Análisis

Naruto la película 3 - Crítica a golpe de rasengan

Por Thais Valdivia
-

Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo es el título de la tercera y última película de la primera parte de Naruto. ¿Estará a la altura? Aquí nuestra crítica.

Argumento: Naruto, Kakashi, Sakura y Lee son enviados a una misión de Rango B en la que deben proteger al heredero del País de la Luna y a su primogénito Hikaru durante un, aparente, tranquilo viaje hasta su palacio. Michiru, que así se llama el príncipe, es un hombre que piensa que todo se puede comprar con una buena suma de dinero, algo que hace cuando, en una de las paradas del trayecto, decide adquirir un circo entero para satisfacer a su hijo, un niño sin amigos. Al llegar a palacio se encontrarán con una situación inesperada en la que Naruto y compañía deberán hacer acopio de todas sus fuerzas. El destino de un país está en sus manos.


Seguimos imparables con nuestro especial de críticas de todas las películas de Naruto con la tercera y última de la primera parte de la serie. Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna), que así se tituló este proyecto cinematográfico, se estrenó en Japón  el 5 de agosto de 2006, un año después del estreno de la segunda aventura de Naruto en la gran pantalla (Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo). Dirigida por Toshiyuki Tsuru (Gungrave), la cinta contó con la producción de Studio Pierrot y reunió tanto a los seiyuus de la serie de animación como a nuevos artistas que les dieron voz a los personajes creados para la ocasión. En total consiguió recaudar más de tres millones de dólares.

Cronológicamente, Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku se sitúa entre los episodios 196 y 200 de la serie de televisión, lo que lo convierte en una pieza más del conocido, temido y, en ocasiones, odiado 'rellenuto'. 

Una promesa tras otra con una moraleja de por medio

Durante la hora y media que dura la película la premisa principal es la de saber ver con claridad qué es lo más importante para cada uno y que nadie puede comprar la dignidad de otros. Lo que al principio parece un buen mensaje lleno de verdad, poco a poco se transforma en algo recurrente en el guión, lo que consigue cansar hasta al más paciente. A esto se le suma el hecho de que Naruto, Sakura, Lee y Hikaru, el hijo del Príncipe del País de la Luna, no paran de prometer una cosa tras otras: seremos amigos, te protegeremos, volveremos a vernos... Aquí pasa lo mismo que con la moraleja anterior: lo poco agrada y lo mucho cansa.

Seguro que a muchos seguidores de la serie os llama la atención un pequeño pero gran detalle de los personajes principales, especialmente relacionado con Naruto: ¡llevan nuevos trajes! Nuestro rubio ninja deja atrás su conocido chándal naranja para ponerse un conjunto más veraniego y moderno, al igual que hacen Sakura, Lee y Kakashi. En lo que respecta a estos últimos, cabe decir que la película los desaprovecha bastante, sobre todo al Jōnin al no dejarle lucirse como merece. Por el contrario, Sakura y Lee, además de Naruto, tienen una pelea clave cada uno aunque, como siempre, la más emocionante es la del protagonista. Asimismo, y desgraciadamente, la cinta no muestra mucha interacción entre los tres genin, por lo que no vemos cómo es el trabajo en equipo entre ellos.

Al igual que el resto de largometrajes, esta también incorpora personajes nuevos que son los pilares básicos de la trama. En este caso encontramos a un padre y un hijo realmente impertinentes y que consiguen sacar de quicio al espectador. De nada le sirve al pequeño cambiar de actitud, pues mantiene ese aire repipi que tan mal queda en pantalla. Aparte, el trío de enemigos a los que nuestros chicos se deben de enfrentar no tienen carisma alguno y apenas se les puede tomar en serio. Una auténtica pena.

Tomando todo esto como referencia, podemos decir que la historia de Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo hace aguas de principio a fin, ofreciendo, aparte, un montaje en el que abundan los cortes bruscos a negro que dan la sensación de que la película está formada por diferentes secuencias relacionadas entre sí que se han montado sin pena ni gloria una detrás de otra. No obstante, hay que amitir que la animación, pesar de tener bajones claramente visibles, ofrece escenas realmente buenas como el momento en Naruto despierta al Kyūbi en la playa o cuando Lee suelta las pesas que lleva en sus tobillos para ir mucho más rápido.

La banda sonora, por otro lado, nos permite escuchar el tema Tsubomi, de MARIA. Asimismo, encontramos melodías de índole tropical que se entremezclan con los temas más conocidos de la primera parte de la serie de animación, por lo que cumple sin más. Una serie de animación que se despide de los cines con esta película que, si bien podría haberse dividido en capítulos y haberlos metido en el conocido relleno, no deja nada a la imaginación, pero que se deja ver en cualquier momento. ¿A vosotros qué os pareció?


No os perdáis el resto de críticas de las películas de Naruto:

- Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! -(Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

- Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

Valoración

Película previsible y llena de altibajos que presenta un montaje desesperante. Sólo para fans que quieran apuntar el "visto" a la lista de películas de Naruto.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Las secuencias de lucha tanto en la playa como en el castillo. Cambio de 'look' de Naruto.

Lo peor

Montaje algo raro que se une a unos nuevos personajes realmente insoportables.

Lecturas recomendadas