Análisis

Naruto Shippūden: los herederos de la voluntad de fuego - Crítica

Por Thais Valdivia
-

La Voluntad de Fuego llega a Naruto Shippūden gracias a la cinta Gekijōban Naruto Shippūden: Hi no Ishi o Tsugu Mono. Veamos si nuestra crítica también hace arder dicha voluntad.

Argumento: Varios ninjas portadores de Kekkei Genkai de todos los países comienzan a desaparecer y todos ellos culpan a la Nación del Fuego. Por orden de Tsunade, Hatake Kakashi se sacrifica para que no estalle la Cuarta Guerra Ninja. Naruto, tras haber recibido un regalo muy importante de su sensei, no duda en hacer frente a sus amigos antes de que su maestro cometa una locura. ¿Será capaz Naruto de transmitir su Voluntad de Fuego a sus compañeros?


Retomamos nuestro especial dedicado a las películas de Naruto con la tercera entrega de la saga Naruto Shippūden. Gekijōban Naruto Shippūden: Hi no Ishi o Tsugu Mono (Naruto Shippūden, la Película: los Herederos de la Voluntad de Fuego) llegó a los cines nipones el 1 de agosto de 2009 bajo la dirección de Masahiko Murata. La cinta, animada por Studio Pierrot, se estrenó con motivo de las celebraciones por el décimo aniversario del nacimiento de la obra más famosa del mangaka Masashi Kishimoto.

Hi no Ishi o Tsugu Mono se desarrolla justo después del arco de Hidan y Kakuzu y antes del arco de relleno del Sanbi, por lo que a lo largo de la cinta se nos recuerda qué personaje se ha quedado por el camino por culpa de estos dos temidos Akatsuki y cómo Shikamaru acepta el legado que le ha dejado esa persona. 

"Aquellos que no cuidan a sus amigos son peor que escoria"

Uno de los elementos clave de Los Herederos de la Voluntad de Fuego es el hecho de que nuestros protagonistas pasan de ser meros espectadores de un conflicto (al que luego se unen para ayudar al personaje de turno) para ser los principales actores de una obra en la que desde un primer momento se nos pone en la tesitura de tener que escoger bando como si de una Civil War ninja se tratara. Por un lado tenemos a Naruto, a Sakura y a Sai, quienes desobedecen las órdenes de Tsunade y lo dejan todo para ir a por su sensei; por otro, nos encontramos con Shikamaru, líder de un grupo formado por los amigos de nuestro aspirante a Hokage cuya misión es parar los pies a los tres fugitivos a toda costa. Mientras esta confrontación tiene lugar, Tsunade y Gaara deben hacer todo lo posible para que no estalle la que sería la Cuarta Guerra Ninja.

Como hemos comentado antes, no sólo el Equipo Kakashi/7 (Naruto, Sakura y Sai) es el principal en esta historia, sino que también tenemos al Equipo Kurenai/8 (Hinata, Kiba y Shino), al Equipo Asuma/10 (Shikamaru, Ino y Chōji) y al Equipo Gai (Lee, Tenten y Neji). Ver a todos los Gennin (algunos ya Chūnin y Jōnin) más importantes compartir plano en un principio puede dar algo de miedo, pues es lógico pensar que no se van a poder lucir todos como merecen, pero lo cierto es que en Los Herederos de la Voluntad de Fuego todos y cada uno tienen su momento de gloria ante la cámara. Merecida mención merece cómo entre todos logran derrotar a la "mascota" del malo de turno.

Durante la más de hora y media que dura la cinta, además de mostrarnos algunos flashbacks con los momentos más importantes de la serie hasta el momento (la muerte de Asuma, el sacrificio de Obito, etc.), se nos repite una y otra vez la moraleja principal: estrecha lazos con aquellos a quien amas y no te rindas aunque parezca que todo está en tu contra. Una enseñanza que también se nos recuerda en el manga original de Masashi Kishimoto y que es la que le da sentido a la película. Eso sí, en los minutos finales resulta cargante que se ande repitiendo una y otra vez lo mismo cuando queda realmente claro a la quinta ocasión en que se dice. 


Unidos para defender al Rey

Al contrario que el anterior largometraje, Naruto Shippūden, la Película: los Herederos de la Voluntad de Fuego cuenta con una animación muy buena que no decae ni en las secuencias de más acción, lo que se agradece bastante. La proporción de los personajes y sus expresiones faciales se han recreado realmente bien para alegría de todos aquellos que han visto todas las películas de Naruto (hasta llegar a esta) esperando algo bueno. Parece que el hecho de ser el filme que conmemora el décimo aniversario del nacimiento del manga fue un buen aliciente para Studio Pierrot.

Otro de los puntos fuertes de la obra es la banda sonora, comenzando por el tema principal Dareka Ga, interpretado por el dúo Puffy AmiYumi. Siguiendo la tradición de las anteriores películas, esta también incluye melodías sacadas directamente del anime, pero también cuenta con canciones originales llenos de fuerza y que nos meten de lleno en esta situación tan particular. Un ejemplo de buen tema es el que suena en el instante en que da comienzo el asalto final entre Naruto y el enemigo final.


Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! (Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna).

Gekijōban Naruto Shippūden (Naruto Shippūden: La Película)

Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna (Naruto Shippūden, la Película: Lazos)

Valoración

La Voluntad de Fuego es una oda a la amistad en la que podemos disfrutar de unos combates sorprendentes mientras pensamos en qué bando nos posicionamos. ¿Shikamaru o Naruto?

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

Las escenas de lucha poseen una animación muy fluida y ligera. Aparición de (casi) todos los persona

Lo peor

Algunos cabos sueltos en cuanto a la narración y secuencias que rompen por completo el ritmo.

Lecturas recomendadas