Análisis

La peor película: Crítica de Monsturd, el ataque de la montaña de mierda

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Jack Schmidt es un criminal que se fuga de prisióny cae accidentalmente en una sustancia bacteriológica que lo convierte... En una enorme mole de caca matapersonas. Ahora, las fuerzas del orden del condado de Butte lucharán para detenerlo. 2003 - DIRIGIDA POR Rick Popko y Dan West - INTERPRETADA (es un decir) POR Paul Weiner, Beth West, Dan Burr y Brad Dosland.

Monsturd es una película mala, horriblemente mala. No tenemos ningún problema con las películas de serie B. Algo de Troma por aquí o de Asylum por allá no viene mal de vez en cuando. El problema es cuando se intenta hacer algo en esa línea... Y ni se llega. Eso es lo que pasa con esta El ataque de la montaña de mierda (¿realmente se llegó a llamar así en su edición doméstica española?), a la que elegimos como gran finalista de nuestra convocatoria para que votárais por la peor película de la Historia.

La estructura de la peli es la típica de otros slashers monstruosos como Muñeco Diabólico: un criminal atrapado en un "cuerpo" que no es el suyo se dedica a matar a todo quisqui. Ahora bien, ¿por qué elegir un zurullo gigante? Está claro que la peli se ideó desde el humor y, de hecho, es definida como una comedia de terror. Otra cosa es que consiga su objetivo.

Cuando la caca no te deja ver

Por supuesto, en Monsturd hay muertes truculentas, de esas en las que la víctima de turno no se espera la llegada del monstruo y, cuando lo ve... Se queda quieta, gritando y sin huir mientras la mole se acerca lentamente. Las pobres víctimas son cubiertas de la sustancia del monstruo (vamos a suponer, por su bien, que en realidad era agua tintada, batido de chocolate o algo así), en lo que pretende ser toda una provocación de cara al espectador. Y lo sentimos, pero las escenas escatológicas no consiguen funcionar, a excepción de una.

Y esta tiene lugar cuando todos los protagonistas, al ver un cadaver podrido y lleno de gusanos se ponen a vomitar durante varios segundos... ¡Incluso mientras miran a cámara! Venga, felicidades, habéis conseguido revolverme el estómago.

¿Y por qué el resto no funciona? Principalmente, porque todo es tan cutre que da más penilla que miedo o risa. El monstruo de caca tiene un aspecto "gomaespumoso" que ya lo quisieran para sí los enemigos de los Power Rangers y se mueve con una torpeza que esperaríamos de Superman 64.

 

Si sólo fuera eso... Pero lo peor es la edición de vídeo, absolutamente desastrosa, que se salta el eje cuando le da la gana, pasa de un plano a otro con retardo, no presenta a los personajes que hay en cada escena (¡anda! ¿ese tipo estaba en la misma habitación que los otros todo el rato?)... En fin, un despropósito propio de un vídeo de primera comunión.

 

Posiblemente, la escena más absurda tiene lugar cuando el sheriff y la agente del FBI protagonistas llegan a la casa del primero. Hay una cierta tensión sexual en el aire. Él le ofrece un whisky, ella se lo toma; se sirven otra copa más. Después de un minuto, ella se levanta y dice "venga, ya nos vemos mañana". Y se acabó. What the fuck? ¿A qué ha venido todo esto?

 

El atrezzo y la escenografía tampoco se quedan atrás: supuestos laboratorios científicos decorados con una triste pizarra, planos generales de helicópteros en los que se ve a la legua que son maquetas... El premio gordo es para el entomólogo, que lleva un millón de moscas (sí, un millón) en una jaula para perros. Ya sabéis, con sus agujeros para que los canes respiren y por los que, por alguna razón, NO SE ESCAPAN LAS MOSCAS.

 

No quierdo dejar de hablar del "talento narrativo" de los actores, que van de la mueca más exagerada al grito de terror más pueril. La traca llega cuando aparentan sorpresa por algo que esté sucediendo. ¡La sorpresa nos la llevamos nosotros, al descubrir que alguien puede fingir tan mal!

Que sea la última hez

Por supuesto, los directores Rick Popko y Dan West son conscientes en todo momento de que la película es mala de narices y, al menos, hacen un intento al final por redimirse, intentando plantear un poco de humor absurdo, con los héroes poniéndose pañales en la cabeza y usando pistolas de agua para defenderse de la caca gigante.

 

 

Si todo hubiera estado mejor grabado, quizá habría cuajado, pero es que ni por esas consigue funcionar. Curiosamente, Monsturd (por cierto, para quien lo pille, el título es un juego de palabras con "monster" y "turd", "zurullo") se ha ganado cierta reputación en el sector underground, aunque en mi opinión es inmerecida.

 

Os aseguro que he estado a punto de ponerle todavía menos nota, pero reconozco que los 5 últimos segundos de la peli, que se ríen del cine de Hollywood, me hicieron esbozar una sonrisa. Así pues, ¡no se lleva el 1 sobre 100! ¿Quizá dejaremos esa nota reservada para Troll 2?

 

Valoración

No tengo palabras.

Hobby

5

Malo

Lo mejor

Lo mejor es no verla.

Lo peor

Everything.

Lecturas recomendadas