Análisis

Powers: la serie de superhéroes que podéis ver en Movistar Series

Por Jesús Delgado
-

2015 - Sony Pictures Television - PROTAGONIZADO POR: Sharlto Copley, Eddie Izzard, Michelle Forbes, Susan Heyward y  Noah Taylor.  Powers, la serie de televisión de PlayStation Network basada en los cómics de Brian Michael Bendis, aterriza mañana en España de manos de Movistar Series. La serie está ambientada en un mundo en el que los superhéroes y supervillanos son celebridades conocidas como Powers (Poderes), que comparten mundo con gente anondina y corriente. Para tratar los crímenes cometidos por unos y otros existe la división especial de policia dedicada a los Powers. 

Powers ya está aquí. Hoy arranca su emisión en PlayStation Network en EEUU, pero mañana miércoles dará comienzo en España de manos de Movistar Series, plataforma de VOD nacional especializada en series de televisión. Primero se emitirá en VOS y, posteriormente, en su versión doblada al castellano.

De este modo, la adaptación del cómic de Brian Michael Bendis se convierte finalmente en serie de acción real, un formato que adapta de manera excepcional a la propuesta original de esta trama en viñetas. 

¿Pero de qué va Powers? A poco hayáis seguido las noticias que hemos ido dando en la web, sino tenéis ya un profundo conocimiento comiquero, sabréis que se trata de una serie de drama policiaco se mezcla  en la coctelera con el género de los superhéroes.

La premisa de Powers se basa en la idea de que los superhéroes existen y son de carne y hueso, viven y respiran en un mundo muy similar al nuestro. Estos superhéroes, lejos de ser los mismos que vemos en las películas y en los cómics, son celebrities con superpoderes más dados a protagonizar realities, tertulias e incluso portadas de revistas rosas que grandes sagas cósmicas. 

Estos seres superpoderosos conocidos como Poderes (o Powers) a su vez cuentan con una supervisión legal específica, una división de la politica dedicada a investigar casos relacionados con ellos: asesinatos, suicidios, estupefacientes, etc... En esta división trabaja Walker (Sharlo Coopley), un Power que tras perder sus poderes se ha "reciclado" en madero. La acción de la serie, a su vez, comienza con Walker teniendo que investigar la muerte de uno de sus antiguos compañeros justo el día que entra a trabajar su nueva compañera, Deena (Susan Heyward). 

Y hasta aquí os contamos para evitaros spoilers. Si queréis saber más, a partir de mañana podréis encontrar los tres primeros capítulos, completamente doblados al castellano, en Movistar Series. A partir de entonces, de manera semanal y cada miércoles, la plataforma irá liberando un nuevo episodio hasta completar los diez que componen esta primera temporada.

Pero, bueno, si queréis nuestra opinión acerca de ella, antes de comennzar o no a verla, os la damos de mil amores.... ¡Allá vamos!

Una nueva perspectiva del superhéroe

Lo primero que tenemos que avisaros es que Powers no va a ser ni Arrow ni Flash. Tampoco esperéis ver el Caballero Oscuro de Nolan, ni Los Vengadores de Whedon ni, tampoco, un Kick-Ass de Matthew Vaughn. Lo que esta serie nos ofrece es una perspectiva completamente nueva. Los superhéroes están, existen y su mera presencia es ya de por sí un ingrediente de la trama, pero son nuestro reflejo más sórdido. 

Lejos de ofrecernos héroes épicos y benévolos y villanos crueles y desalmados, Powers nos desvela un espejo distorsionado en el que mirarnos. Se trata de gente ordinaria, dotada de habilidades superhumanos, que no visten uniformes de impolutos, sino cosplays de mercadillo. Y su aspecto "cutre" nos recuerda lo que Hollywood y la industria del cómic nos ha intentado hacer olvidar: los "supers" son en esencia una panda de neuróticos que luchan entre ellos vestidos en pijama, mirando por encima del hombro a la humanidad.

Esta idea pronto se desgrana a medida que avanza la historia de este primer capítulo que marca el arranque de Powers y nos deja claro que existe una brecha entre lo mundano y humano y lo asombroso y superpoderoso. Los jóvenes no quieren ser normales, quieren ser los nuevos dioses, posar frente a las redes sociales, ser amados por el público y sobrevolar un mundo que para ellos es una jaula. Esto, al final, si quitamos el ingrediente de los superhéroes, veremos que no es ni más que una parábola sobre la sociedad actual y de sus valores, con la fama siendo más considerada que la excelencia.  

¿Pero cómo queda reflejado este mensaje? Pues envuelto en un formato de drama policiaco. Si esperáis ver a los protagonistas volar, lanzar rayos y tener que volver corriendo a su cuartel general para su reunión diaria cada dos por tres, de nuevo erraréis. Los superhéroes están y sus andanzas forman parte del escenario, pero como un ingrediente de construcción de mundo. Sus apariciones están contenidas y dosificadas con muy buen gusto, para recordarnos que son dioses que caminan entre mortales, y que la acción de la historia se centra (sobre todo) en los mortales, cuyo punto de vista es el nuestro. 

En esta aspecto, la serie hará las delicias de los amantes del género. ¿Pero y qué opinarán los seguidores del cómic original? Nos referimos claro, a Powers, la serie creada por Michael Brian Bendis (Ultimate Spider-man, Guardianes de la Galaxia, All-New X-men) y Michael Avon Oeming (Juez Dredd). Bueno, para esos puristas, la serie puede ser un atentado con victimas, nada menos.

Principalmente, las quejas se deberán a la cantidad de libertades, tanto estéticas como argumentales, que se toma esta adaptación: Los personajes no se parecen mucho a los del cómic y la trama va (en principio) por otro lado. Pero se debe entender que no están contando la misma historia, sino una adaptación, de ahí que si tomamos la serie de Powers como una lectura literal... mal vamos, pero si, en cambio, aceptamos que se trata de un versión diferente entonces podremos disfrutar de ella. Y mucho.  

En conjunto se trata de una serie muy prometedora. Inteligente, madura, con un discurso muy crítico con el mundo de los superhéroes y con la sociedad actual, que únicamente utiliza los personajes capa y antifaz como recurso narrativo. Ahora bien, esta es la sensación que nos deja el primer episodio. Aún habrá que ver cómo se desarrolla durante sus diez primeros capítulos.

Ah, y sí, los efectos especiales no son nada del otro mundo. Pero esto es lo que menos debe importar de esta serie. Powers no intenta hipnotizarnos con grandes duelos de seres superpoderosos al ritmo de la música de Hans Zimmer, sino golpearnos en la conciencia sobre qué es o no un verdadero Poder. 

Valoración

Correcta adaptación televisiva del cómic original. Superhéroes y drama policiaco en una misma serie. El programa promete. Habrá que ver por dónde tira.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El nuevo tono entre lo cutre y lo épico de los superhéroes.

Lo peor

Los puristas del cómic se van a tirar de los pelos.

Lecturas recomendadas