NBA 2K17
Análisis

NBA 2K17 - Análisis del juego de baloncesto de PS4, Xbox One y PC

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS4

Con el análisis de NBA 2K17 para PS4, Xbox One y PC, constatamos que la dinastía de Visual Concepts no tiene fin. Por enésima temporada consecutiva, la franquicia ha ganado el anillo, merced a una pasión por el deporte que es historia viva de los videojuegos.

El género deportivo ha sido siempre uno de los más atractivos en el mundillo de los videojuegos, pero su asociación a un calendario anual hace que, dentro de cada saga, no siempre haya un salto demasiado apreciable entre una entrega y su predecesora. No es el caso de NBA 2K, que, como los San Antonio Spurs, lleva más de quince años compitiendo al máximo nivel, mostrando una pasión enfermiza por el baloncesto y marcando el camino a sus rivales, a algunos de los cuales incluso ha dejado en estado clínico. A otros, simplemente, los ha dejado en ridículo, y sigue haciéndolo.

NBA 2K17

NBA 2K17 es ya la cuarta entrega para PS4 y Xbox One. Cuando dio el salto en 2013, lo hizo ya con una grandísima base, al apostar por un nuevo motor gráfico y por un enfoque cinematográfico para su modo Carrera. Visual Concepts podría haberse dormido en los laureles, y más ante la falta de competencia de esa alma en pena llamada NBA Live, pero, lejos de hacerlo, ha ido introduciendo cambios cada temporada para erigirse como miembro del Salón de la Fama sin siquiera haberse retirado. Hemos dicho muchas veces que ésta es la mejor saga deportiva que existe, y nos reiteramos una vez más, como Stephen Curry con sus triples imposibles. Bienvenidos al club, a este curso baloncestístico 2016-2017.

¡Ha sonado ‘chof’!

La saga tiene una jugabilidad muy asentada, pero todos los años sube otro peldaño con pequeños cambios y nuevas animaciones que contribuyen a que todo resulte más natural. Es fácil interiorizar las mecánicas principales, pero, para dominarlas, hay que embadurnarse las manos de polvos de talco y echar más horas que LeBron James en el gimnasio. Si sois nuevos, agradeceréis la presencia de un útil tutorial para el que se ha contado con la colaboración de Mike Krzyzewski, alias Coach K, el que fuera seleccionador de Estados Unidos hasta los recientes Juegos Olímpicos de Río, así como entrenador de la Universidad de Duke.

De primeras, la novedad que más llama la atención es el nuevo sistema de tiro, cuya barra de potencia está adosada a una semicircunferencia completa. No sucede como en los últimos años, cuando había que detener el indicador justo a la mitad. Ahora, hay que procurar pararlo justo antes de que haga tope al final de la curva de 180º, y eso incluye también las bandejas, que ya no están exentas. Si lo clavamos, el indicador se pondrá verde y significará que el tiro va a entrar con un 100% de probabilidad. Se ha añadido un pequeño factor de corrección, de modo que, si sois de los que arman el brazo con el joystick derecho, tendréis que apuntar bien, para que el balón no se vaya a la izquierda o a la derecha del aro. El tamaño del indicador depende de la muñeca del jugador y de la distancia a la canasta. En ese sentido, manejar a Curry es una auténtica maravilla, pues, esta vez sí, podemos dejarnos embargar por su espíritu y clavar triples desde casi medio campo sin pestañear. Y hablando de tiros de tres, el concurso del All-Star bebe de una mecánica muy similar y resulta más natural que otros años. El concurso de mates se mantiene igual, con secuencias de pulsar botones en el momento exacto.

A la hora de encarar el aro, se han mejorado también las segundas oportunidades. Ahora, es posible hacer palmeos en el aire o coger el rebote y embocar la pelota sin tener que pasar previamente por el suelo. En el aspecto defensivo, los tapones son más viscerales y creíbles. Esto es algo que decimos todos los años, pero, realmente, es así. Visual Concepts siempre encuentra alguna pequeña arista que mejorar para acercarse más y más a la realidad.

El manejo del balón también se ha remozado. Es más fácil encadenar quiebros, pero también es más sencillo cometer faltas en ataque. Si corremos como un pollo sin cabeza, arrollaremos al rival de turno y el árbitro echará mano del silbato ipso facto. Como contrapunto, el sistema de robos se ha mejorado mucho y resulta más fácil tanto birlarles el balón de las manos a los rivales como desviar pases en el aire. Eso sí, hay que meter la mano en el instante preciso o cargar con fundamento, pues, de lo contrario, nos pitarán la personal.

La dificultad de los rivales se puede configurar entre cinco niveles: rookie, pro, all-star, superestrella y Salón de la Fama. Cada equipo juega como lo haría en la realidad, por lo que, si jugamos contra los Warriors, habrá que estar muy encima de Curry, para que no nos haga un traje desde el infinito y más allá. Asimismo, los rivales son conscientes de cuál es el marcador y si, por ejemplo, van perdiendo por cinco o seis puntos a falta de un minuto, buscarán triples y, en caso de fallar y coger el rebote, volverán a sacarlo al perímetro para hacer otra intentona.

NBA 2K17

El pizarrón de la mejor liga del mundo

Hacer un juego de la NBA, una licencia unificada, tiene sus ventajas, porque no es lo mismo recrear una sola liga de treinta equipos, cada una con una plantilla corta, que hacer un juego de fútbol con cientos de equipos y miles de jugadores. Ahora bien, hay que levantarse y aplaudir el trabajo de enciclopedia que hace Visual Concepts cada temporada. No sólo es que se incluyan todas las estadísticas históricas de cada jugador o cada equipo, sino que están hasta los entrenadores, los técnicos asistentes, los propietarios de las franquicias o el comisionado. Además, hay 45 equipos clásicos de toda la historia, desde los años 60 hasta la actualidad.

Como ya es habitual, se ha incluido también la Euroliga, y el estudio ha prometido que estará más actualizada que en años anteriores, gracias al cambio de formato que ha sufrido la competición, aunque, por ahora, no se ha producido la actualización que lo ponga todo al día, que imaginamos que llegará cuando dé comienzo la competición, en octubre. De hecho, ahora mismo, chirría alguna cosa de la que no son muy conscientes en Estados Unidos, como la presencia de Sergio Rodríguez en el Real Madrid, pese a que ha hecho las maletas con destino a Filadelfia. Aun así, es un esfuerzo que se agradece, y más teniendo en cuenta la cultura egocéntrica que se tiene del baloncesto por aquellos lares, ejemplificada en el hecho de denominar ‘campeones del mundo’ a los ganadores del anillo. Aparte de los dieciséis equipos de la Euroliga, hay otros cinco de la EuroCup. España tiene una representación destacada, pues están el Real Madrid, el Barça, el Laboral Kutxa Vitoria, el Unicaja Málaga y el Valencia Basket.

También hay un par de selecciones nacionales. Concretamente, están la de Estados Unidos y la de Australia de los recientes Juegos Olímpicos de Río. A ellas, hay que añadir el Dream Team de 1992, con Michael Jordan, Larry Bird, Patrick Ewing y compañía, que es un contenido descargable que, a priori, viene incluido dentro de la caja del juego. Nos habría gustado que 2K hubiera hecho un esfuerzo extra en este apartado y que hubiera incluido también a otras selecciones, como la española, pues, de hecho, no tendría ni que crear a sus jugadores desde cero, habida cuenta de que casi todos proceden de equipos de la NBA o de la Euroliga. De hecho, la de Australia se ha incluido como ‘premio’ por la fidelidad que hay allí a la saga. Teniendo en cuenta que la saga también vende muy bien aquí y que es el único territorio donde tiene comentarios en un idioma distinto al original…

NBA 2K17

Mención especial merece el programa semanal 2K TV, incluido dentro del propio juego. En él, se ofrecen entrevistas a jugadores de la liga, se muestran sesiones de captura, se habla con fans, se muestran las mejores jugadas… Este año, hay incluso preguntas interactivas con cuatro posibles respuestas, de modo que, si acertamos, obtenemos monedas virtuales, lo cual se agradece. No hay ninguna otra saga deportiva que tenga algo similar. Es un ejemplo más de que la serie juega en su propia liga, donde nadie le puede plantar cara.

Reloj, no marques las horas

Ojalá el reloj le hiciera caso al mítico Andrés Montes y hubiera tiempo ilimitado para poder disfrutar de todo lo que ofrece NBA 2K17, porque estamos ante el juego deportivo más vasto con muchísima diferencia. La nómina de modos de juego es realmente abrumadora. No hay grandes novedades respecto a otros años, todo sea dicho, pero las hay, y conviene hacer un resumen de todo lo que cabe en un simple disco.

Para empezar, tenemos los modos más rápidos y directos, con amistosos tanto offline como online, con la posibilidad de jugar los mismos partidos que haya cada día en el calendario oficial de la liga. Hay también pachangas callejeras, desde uno contra uno a cinco contra cinco, ya sea a cancha entera o a media cancha. Además, es posible disputar una temporada o unos playoffs sueltos, si bien los verdaderos fans del juego abrazarán otras modalidades mucho más profundas y duraderas: Mi GM y Mi Equipo.

NBA 2K17

En Mi GM, hay que meterse en la piel de un general manager y gestionar infinidad de aspectos de una franquicia: contratación de empleados, elecciones del Draft, negociación con agentes libres, preparación física, puesta en marcha de promociones para atraer aficionados, peticiones del propietario, sugerencias de los jugadores… Como en la realidad, hay que tener en cuenta el presupuesto y el impuesto de lujo a la hora de proponer traspasos, intercambiar rondas de Draft o cualquier cosa que se nos ocurra.

El gran salto se produjo el año pasado, así que, básicamente, tenemos una actualización de lo que ya había, que era mucho y muy bueno. Así, pueden hacerse expansiones de la liga hasta 36 equipos y reubicar la franquicia en otra ciudad, para lo cual hay que tener en cuenta la potencial asistencia de aficionados, el coste de las instalaciones o la aprobación del resto de propietarios. Podemos diseñar nuestro propio pabellón, la equipación, el logo, los colores… Fuera del modo Mi GM, también podemos crear una liga propia y hacer campeonatos online con nuestros amigos.

En Mi Equipo, hay que crearse un equipo a base de obtener cromos, ya sea sacándolos de sobres aleatorios o participando en pujas. Es la fórmula del Últimate Team de FIFA, pero potenciando la sensación de coleccionismo, pues hay un álbum donde podemos ver todo lo que vayamos recabando: jugadores, pabellones, balones, equipaciones históricas, pizarras de equipos… Con el equipo que nos creemos, podemos participar en Desafíos, que recrean momentos históricos de la NBA; Dominación, donde nos enfrentamos a todos los equipos de la liga; Liga online, con nueve divisiones; y pachangas de Blacktop.

NBA 2K17

Naranjito for president

En este análisis de NBA 2K17, habréis echado en falta el sintagma mágico ‘Mi Carrera’. Pues bien, el modo estrella de la saga vuelve por todo lo alto, con una nueva historia y nuevas mecánicas. Realmente, si Visual Concepts quisiera, podría hacer un título basado únicamente en este modo y la gente seguiría más feliz que una perdiz, porque es a lo que más se juega con diferencia, y por una buena razón. Ninguna otra saga consigue hacerte sentir dentro del deporte profesional como lo logra ésta.

Desde que la saga dio el salto a PS4 y Xbox One, este modo cinematográfico ha cautivado a todos, cada año con un argumento rehecho desde cero e, incluso, con las voces de numerosos jugadores de la liga. El año pasado, quedamos bastante desencantados con Livin’ da Dream, la burda historieta que se sacó de la manga Spike Lee, pero Visual Concepts se ha redimido con otra historia que tiene pedigrí deportivo, pues el guión es de Aaron Covington y participa el actor Michael B. Jordan. Por si no os suenan sus nombres, se trata del guionista y del protagonista de Creed: La leyenda de Rocky, respectivamente.

Nuestro álter ego, al que apodan Mr. President o Pres a secas, empieza en la Universidad, donde debe labrarse una reputación, de cara a obtener la posición más alta posible en el Draft. Una vez drafteados, nos meteremos de lleno en la vorágine de la liga, pero con una importante novedad respecto a otros años: pronto, formaremos un dúo dinámico con otro novato del equipo, Justice Young, interpretado por el citado Michael B. Jordan, que será un currante que se machacará todo el día en el gimnasio y con el que trabaremos una fuerte amistad.

NBA 2K17

Poco a poco, ese vínculo hará que se autodenominen ‘Zumo de Naranja’, un apodo un tanto ridículo que sirve para ejemplificar una de las novedades más destacadas de Mi Carrera. Siempre que saltemos a la cancha, ya sea como suplente en los primeros partidos o como titular una vez consolidados, estaremos acompañados en el quinteto por Young, de modo que, si llevamos a cabo alguna acción espectacular junto a él, se activará ese particular zumito, que permitirá alternar el control entre ambos.

En general, la estructura de Mi Carrera es mucho más apetecible este año, algo que se observa desde el minuto 1, cuando Kobe Bryant y el Michael B. Jordan de carne y hueso le dan entrada. El exjugador de los Lakers, que es la portada de la edición especial, te desea que tengas una buena carrera… pero que no llegue a ser mejor que la suya. Las escenas de vídeo están bien dosificadas y tocan diferentes palos, como las novatadas o los rumores de traspaso. Hay novedades muy agradecidas, como que Shaquille O’Neal y Kenny Smith nos entrevisten a la conclusión de un partido, si hemos sido el MVP. Los vaciles están asegurados. Cómo no, en muchos diálogos, hay dos opciones de respuesta.

En esta ocasión, antes de empezar, no sólo hay que elegir en qué posición queremos jugar. También hay que elegir qué arquetipo queremos encarnar, como francotirador, organizador o penetrador, por ejemplo, lo que condiciona la medida en que podremos evolucionar cada uno de los diez parámetros estadísticos que hay: triples, anotación desde el poste, agilidad, rebotes… Del mismo modo, la altura, el peso, la envergadura y la anchura de hombros condicionan nuestras virtudes y nuestros defectos. Por tanto, hay que saber muy bien lo que se quiere antes de empezar, ya que, luego, no se puede cambiar. Además, ya no hace falta tener Kinect o PS Camera para poder escanearse la cara y que el jugador sea lo más parecido a nosotros. Basta con bajarse una app gratuita para el móvil y gestionarlo a través de ella.

NBA 2K17

La organización del calendario es más amplia ahora, y hay mucha mayor disponibilidad para hacer cosas, más allá de disputar partidos. En particular, ha mejorado el enfoque de los entrenamientos y los patrocinios. Por un lado, hay sesiones de entrenamiento individuales, que son voluntarias, y de equipo, de modo que todo lo que hagamos contribuirá a nuestra progresión. Además de ejercicios con el balón, hay una sala de musculación con varios minijuegos, como sentadillas, saltos, skipping o press de banca. Por otro lado, en los patrocinios, tenemos margen para negociar el número de eventos publicitarios a los que se nos exige asistir, así como el pago. Además de otorgar diversas recompensas, como zapatillas especiales, esos patrocinios, algunos de los cuales exigen exclusividad (no puedes estar con Under Armour y con Adidas a la vez), pueden granjearnos un buen puñado de monedas virtuales, lo cual se agradece muchísimo respecto a otros años. Eso sí, advertimos de que sigue habiendo micropagos que, por un ojo de la cara, pueden dar más monedas con las que mejorar al jugador, algo que puede ser peligroso para el equilibrio del online.

Fuera de la cancha, también se ha mejorado mucho la ambientación. Por un lado, hay un sistema de mensajes para estar en contacto con otros personajes e, incluso, con jugadores de la liga, que se pondrán en contacto con nosotros para hacer cosas, lo que se puede traducir en interesantes recompensas. Además, hay una red social en la que veremos infinidad de comentarios que irán acompasados con lo que esté sucediendo en ese momento concreto de la temporada. De hecho, si hacemos alguna acción espectacular durante un partido, la cámara enfocará a la grada por unos instantes y tal vez veamos lo que acaba de tuitear alguien al respecto.

Dentro del modo Mi Carrera, hay dos submodos online en los que podemos hacer uso de nuestro álter ego. El primero es Mi Parque, con canchas callejeras en las que demostrar nuestra habilidad en rápidas pachangas contra otros jugadores. El segundo es Pro-Am, donde podemos crear un equipo con amigos para disputar partidos serios de cinco contra cinco. Lo malo de estos modos es que, por algún motivo, el control no es exactamente igual al del resto de modos. La jugabilidad es similar, pero con un tono áspero y tosco que no nos acaba de convencer, pues repercute en cosas como la gestión del indicador de tiro.

NBA 2K17

¡Brrrrrrrrrrrrrr!

Valga otro recurso de Andrés Montes, en este caso una onomatopeya, para expresar las bondades audiovisuales de las que hace gala NBA 2K17. De nuevo, nos encontramos ante un juego que hace cosas con las que otros no pueden ni soñar, por muy fuerte que lo intenten.

Gracias al motor EcoMotion, la apariencia general de los partidos es excelente. Lo que sucede sobre la cancha es tremendamente verídico, desde las animaciones de los jugadores hasta los reflejos del parqué o el bullicio de las gradas, que se quedan desiertas en los últimos minutos si el equipo local está recibiendo un severo correctivo. El parecido de la mayoría de jugadores está muy logrado, y el efecto del sudor es impresionante.

Este año, Visual Concepts ha puesto un gran empeño en recrear el tipo de iluminación de cada uno de los treinta pabellones de la liga, por lo que algunas gradas están penumbra, mientras que otras están igual de alumbradas que el parqué. De hecho, se ha ido a cada una de esos recintos para grabar el sonido ambiente de todos: el público, las bocinas que marcan el final de la posesión, el eco del balón… Sólo podemos reprochar algún efecto extraño que hemos visto esporádicamente en la física de la pelota y algún pequeño glitch de cuerpos traspasándose o texturas de la ropa desaparecidas. Nada grave, en ningún caso.

NBA 2K17

La sensación de retransmisión televisiva se ha potenciado aún más. Durante los partidos, hay nuevos rótulos con fotografías que indican las estadísticas de los jugadores que estén destacando, así como gráficos. Antes de los partidos, vemos una breve presentación a cargo de Ernie Johnson, el ‘doctor’ Shaquille O’Neal y Kenny ‘The Jet’ Smith. Eso sí, hablan en inglés y no hay subtítulos en castellano. Algo similar sucede con las entrevistas con que se amenizan algunas esperas entre cuartos, en las que nuestro álter ego del modo Mi Carrera o diferentes figuras de la liga comentan aspectos de lo más variados, como las diferencias entre la NBA y la universidad, el compromiso con una franquicia, los rumores de traspasos... De nuevo, y perdón por la insistencia, ¿hay alguna otra saga que haga esto?

Por quinto año consecutivo, en España, contamos con los comentarios de Sixto Miguel Serrano, Antoni Daimiel y Jorge Quiroga, tres de los mayores expertos de la NBA que hay en nuestro país. La narración está muy bien hilada, salvo algún fallo puntual, si bien nos gustaría que se metieran más anécdotas y análisis técnicos de los equipos y los jugadores de la liga. Una vez creada ya toda la base, sería bueno ir más allá de la descripción del partido para ofrecer análisis de contexto. En ese sentido, es posible cambiar a los comentarios en inglés, que cuentan con algunas particularidades que no están replicadas en la versión en castellano. Con el audio original, hay siempre tres comentaristas en la cabina, comandados por Kevin Harlan y Greg Anthony. El tercero suele ser Steve Smith, pero puede ser sustituido por otros dos exjugadores como Chris Webber o Brent Barry en determinados partidos, así como por la periodista Doris Burke. A pie de campo, está también David Aldridge, que hace análisis e, incluso, entrevistas con los entrenadores. Precisamente, en algunos tiempos muertos, escuchamos a los técnicos dando consignas. ¿Alguien da más?

Por ir terminando, la banda sonora cuenta con 50 temas, que abarcan hip hop, pop y rock, fundamentalmente. En general, es muy buena, aunque quizás no tan atractiva como la de algunas de las entregas de los últimos cinco años. Por ejemplo, aunque esto es subjetivo, los tres temas de Imagine Dragons que hay distan mucho de estar entre los mejores de su discografía, lo cual es llamativo, teniendo en cuenta que los ha elegido el propio grupo de Las Vegas. Eso sí, el rap, un género muy ligado a la NBA y difícil de tragar para muchos, como un servidor, es muy digerible en esta ocasión, con temas más suaves y melódicos.

NBA 2K17

¡Ratatatatatatatatatatatatatata!

Por enésima vez, cual Gregg Popovich, Visual Concepts se ha sacado del aro un simulador deportivo que es, con diferencia, el mejor del año, no sólo por la jugabilidad que ofrece dentro de la cancha, sino también por su predisposición a mejorar fundamentos técnicos e introducir novedades de peso cada año, especialmente en lo que se refiere al modo Mi Carrera, que es un juego en sí mismo. Si Sauron era el Señor de los Anillos de la Tierra Media, NBA 2K17 lo es del deporte virtual. La dinastía no tiene fin.

Valoración

La dinastía de Visual Concepts sigue perpetuándose en el tiempo. NBA 2K17 es, con diferencia, el mejor simulador deportivo del año. No es sólo que su remozada jugabilidad sea excelsa o que sus modos den para toda la temporada, sino que cuida hasta el más mínimo detalle de la presentación audiovisual, para hacer las delicias de cualquier fan.

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

Mi Carrera, muy mejorado: escenas de vídeo, entrenamientos, patrocinios... La profundidad de Mi GM. Los múltiples retoques jugables. Todo huele a NBA.

Lo peor

Modos como Mi GM y Mi Equipo vienen de una base tan buena que no sorprenden. Los comentarios en castellano hacen que se pierdan detalles del original.