Nunca apagues la luz
Análisis

Nunca apagues la luz - Crítica de la nueva película de terror

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Nunca apagues la luz, la película del debutante David F. Sandberg en el largo que explota el terror a la oscuridad. Con Teresa Palmer y Maria Bello, llega hoy a los cines, después de mucha expectación.

Ha dado que hablar, pero por fin ha llegado a los cines. El sorprendente éxito del verano en el terreno del terror es Nunca apagues la luz, una película que sin ser perfecta, muestra una eficiencia increíble para inquietar al espectador. Con James Wan desde la producción, no puede haber mejor padrino para esta propuesta (a él debemos la muy reputada Expediente Warren).

La actriz Teresa Palmer interpreta a Rebecca, una joven que, tras dejar su hogar, creía haber dejado también todos sus miedos, aunque nunca estuvo segura si fueron reales o no. Los extraños sucesos que sufría de pequeña, ahora los está experimentando su joven hermano Martin: los mismos miedos a una oscuridad que es aterradora. La película juega con un terror que de alguna forma está vinculado a la madre de ambos personajes, Sophie (Maria Bello). Cada vez que se apaga la luz la vida de ella y de su hermano corren peligro.

Atracón de sustos en esta película dirigida por el realizador sueco David F. Sandberg en base a uno de sus cortos del mismo título que explota algunos de los terrores clásicos: el miedo a la oscuridad, al hueco de debajo de la cama, al armario y, por supuesto, al más allá...

Con multitud de recursos, vemos cómo los protagonistas tratan de ponerse a salvo de un ente que desaparece con la luz y que habita en las sombras. Sin embargo, la película es tanto o más eficiente generando crispación en el espectador que en el terreno del drama familiar. Como era de esperar, la iluminación y los efectos de sonido en la oscuridad (amén de la música) juegan un papel fundamental de cara a la ambientación.

Nunca apagues la luz

Una película sencilla, pero eficiente

Aunque argumentalmente es sencilla, Nunca apagues la luz funciona y compagina con destreza una atronadora banda sonora con la exploración de los espacios y el montaje, logrando momentos de gran tensión. Algunos de ellos los hemos visto en el tráiler: la escena de la vela, la de la luz negra, la de la luz roja de neón...

La propuesta justifica sus escasos 81 minutos de metraje (siendo sinceros, la idea no da para mucho más, especialmente cuando todo salió de un corto) con su falta de ambición argumental y con una potente narrativa que te lleva a un desenlace poco espectacular pero decente.

Nunca apagues la luz

No reinventa la rueda y cuenta con un regusto oriental que entronca con cintas como The Ring o Dark Water en las que el drama familiar cobra un enorme protagonismo, aunque sin llegar a lanzar un concepto tan redondo y aterrador a largo plazo. En cualquier caso, parece un enfoque sensato de cara al público actual, muy acostumbrado a este tipo de narrativa.

Lo que está claro es que Nunca apagues la luz da al espectador lo que espera y explota de forma magnífica los espacios y la utilización de la iluminación. Y es que, por más que algunas situaciones estén forzadas al límite cayendo en un ridículo involuntario, ¿en serio te proteges de un ser sobrenatural con una linterna de manivela? ¡Anda ya! Puliendo esos elementos tan obvios, la película sería mucho más redonda.

Hay más sustos en camino

Parece ser que sí: New Line Cinema ha dado luz verde a este proyecto que espera llegar a superar los 100 millones de dólares en la taquilla mundial, obteniendo así un gran beneficio ya que apenas ha llegado a costar 5 millones. Desde luego, teniendo en cuenta que es el primer largo del director, hay, como poco, que felicitarlo.

Nunca apagues la luz

"Parece que fue ayer cuando New Line nos llamó en Suecia. Y todo ocurrió sólo porque decidimos hacer un corto en nuestro pequeño apartamento. Tienes que hacer las cosas que realmente te apasionen, porque nunca sabes quién podría estar mirando y qué acabará sucediendo", comentaba vía Deadline el director.

La secuela de Nunca apagues la luz, volverá a contar con el director David F. Sandberg, con James Wan en la producción y con Eric Heisserer para el guión. Esperamos que nos sigan sorprendiendo para bien.

Valoración

Atracón de sustos en esta película dirigida por el realizador sueco David F. Sandberg en base a uno de sus cortos del mismo título que explota algunos de los terrores clásicos.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Con regusto oriental se mueve bien entre las sombras: sirve para explorar un drama familiar aderezado de impactantes sustos que cortan la respiración.

Lo peor

Los tópicos abundan y, en ocasiones, hay situaciones forzadas hasta el ridículo. Los intérpretes, aunque correctos, también rozan la sobreactuación.

Lecturas recomendadas