Análisis

Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 - Análisis para PS4, Xbox One y PC

Por Alejandro Alcolea
-

Versión comentada: Xbox One

Os traemos el análisis de Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 tras varios días arrancando malas hierbas y devolviendo zombies a la tumba en esta secuela que añade personajes, mapas y modos de juego.  

Hace justo dos años llegó Plants vs Zombies: Garden Warfare, primero a Xbox One y Xbox 360 y posteriormente a PS4, para demostrarnos que se podía adaptar de forma más que correcta un juego de móviles que se jugaba por turnos a un género como el del shooter multijugador en tercera persona.

Aunque tenía muy poco contenido, el ritmo de juego era algo lento y no ofrecía demasiado más allá de los enfrentamientos online, sí es cierto que, tenemos que aplaudirle a PopCap Games que llevara este género dominado por juegos ‘serios’ a un mercado apto para todos los públicos. No era un Battlefield ‘infantil’, ni mucho menos. Pese a sus problemas, Plants vs Zombies: Garden Warfare tenía una identidad propia que conquistó a muchos jugadores y que, en aquel momento, se valoró en unos 40€.

Ahora, Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 está a punto de ver la luz en PS4, Xbox One y PC y llegará a precio ‘completo’, unos 65€. ¿Tiene suficiente contenido nuevo como para que los jugadores vean con buenos ojos la revaloración del juego de Electronic Arts? Lo que se mantiene intacto es el buen humor, la diversión y la fórmula tan adictiva que han creado. Atentos al análisis.

Campo de batalla del Patio

Nada más empezar Plants vs Zombies: Garden Warfare 2, nos metemos de lleno en un conflicto cargado de humor entre plantas y zombies. El lugar de batalla es el Patio, donde habitan las plantas en perfecta armonía. Bueno, hasta hace un tiempo, ya que, el ‘Doctor Paciente’ y sus zombies se mudaron a la casa de enfrente, convirtiendo la plaza que divide ambas estructuras en un campo de batalla. Ahí estamos nosotros en forma de alegre girasol paseando por una calle que comienza a llenarse de muertos vivientes.

Tras despejar la calle y cargarnos a unos cuantos zombies ‘abrigos pardos’ (los soldados rasos del ejército enemigo), llegamos a nuestra alegre base donde se nos abrumará con un montón de indicadores en forma de exclamación que evidencian que, efectivamente, tendremos bastantes cosas que hacer en esta secuela.

Antes de entrar en el multijugador competitivo me di una vuelta por la base para descubrir todo lo que se puede hacer. Tendremos una máquina que nos permite iniciar el juego como zombie, otra para jugar a pantalla partida, el portal desde el que elegiremos modo multijugador, otro para crear partidas personalizadas, el panel de estadísticas y desbloqueables, el panel de misiones y la tienda de sobres (se compran con moneda ingame). Antes de nada, decidí darme una vuelta por el Patio a ver qué estaba germinando por ahí.

El Patio es una zona con una bandera en medio que podemos izar para iniciar un modo de oleadas, contra plantas si somos zombies o contra éstos si somos plantas, que consiste en aguantar 10 rondas contra el enemigo, cada vez más fuertes e implacables, para terminar de izar la bandera y hacerse con un suculento premio en forma de monedas. Si no queremos combatir, siempre podremos darnos una vuelta por la ciudad para descubrir todos sus secretos y las varias referencias a películas y series que hacen acto de presencia con mucho humor. Algunas son sutiles pero seguro que os despiertan una sonrisa si sabéis de qué se trata.

¿Qué más podemos hacer en el Patio? Tanto los zombies como las plantas nos ofrecerán una serie de misiones que nos animarán a probar los diferentes personajes y que, sobre todo, nos preparan para el modo multijguador ya que, aunque encontraremos alguna misión algo distinta donde tendremos que investigar o rescatar, la gran mayoría consisten en proteger un objetivo contra varias hordas o durante un determinado tiempo.

Lo mejor es que podremos hacer estas misiones al lado de hasta tres amigos (tres personajes de la IA que elegiremos nosotros en el caso de no querer jugar con otras personas) y servirán de completo tutorial antes de sacarle todo el jugo al juego. Además, al final de la ‘campaña’ de cada uno de los bandos, viajaremos al infinito para combatir a lomos de un impresionante mecha contra el ejército de los Gnomos quienes, si aguantamos las rondas necesarias, compartirán su tesoro.

Por último hay que comentar algo importante, en la base tendremos un panel donde podremos elegir una serie de retos a completar que aumentarán nuestro multiplicador de experiencia hasta x2. Los retos serán del estilo ‘’mata a tantos enemigos’’ o ‘’aturde a enemigos con una habilidad determinada’’

¡Personajes para todos los gustos!

Uno de los aspectos más criticados de la primera entrega fue el escaso número de personajes. Sólo podíamos elegir entre 4 luchadores por bando. Ahora, con Garden Warfare 2 la cifra aumenta a 7 por equipo. Las nuevas incorporaciones resultan, además, bastante frescas.

En el bando de las plantas tenemos a Rosa, una hechicera que convierte a los enemigos en cabras (literalmente). Mazorca, un ‘Rambo’ al que se le ha ido la olla y tiene dos gattling de maíz. Por último está Pomelo un… pomelo con mala uva que dispara un rayo de ácido zumo y puede convertirse en una pelota para lanzar un mortal ataque.

En el lado de los zombies tenemos a Zombidito, un zombie ‘de guardería’ que puede llamar a un enorme mecha que multiplica su poder, a Capitán Mortacho, un pirata cojo pero mortal a largas distancias y Superveloz, una especie de Superman zombie muy poderoso en el cuerpo a cuerpo.

Con estas incorporaciones, ambos bandos están bastante compensados, cada uno con sus soldados de primera línea, los que combaten cuerpo a cuerpo, a largas distancias y los que sirven de apoyo curando a los demás.

Además, cada personaje podrá subir 10 niveles 5 veces diferentes (50 niveles) para conseguir todos los desbloqueables, como poses, objetos de indumentaria y variantes de combate. Los coleccionistas tenéis juego para rato.

Repartiendo semillas online

Pese a que el modo para un jugador es entretenido y pasaréis un buen puñado de horas, está claro que el centro de la diversión y el modo estrella es el multijugador competitivo online un modo que, ahora sí, tiene 12 mapas (el doble que el original) bastante diferentes entre sí, no sólo en cuanto a diseño sino, incluso, en cuanto al valor de la gravedad. También tendrá el doble de modos, seis en el caso de este Garden Warfare.

Los enfrentamientos no serán tan épicos ni desafiantes como en otros juegos pero, sí garantizan esos piques sanos con rivales que no conocemos. Como ya se ha comentado, los personajes son bastante equilibrados y, si nos compenetramos, hay alianzas realmente buenas, como la de Mazorca con Girasol o la del Médico zombie con Pirata, lo que da un toque de ‘estrategia’ a la jugabilidad.

En cuanto a los modos, pese a ofrecer más que el original, nos dejan la sensación de ser todos iguales excepto uno, en el que tendremos que llevar el gnomo bomba a la base enemiga y esperar su detonación y una variante de otro modo en el que tendremos que meter gigantes pelotas de acero en las ‘porterías’ rivales. A ‘Felpudo’, ‘Derrotar por Equipos’ y ‘Jardines y Cementerios’ se unen ‘Absorción de Territorios’ donde tendremos que controlar bases. ‘Derrota Confirmada’, lo mismo que ‘Baja Confirmada’ de Call of Duty, ‘Subordinación’, donde levantaremos tumbas y jardines para conseguir derrotar a los rivales y el citado ‘Bomba Gnomo’. Además, por si no os decidís, habrá un ‘Modo Mixto’.

Eso sí, si queremos matar nos vamos a hinchar porque siempre podemos olvidarnos de los objetivos y defender nuestras bases, colocar bots por el mapa y… a disfrutar del sonidito que nos avisa que hemos acabado con un enemigo.

El Frostbite 3 florece

Como no podía ser de otro modo, Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 hace uso del popular y potente motor de Electronic Arts, el Frostbite 3. La verdad es que el juego se ve mejor que el anterior, sobre todo en cuanto a detalles de los personajes y texturas del entorno se refiere, con una mayor distancia de dibujado y más elementos en pantalla, como partículas, hierba, etc.

Donde hay una mayor evolución es en la iluminación, que ahora se siente más realista y hace que el juego se vea estupendamente tanto en entornos nevados como en la Luna, el desierto, las alcantarillas o el mencionado Patio, sea la hora del día que sea.

Mientras que visualmente si notamos una clara evolución, técnicamente hay que reprocharle un par de cosas, al menos a la versión de Xbox One, que es la que hemos analizado. La primera, y más importante, es alguna que otra bajada de frames cuando hay demasiada acción en pantalla, y, sobre todo, en algunos momentos del multijugador a pantalla partida. No es lo normal y no es demasiado grave pero está ahí. La segunda pega, que no es importante en absoluto pero a los que se fijen en todo les resultará, cuanto menos, curiosa, es que la hierba va creciendo a medida que nos acerquemos a ella.

Sin embargo, el juego nos conquistará gracias a un diseño simpático, gracioso y con mucho detalle. Los escenarios están llenos de objetos (algunos, como las vallas, se destruirán y otros, como los coches, sólo se abollarán), los personajes cargados de detalle y los efectos de las armas son más que correctos. La animación, por su parte, se lleva la palma. Es bastante divertido ver recargar al girasol, poniéndose boca arriba y exclamando un ‘ohhh’, ver a la altiva y presumida Rosa y sus movimientos o a las flores alucinógenas y sus expresiones que… bueno, os las imagináis. Los zombies no se quedan atrás, los jefes finales son hilarantes, la expresión de pánfilos de algunos zombies y sus movimientos no tienen precio. Además, si os gustan los coleccionables, podremos personalizar los personajes con un montón de objetos.

En cuanto al apartado sonoro, he sido incapaz de distinguir el dialecto que hablan pero el nivel de las voces es simpático y correcto. La música es discreta y repetitiva pero, la verdad, acompaña esos escasos momentos de silencio debido a la ausencia de tiros. No hay nada que reprocharle, pero tampoco sobresale en este apartado.

Este campo ya lo he abonado antes…

Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 se siente como un DLC de la primera entrega. Vale que tiene seis personajes nuevos y un montón de variables pero todo es demasiado familiar. Además de este sentimiento de déjà vu, el juego ha subido bastante de precio. En su día fueron 40€ y contaban con la ventaja de ser casi el único lanzamiento semanas vista en la actual generación. Ahora, Garden Warfare 2 llega rodeado de grandes juegos para todas las plataformas, algo que podría jugar en su contra.

Sin embargo, su propuesta es diferente a todo lo demás, el diseño tanto de escenarios como de personajes es realmente bueno y jugaremos muchas horas hasta que empecemos a rascar la superficie del sistema de juego gracias al sistema de niveles y a todos los desbloqueables. El modo para un jugador no tiene una  historia sólida pero tiene buenos momentos, un montón de secretos y nos hará conocer bien las características de los personajes.

La ‘chicha’ está en el multijugador y, aunque no ofrece combates demasiado profundos, sí que son divertidos y nos picaremos gracias a que nos mostrarán quién nos ha matado, con su nombre bien grande y las veces que ha acabado con nosotros.


En definitiva. Si os gustó la primera parte, Plants vs Zombies: Garden Warfare 2 no os decepcionará. Tendréis más personajes, más mapas y muchísimos desbloqueables. Si por el contrario sois de los que no jugaron al original, encontraréis un shooter en tercera persona que apuesta por la simpatía y la diversión directa, además de ofrecer muchísimas horas de diversión tanto para un jugador como para varios. Si estáis entre dos aguas, quizá os valga la pena esperar a que baje de precio ya que sí, añade contenido, pero puede que no os parezca suficiente.

No reinventa la rueda pero, sinceramente, tampoco le hace falta. Aumenta el precio pero casi dobla el contenido y, además, es diferente a todo lo que hay en el mercado (excepto el primer Garden Warfare).

Valoración

PopCap Games ha realizado un disparo seguro con Garden Warfare 2. Ha añadido contenido donde la primera parte fallaba: modos, mapas y personajes, pero puede que os parezca demasiado continuista. Eso sí, es divertido a rabiar.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Casi el doble de personajes, mapas y modos que el original. Divertidísimo y muy simpático.

Lo peor

Aunque dobla el contenido, el juego es demasiado familiar y el precio ha dado el estirón.

Lecturas recomendadas