Piratas del Caribe: la venganza de Salazar
Análisis

Piratas del Caribe: la venganza de Salazar - Crítica de la quinta entrega de la saga

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar, la quinta entrega de la saga, dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg y protagonizada por Johnny Depp, Javier Bardem, Orlando Bloom, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites y Kaya Scodelario.

¡Es hora de embarcarse, grumetes! Piratas del Caribe: la venganza de Salazar se estrenará en España el 25 de mayo y ya podemos daros una visión completa de lo que os vais a encontrar en salas.

No era difícil crear una película superior a las últimas entregas de la saga, que no consiguieron contentar a todo el mundo, o al menos, convencieron en conjunto menos que los dos primeros episodios y eso que los constantes retrasos nos hacían temblar pensando en el resultado de esta quinta película-

Consigue Piratas del Caribe 1-4 en Blu-Ray al mejor precio

En este caso, los seguidores acérrimos de los piratas del Caribe van a encontrar una cinta muy completa y potente que quiere funcionar a la vez como precuela contándonos el origen de Jack Sparrow; como secuela, dándole un desenlace a la historia de Will Turner y como reboot presentándonos a una nueva generación que viene a tomar el testigo para vivir nuevas aventuras surcando los mares. Os lo cuento en la videocrítica junto con otros aspectos (sin spoilers, tranquilos):

A la vista de estos datos, os preguntaréis si hay vocación de continuar explotando la franquicia. Y la respuesta es un rotundo sí. Tenemos una escena postcréditos que apunta en esa dirección y motivos suficientes como para pensar que si la taquilla acompaña al proyecto, la sexta película se rodará sí o sí.

Jack Sparrow se enfrenta a una nueva amenaza: los mortales piratas fantasmas liderados por su viejo enemigo, el terrorífico Capitán Salazar, escapan del Triángulo del Diablo, decididos a matar a todo pirata en el mar, incluido él. Su única esperanza para sobrevivir será encontrar el legendario Tridente de Poseidón, un poderoso artefacto que otorga a su poseedor un control total sobre los mares.

El caso es que a pesar del indudable gozo que proporciona el reencuentro con personajes ya míticos como Sparrow o Barbossa, las muestras de agotamiento de la trama de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar son obvias: repite esquemas, se pierde en vericuetos que no van a ninguna parte (dejando incluso personajes sin desarrollar), sobreexplota a sus personajes fetiche y presenta tal acumulación de elementos fantásticos y de talento desaprovechado (Javier Bardem da para muchísimo más) que el conjunto se percibe muy débil. Una sombra de lo que fue.

Que nadie se lleve a engaño: la película es efectiva y da lo que promete aunque sigue lejos del nivel de calidad de los comienzos de la franquicia. Piratas del Caribe: la venganza de Salazar funciona peor en prácticamente todos sus apartados: el humor apenas está presente, la historia se desarrolla a trompicones y los efectos especiales de la secuencia climática distan de llegar a ser siquiera tragables (es probable que envejezca bastante mal ese Tridente de Poseidón de plasticurri).

Todo ello convive con las contradicciones y los tópicos que parecen ser inherentes a las producciones de la casa Disney: los problemas paterno-filiales como desencadenantes del drama y un torpe empoderamiento de los personajes femeninos.

El personaje de Kaya Scodelario no solo es tozudamente anacrónico sino también un contrasentido: se supone que representa la razón, la voz de la ciencia y su principal característica es su nivel intelectual, pero su rol a fin de cuentas es el de maniquí de generoso escote que a la postre ni siquiera es determinante para la resolución de la trama más fantasiosa de la cuenta. Y se puede dar con un canto en los dientes porque otros personajes femeninos no tienen ni una triste frase (ya sabréis a quién me refiero cuando veáis la peli). Pues vaya chasco.

Hay otros aspectos en los que también Piratas del Caribe: la venganza de Salazar parece estar pasada de rosca: eleva la apuesta a la hora de mostrar situaciones desagradables y repugnantes sin que venga a cuento y Salazar y su tropa son malvados en exceso... hasta demasiado violentos y sanguinarios.

Así que en resumidas cuentas, vive y respira nostalgia, lo que seguramente "reflote" la franquicia, por seguir con los términos marineros aunque no sea más que un sucedáneo al que le falta personalidad propia. Es bastante autoconsciente en este punto y no trata de innovar sino que más bien busca en todo momento dejar contento al espectador fiel. Con una metáfora me vais a entender mejor: es como meterte un menú infantil a sabiendas de que te quedarás con hambre pero feliz volviendo a sentirte como un niño.

El peligro está muy claro: esa falta de miras y de ambición puede traducirse en desencanto... ¿O seguimos dispuestos a consumir gustosos refritos? En mi modesta opinión, es hora de virar y poner rumbo a nuevos horizontes.

Valoración

El quinto episodio de Piratas del Caribe empieza muy bien y va perdiendo fuerza a lo largo del metraje. Tiene encanto para seguir entreteniendo pero todo huele a fórmula manoseada.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Los nuevos fichajes (Brenton Thwaites y Kaya Scodelario) funcionan bien y tienen química. La película se esfuerza en contentar a sus fans.

Lo peor

Es más errante que el holandés que da nombre a la embarcación; es hipócrita en su supuesto feminismo y nos deja saturadísimos de Jack Sparrow.

Lecturas recomendadas