Negación (Denial)
Análisis

Negación (Denial) - Crítica del drama judicial de Rachel Weisz

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica del drama judicial Negación (Denial) de Mick Jackson protagonizada por Rachel Weisz, Tom Wilkinson y Andrew Scott sobre la negación del Holocausto. Estreno en cines el 12 de abril de 2017.

Si os apasionan los dramas judiciales con enjundia, Negación (Denial) es una de esas películas que no debéis pasar por alto. A pesar de circunscribirse a unas coordenadas temporales muy concretas la historia narrada, basada en hechos reales ocurridos a finales de los 90, nos lleva de lleno a comprender qué nos está pasando a día de hoy, en plena ebullición de los populismos y de las mentiras que buscan consolidarse a base de ser repetidas una y mil veces y encuentran su caldo de cultivo ideal en redes sociales.

Las mejores ofertas del día y flash en Amazon

La historiadora estadounidense Deborah Lipstadt (Rachel Weisz), especializada en el holocausto judío en la II Guerra Mundial y profesora universitaria, es denunciada por difamación por el "historiador" británico David Irving (Timothy Spall).

En su libro "La negación del Holocausto", Lipstadt tachaba a Irving de mentiroso, pues en sus trabajos éste negaba el exterminio de judíos en Auschwitz basándose en paupérrimas explicaciones y afirmaba que Hitler había sido la mayor fuerza unificadora de Europa. Lipstadt se sentará entonces en el banquillo de los acusados en la corte londinense, en un juicio que va mucho más allá de un asunto personal de difamación.

Negación (Denial)

La lógica contra las dudas ¿razonables?

Doce hombres sin piedad es un clásico que nos llevó a reconocer que una duda razonable era suficiente para exonerar a un reo. Negación es una cinta muy compleja que nos lleva justo por el camino contrario a una escala mucho mayor: la verdad es una y no caben ambigüedades a la hora de poner en cuestión un exterminio masivo como el de Tercer Reich. 

A pesar de la naturaleza del juicio de Irving contra Lipstadt, a priori con cargos por injurias, la evolución del caso hace que todo se magnifique hasta el punto de que lo que parece estar juzgándose no son solo los juicios morales de la historiadora hacia un hombre de dudosa trayectoria profesional y sus controvertidas declaraciones carentes de un sustrato fiable sino la propia naturaleza del Holocausto y de "la solución final". Y a la postre, la implicación real del propio Hitler en la puesta en marcha de dicha maquinaria de muerte.

Negación (Denial)

En busca de la verdad

Rachel Weisz encarna de forma apasionada a una Lipstadt imbuida de lógica y de razones que no se pueden refutar a la ligera ni siquiera por el furibundo Timothy Spall que da auténtico miedo en su rol (y es tan fácil de asimilar por su parecido a tantos rostros lamentablemente famosos que os vendrán a la cabeza de inmediato mientras veis la película). Obligada a defenderse ante la corte británica, la película también nos lleva a comprender cómo funciona un sistema menos garantista en el que la presunción de inocencia no existe. Quien es acusado está obligado a defenderse y demostrar su inocencia, al contrario de lo que sucede en sistemas como el nuestro o el estadounidense, en los que quien acusa tiene que demostrar la acusación.

Que la historia de por sí es interesante no cabe duda, pero lo mejor es que el libreto de David Hare (nominado dos veces al Oscar al mejor guión por Las horas y El lector) busca en todo momento hacernos pensar sobre lo que está sucediendo ahora mismo, actualizando de tal forma el relato que es inevitable pensar en la forma en la que a día de hoy están triunfando los extremismos ideológicos, las falacias baratas y las medias verdades que no hacen sino alimentar a políticos populacheros y oportunistas en busca de su propia gloria personal.

Negación (Denial)

El antídoto queda también de manifiesto: la educación. Solo a través de la formación de librepensadores de espíritu crítico que lleguen hasta el fondo de las cuestiones para encontrar la verdad será posible liberarse de la tiranía del miedo, del odio y de la creación de realidades a medida que no son más espejismos para confundir a la gente y convertirla en el medio para llegar a otros fines. Dice Lipstadt que quien niega el Holocausto tiene otros intereses anejos y no anda nada desencaminada.

Ojo, porque los medios de comunicación no salen de rositas de este embrollo: es palpable cómo la prensa presiona, busca el titular y la voz del ofendido alimentando el morbo y propagando la mentira y de paso haciéndonos pensar sobre los límites de la libertad de expresión y la relevancia que tiene el eco mediático en la propagación de los bulos.

Negación (Denial)

Puede que a la hora de trasladar estas ideas, Negación sea una cinta densa, no tan fácil como los digestivos dramas judiciales al uso en los que se nos da todo mascado y que requiera cierta complicidad por parte del espectador, pero el caso es que termina mereciendo la pena: el viaje es emocionante y las conclusiones que se pueden sacar son tan certeras y aplicables a la forma en la que nos relacionamos y juzgamos los hechos que casi me parece de visionado obligatorio para quien busque en el cine algo más que evasión.

Valoración

Un muy correcto drama judicial basado en hechos reales, de plena actualidad a la luz de los acontecimientos recientes y con un elenco excepcional al servicio de la historia.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Rachel Weisz está imponente y la búsqueda de la verdad de su personaje es tan apasionante como perfectamente trasladable a los tiempos que corren.

Lo peor

No es una película fácil ni creo que pretenda serlo, lo que es probable que repela al espectador medio en busca de fórmulas más comerciales.

Lecturas recomendadas