Análisis

Los odiosos ocho - Crítica de la octava cinta de Quentin Tarantino

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Los odiosos ocho (The Hateful Eight) - DIRIGIDA POR: Quentin Tarantino - PROTAGONIZADA POR: Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Demian Bichir, Walton Goggins, Tim Roth, Bruce Dern, Michael Madsen, James Parks, Dana Gourrier, Zoë Bell, Channing Tatum, Lee Horsley, Gene Jones, Keith Jefferson, Craig Stark y Belinda Owino. En cines a partir del 15 de enero.ARGUMENTO: Ocho viajeros hacen parada y fonda en la Mercería de Minnie, un parador en la montaña en el que empezarán a destapar sus cartas y mostrar sus verdaderas intenciones.

Los odiosos ocho, la nueva película de Quentin Tarantino va a llegar al fin a los cines tras arrastrar una larga polémica derivada de la filtración prematura del primer guión de la película en 2014. Seguramente muchos de vosotros ya conocéis los entresijos, pero para los despistados lo resumimos todo en unas pinceladas: aunque el cineasta decidió en principio abandonar la idea y pedir un millón de dólares por los daños ocasionados, finalmente reescribió el libreto y reinventó la historia.


Otra puntualización antes de ir al meollo de la crítica: la cinta se ha estrenado en cines estadounidenses en dos versiones. Una de ellas ha llegado de forma limitada a un puñado de salas en 70 mm. de 187 minutos de duración (con una obertura de algo más de tres minutos, un intermedio de 12 y casi cinco minutos de metraje extra) y una digital de 167 que es la que verá la luz a nivel internacional y por tanto también en España a partir del 15 de enero de la mano de eOne Films.

En su día, Tarantino explicó el por qué de esas dos versiones: "El montaje fue diferente en algunas escenas porque la versión digital ya está pensada para verse en televisión y en la televisión solo quieres ver una película tranquilo en tu sofá. En la versión de 70 mm se respira un aire mucho más grande y fresco. Fue impresionante la grandeza del 70, pero sentado en un sofá no es tan impresionante. Así que me corté un poco. Es un poco menos artística".


Una diligencia se mueve a toda velocidad por el nevado paisaje de Wyoming con un vendaval a sus espaldas. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth entregará a Domergue a la justicia y cobrará su preciada recompensa. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un antiguo soldado de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix (Walton Goggins), un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo.

 

Obligados por las condiciones climáticas Ruth, Domergue, Warren y Mannix se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña pero cuando llegan al local hay allí cuatro personas más. Bob (Demian Bichir), que afirma llevar temporalmente las riendas del negocio; Oswaldo Mobray (Tim Roth), verdugo de Red Rock; el vaquero Joe Gage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Pero ¿dicen la verdad? Bueno, en Los odiosos 8 (The Hateful 8), encontramos una versión tenebrosa de Los 7 magníficos en la que nada es lo que parece (o casi, al menos, esa es la idea de base).

 


 

Dividida en cinco actos por montaje pero en dos en puridad (antes de la primera muerte y de ahí en adelante), Los odiosos ocho no se puede catalogar en absoluto como un western más allá de sus formas sino más bien, en espíritu, como un relato de suspense, al más puro estilo Agatha Christie aunque rematado con la filigrana del humor negro tarantiniano. El trasfondo histórico que hunde el cuchillo en la Guerra de la Secesión que heridas tan supurantes ha dejado al descubierto.

Los ingredientes que siempre acompañan a las películas firmadas por el cineasta están ahí: unos diálogos por momentos abrumadores y llenos de sátira, un reparto al que dirige con mimo en el que destacan Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Samuel L. Jackson (inmenso) y Tim Roth y por supuesto vísceras, en esta ocasión a cargo de Greg Nicotero, el encargado de los efectos especiales de The Walking Dead, así que si os gustan esperad un extra de viscosidad.


Y sin embargo, algo le pasa a Los odiosos ocho que no termina de funcionar. ¿Se pasa de frenada? Bueno, ¿en qué película del maestro Tarantino no tenemos un momento de frenesí como el del verborreico Samuel L. Jackson? La cuestión es que el conjunto está descompensado con pasajes que no aportan información a la historia y se hacen tediosos y otros en los que el guión brilla con luz propia. Una de cal, otra de arena.

Cuando Tim Roth habla del sentido de la justicia o cuando intercede una voz en off introduciendo unas notas de humor como narrador omnisciente y juega con el espectador, la máquina parece perfectamente engrasada, pero cuando el penúltimo acto nos hace retroceder en el tiempo introduciendo nuevos personajes y contándote lo que más o menos ya habías imaginado hay un bajón impresionante en el ritmo de la cinta que avanza luego ya en un precipitado final hacia un coitus interruptus total.


Llama la atención que sea precisamente todo ese impás final el que peor case con el resto del metraje, con lo que quiero pensar que no se trata más que de un problema derivado de la reescritura del guión. Esa dicotomía en la narración se repite en el reparto coral: no puedes empatizar con ningún personaje porque todos exudan odio, pero sí es cierto que hay cuatro de ellos que se comen con patatas a los otros cuatro a la hora de despertar interés en el espectador. De hecho al menos dos de ellos están tan desaprovechados como algunos elementos que se utilizan para crear expectación, pero al final se quedan en humo.

Respecto a los apartados técnicos (foto, sonido y dirección artística), nada que objetar, de hecho el comienzo y la presentación paulatina de los personajes es tan magistral como cabía esperar pero respecto al desarrollo está claro que no es ni de lejos el mejor trabajo de Tarantino y que, a modo de reflexión final, quizás es hora de que cambie de tercio porque los homenajes, guiños, giros y préstamos empiezan a parecer siempre más de lo mismo. Puede que hasta Tarantino necesite reinventarse mirando menos hacia fuera y más hacia sí mismo viendo qué puede ofrecer que sea nuevo y refrescante. Desde luego, Los odiosos ocho no lo es.


Entregados ya los Globos de Oro, sabemos que Ennio Morricone se ha alzado con el galardón por su trabajo en la confección de la magnífica banda sonora, auténtica protagonista en algunos momentos cruciales de la cinta, que comienza como una road movie (en diligencia) hasta introducirnos en ese asfixiante refugio de montaña en el que se producirá una tormenta mucho peor que la ventisca que arrecia fuera de ella. Os dejo con el tráiler de Los odiosos ocho:

Valoración

Pequeña decepción de la mano de la última película de Tarantino que cuenta con momentos fascinantes y otros tediosos. Irregular e innecesariamente larga, constata que necesita un cambio de tercio.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La tensión dramática, el trabajo de dirección de actores y la banda sonora.

Lo peor

Al guión se le notan las costuras y es innecesariamente larga.

Lecturas recomendadas