosto de 2005, casi un año después de la llegada de la primera película de Naruto (Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō dattebayo!! - Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!-). Hirotsugu Kawasaki sustituyó a Tensai Okamura en la dirección, mientras que el guión fue obra de Yuka Miyata y Kawasaki. Al igual que en el anterior largometraje, este también cuenta con la animación de Studio Pierrot. En total consiguió recaudar más de diez millones de dólares. 

Sasuke no está, Sasuke se fue

Esta segunda película de Naruto se sitúa inmediatamente después de la marcha de Sasuke de Konoha, por lo que en determinados momentos de la historia se nos recuerda lo tristes que están Sakura y el propio Naruto por la desaparición de su amado compañero de fatigas. En un primer momento este hecho se agradece, porque así se contesta a la pregunta de en qué momento de la trama principal podemos incluir este filme, pero a la larga se convierte en algo bastante pesado y que deja de tener sentido en la historia por mucho que Naruto se niegue a aceptarlo.

Al contrario que la primera parte, la historia de Las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra es aburrida y tediosa de seguir, pues es muy predecible. No obstante, hay que indicar que durante los combates se consigue de forma acertada captar la atención del espectador con coreografías muy dinámicas y repletas de acción. Pero no sólo de combates vive el espectador y el fan de Naruto. Es por ello que en general la trama flojea bastante.

Siguiendo con esto, por primera vez aparecen en la gran pantalla personajes del calibre de Gaara, quien no consigue levantar la narración a pesar de que hace verdaderos esfuerzos por ello. Por supuesto, también se nos presentan nuevos guerreros que apenas consiguen quedarse en la retina del espectador, aunque sí que hay que decir que Temujin, el enemigo a derrotar en esta ocasión, es quien se lleva todo el protagonismo en el instante en que se desvela su pasado. 


Una animación digna de un ninja

Uno de los puntos fuertes de Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo, al igual que en el anterior proyecto cinematográfico, es su animación, la cual supera con creces a la que actualmente "disfrutamos" en la serie de televisión (algo que no es muy complicado). Continuamos con una fluidez realmente buena en la que los combates parecen mucho más espectaculares todavía, además de que se resaltan todas las virtudes de todos los héroes que aparecen en pantalla.

La banda sonora sigue siendo un pilar fundamental en la obra, al igual que el trabajo realizado por los seiyuus. A las antiguos temas de la primera parte del anime se unen nuevas composiciones que logran meternos de lleno en la historia y que incluso consiguen ponernos el bello de punta en los momentos clave como, por ejemplo, la llegada de los ninjas de la arena al combate. La banda de pop rock Tube se encargó de interpretar la canción principal de la cinta, Ding! Dong! Dang!


 


Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo consigue hacer grande a la primera película de Naruto, Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō dattebayo!!, puesto que la historia es bastante predecible y realmente floja, además de que no se han corregido los errores de la anterior entrega como, por ejemplo, darle más protagonismo a otros personajes que se lo merece. No obstante, y a pesar de todo ello, el filme es de obligado visionado para todos aquellos seguidores de Naruto que quieran opinar con conocimiento de causa.

Valoración

Esta segunda película de Naruto no consigue llegar al nivel de la primera a pesar de tener todos los ingredientes para ello. Buena animación, pero historia algo floja.

Hobby

55

Regular

Lo mejor

La animación y los combates consiguen mantener pegado al espectador.

Lo peor

Trama predecible que no termina de despegar.

Lecturas recomendadas