Análisis

Pokémon Ranger Trazos de luz

Por Óscar Díaz
-

Gafas rojas, pañuelo amarillo, capturador en la muñeca... sí, son Pokémon rangers en una nueva aventura. En el otro lado de la balanza tenemos a los Pokémon Nappers, que se dedican a capturar criaturas para luego venderlas al mejor postor. Parece que ya tenemos argumento, al menos, para meternos en algunos combates.

Lo que tampoco podía faltar en un juego de Pokémon es la parte dedicada a coleccionar, presente en este Rangers Trazos de luz. Con un máximo inicial de ocho componentes, el proceso es rápido y directo. Sólo hay que rodear los objetivos y hacer que una barra de energía se rellene. Sin embargo, la cosa se complica a base de magias, que nos hacen replantearnos la táctica y los intentos de captura. Pichu, bulbasur, sentret, ursaring, marill, wingull, krabby, pachirisu, hoppip o teddiursa serán nuestras primeras presas. Estas nos permitirán subir el nivel del capturador y conseguir más energía o potencia.

Como era de esperar, nuestros pokémon podrán entrar en combate, ayudándonos contra los enemigos y con otros que queramos calmar y capturar. Lo ideal es encontrar el punto débil de los jefes y soltarles nuestra unidad más indicada, con sus poderes de psíquico, acero, planta, veneno… y todo ese conocido sistema de efectos y contraefectos, extenso y depurado.

Pero lo que realmente marca a este título frente a otros pertenecientes al universo Pokémon es la forma en que actuamos. El puntero y nuestra velocidad con él serán básicos para desenvolvernos por los terrenos, que se extienden desde los cielos a un sistema de islas bastante poblado o el fondo del mar. Nos dejamos de turnos y podemos ver un paso más en las series, que mezcla acción con toques de rol. Eso sí, con simplicidad donde lo pedía en, por ejemplo, el anterior Pokémon Sombras de Almia. Todo un reclamo para quien busca algo rápido de aprender, con un sistema de combates sumamente testeado.

Para complicar un poco las cosas, aunque no en exceso, se ha implementado un método de invocaciones que también utiliza el puntero sobre la pantalla táctil. Aprenderemos figuras que podremos repetir, sólo, en momentos muy puntuales. Sin embargo, esto, que podría parecer bastante divertido, sucede tan pocas veces durante el juego que apenas le sacamos partido. Son, precisamente, los Trazos de luz que dan título al juego.

Sin embargo, esa sencillez que transmite el control se mantiene demasiado patente en todo el juego. Esto, junto a unos diálogos que se hacen pesados, puede llegar a aburrir a cualquiera que haya perdido cierto interés por esta franquicia estrella. Además, da la sensación de haber tenido la misma experiencia en juegos anteriores, ya que la innovación es mínima.

Respecto al catálogo de Pokémon, apenas hay sorpresas. Los podremos usar para superar obstáculos y, por supuesto, en nuestros peculiares enfrentamientos. Cada uno tiene sus virtudes y puntos débiles, pero los turnos dejan paso aquí a situaciones vertiginosas. Cuando las cosas se ponen mal, podemos hasta huir, aunque esto es algo que rara vez tendremos que hacer, salvo que no le pillemos el aire al sistema de juego.

De todas formas, a nivel técnico, Pokémon Ranger Trazos de Luz ofrece un nivel muy alto. Los gráficos están cuidados, las escenas se suceden con fluidez y la música acompaña. Todo ello nos proporciona una aventura que se disfruta, aunque carece de profundidad y abusa un poco de temas ya vividos en otros títulos de Pokémon.

Para completar una experiencia que se hace larga, también se incluye un modo para hasta cuatro jugadores. Este aprovecha la conexión inalámbrica local para meternos en misiones sueltas donde debemos realizar series de capturas, por ejemplo, y acabar con los jefes finales. Todo ello, con la ayuda de nuestros amigos.

Valoración

Los turnos dejan paso a la acción directa sobre la pantalla de Nintendo DS. Eso sí, choca frontalmente con unos diálogos que paran el ritmo muy a menudo.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Visualmente está muy cuidado y la música acompaña, además de resultar sencillo de jugar.

Lo peor

Los diálogos se hacen pesados y el sistema de juego ya está bastante explotado.

Lecturas recomendadas