Análisis

Naruto Shippūden: The Lost Tower - Crítica

Por Thais Valdivia
-

Gekijōban Naruto Shippūden: The Lost Tower nos transporta al pasado para luchar por el futuro del mundo ninja. ¿Podrá nuestra crítica ayudar a nuestro aspirante a Hokage?

Argumento: Con el objetivo de capturar a un ninja fugitivo, el Equipo Kakashi viaja hasta las ruinas de Ouran, donde acorralan al enemigo de nombre Mukade. Este último consigue despertar el poder de las ruinas, haciendo que una gran columna de luz se le trague tanto a él como a Naruto. Cuando el protagonista despierta se da cuenta de que ha viajado al pasado.


Aún con la Voluntad de Fuego ardiendo en nuestro interior continuamos con el especial centrado en las películas de Naruto con la cuarta parte de la saga Shippūden. Gekijōban Naruto Shippūden: The Lost Tower se estrenó en las sagas de cine de Japón el 31 de julio de 2010, consiguiendo una considerable aceptación en taquilla. Dirigida por Masahiko Murata, Junki Takegami se encargó de escribir un guión que transcurre antes del ataque de Pain sobre Konoha.

Antes de la proyección de la película, aquellos que se pasaron por el cine pudieron ver en la gran pantalla la OVA Gekijōban Naruto Soyokazeden – Naruto to Mashin to Mittsu no Onegai 'ttebayo!! en la que nuestros chicos pasan un divertido día en la playa en compañía de un genio de la lámpara muy particular. 

Es hora de volver al pasado

La premisa principal de The Lost Tower es el encuentro entre Uzumaki Naruto y Namikaze Minato, el Cuarto Hokage, tal y como se pudo ver en los infinitos tráilers que vieron la luz antes del estreno del filme. Para que dicho encuentro tuviera lugar era necesario que nuestro héroe viajara en el tiempo, por lo que los responsables se sacaron de la manga una trama que peca de aburrida y cuya narración se podría definir como soporífera. A pesar de que la obra comienza con más acción que nunca, paulatinamente dicha acción va decayendo de tal manera que uno sólo espera que el final llegue cuanto antes.

Parte de la culpa de que la historia no sea todo lo eficiente que debería se debe a un guión vacío en el que se repiten una y otra vez las mismas frases y credos, como el hecho de no rendirse nunca, que debemos proteger lo que más queremos y que si uno se esfuerza puede conseguirlo todo. Asimismo, no ayuda para nada el hecho de que sea el propio Naruto el que lleve completamente el peso de la trama durante la casi hora y media que dura la película y que la aparición de sus compañeros Sakura, Sai y Yamato (quien sale por primera vez en una cinta de Naruto) sea más una mera curiosidad que una ayuda para el protagonista y un alivio para el espectador.

Hablando de apariciones, tal y como hemos apuntado antes, el hecho de que Minato salga en pantalla es el reclamo principal del filme, pero todo queda en un quiero y no puedo tras comprobar que Yondaime Hokage no aparece tanto como uno querría. Lo único destacable son los minutos finales en los que Naruto y el propio Minato, aparte de colaborar en el combate final, protagonizan un momento muy intenso que podría haber dado mucho más de sí si no hubieran malgastado metraje en otros menesteres, como en la mencionada pelea contra el enemigo final.

Los personajes nuevos que se nos presentan son bastante flojos y no ofrecen nada nuevo ni sorprendente. En el caso de la reina Sara nos encontramos con la típica chica criada entre algodones que, aunque ha pasado por un momento traumático, sólo se preocupa de sí misma hasta el instante en que se cruza con Naruto y cambia completamente, pasando a convertirse en la protectora del reino incluso a costa de su propia vida. Mukade / Anrokuzan, el malo de turno, más que provocar miedo o imponer respeto, lo que hace es hastiar hasta el infinito al ser tan insistente y al poseer más evoluciones que Freezer. El combate contra él resulta muy pesado al tener más asaltos de los necesarios, lo que da la sensación de que, al no encontrar nada más que aportar, los guionistas han tirado por ese camino para rellenar más minutos de metraje.

Gekijōban Naruto Shippūden: The Lost Tower intenta introducirse dentro de la historia general de Naruto, pero lo cierto es que no le sale del todo bien. En uno de los flashbacks aparece la inauguración del puesto de ramen Ichiraku y a unos jóvenes Gai, Asuma, Shizune y Kakashi haciendo cola para comer allí. Bien, según se ha confirmó con la salida al mercado del tercer databook, la inauguración del Ichiraku tuvo lugar 34 años antes del inicio de la historia original, mientras que la película se desarrolla 21 años antes de dicho comienzo, por lo que no se sigue la línea temporal original. Aparte, en el manga Sarutobi Hiruzen, el tercer Hokage, aún conserva su color de pelo durante el ataque del Zorro de Nueve Colas, mientras que en la cinta aparece ya con canas. Curiosidades del mundo Naruto que los más acérrimos no dejan pasar.

Tanto la animación como la banda sonora son los dos puntos fuertes de este largometraje. Parece que Studio Pierrot, tras Los Herederos de la Voluntad de Fuego, cogió carrerilla y se puso manos a la obra para hacer una animación fluida y a la altura de la expectativas a pesar del flojo guión. Los temas que componen la banda sonora continúan sacando lo mejor de los personajes y de las escenas que protagonizan gracias a un ritmo trepidante y que sabe sacar adelante cualquier situación. Kana Nishino es la encargada en esta ocasión de interpretar la canción principal, If, una canción muy movida que se puede escuchar al completo durante los créditos. Unos créditos que al llegar a su fin no tienen escena final, una auténtica pena.


Gekijōban Naruto Daikatsugeki! Yukihime Ninpōchō Dattebayo!! (Naruto, la Película: ¡El Rescate de la Princesa de la Nieve!).

Gekijōban Naruto Daigekitotsu! Maboroshi no Chiteiiseki Dattebayo!! (Naruto, La Película: las ruinas ilusorias en lo profundo de la tierra).

Gekijōban Naruto Daikōfun! Mikazukijima no Animaru Panikku Dattebayo (Naruto, la película: ¡La gran excitación! Pánico animal en la isla de la Luna).

Gekijōban Naruto Shippūden (Naruto Shippūden: La Película)

Gekijōban Naruto Shippūden: Kizuna (Naruto Shippūden, la Película: Lazos)

Gekijōban Naruto Shippūden: Hi no Ishi o Tsugu Mono (Naruto Shippūden, la Película: los Herederos de la Voluntad de Fuego)

Valoración

A pesar de tener una animación y una BSO a la altura, el guión de The Lost Tower hace aguas por todas partes, aparte de que se nos vende una aparición esporádica como un "evento especial".

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Animación fluida y espectacular que destaca en las escenas con mucha acción.

Lo peor

Historia vacía y desarrollo muy lento que culmina en un enemigo final soso y sin atractivo.

Lecturas recomendadas