Preacher (Predicador) - Crítica de la temporada 1 de la tv-serie
Análisis

Preacher (Predicador) - Crítica de la temporada 1 de la tv-serie

Por Jesús Delgado
-

Preacher (Predicador) es la adaptación de la AMC a serie de televisión del cómic de Garth Ennis y Steve Dillo. HBO emite en España su temporada 1 al completo y esta es su crítica.

Entre las golosinas que nos ha traído HBO, se encuentran Westworld, Juego de Tronos y el resto de series de la plataforma VOD. Pero, además, también nos propone algunas otras series cuya popularidad en nuestro país no ha sido lo suficientemente grande como para que ninguna gran cadena apueste por ella a largo plazo. Una de estas series es precisamente Preacher (Predicador), la adaptación de la AMC de los cómics de Garth Ennis y Steve Dillon, publicados bajo sello de Vertigo (la línea adulta de DC Comics) a finales de los noventa. 

Preacher es una serie desarrollada por Evan Goldberg, Seth Rogen y Sam Catlin, protagonizada en su primera temporada por Dominic Cooper, Joseph Gilgun, Ruth Negga, Lucy Griffiths, W. Earl Brown y con la presencia de Jackie Earle Haley (Rorschach de Watchmen, el nuevo Freddy Krueger, etc.) y de Graham McTavish.

La acción comienza cuando una entidad de otro mundo llega a la Tierra y comienza a poseer a distintos hombres de fe a lo largo y ancho del globo, dando como resultado la explosión del huésped. Finalmente, la entidad llega hasta Annvile, Texas, y allí se introduce en el cuerpo del predicador Jesse Custer, posiblemente el peor hombre de fe en millas a la redonda, quien además se encuentra en la imposible situación de levantar su parroquia, con unos feligreses que (como él) ha perdido la fe. Sin embargo, la llegada del ente a la tierra y su unión con Custer cambiará todo, así en la Tierra como en el Cielo. 

¿Que cómo sigue? Eso os lo dejamos a vosotros. Pero, antes, unos detalles. No sabremos qué os parecerá, pero en general, en EEUU la serie ha cosechado críticas bastante buenas. Hablamos de un 90 en Rotten Tomatoes. IMDB tampoco se queda coja en cuanto a nota, otorgándole en el momento de esta reseña un 82. Y, según Metacritic le casca un 76, con los usuarios dándole una nota similar, 78. Nosotros, como veréis más abajo, también le otorgamos una nota similar. Ahora, dejad que os desarrollemos nuestros motivos.

No es el cómic, pero...

Predicador, como os decíamos ya antes, se parece al cómic lo que un huevo a una patata con forma oval. Esto es, en general, tiene la misma forma, se parece en algunas cosas y elementos de la historia, como el argumento, pero para de contar. Ni los personajes, ni la narración, ni los pequeños detalles son calcados a los del cómic. De hecho, muchos han sido reimaginados o, sencillamente, alterados para adecuarse de la trama de la serie.  ¿Ejemplos? Desde las pintas del reverendo Custer, su relación con Tulip, la presentación de Odin Quincannon y el personaje en sí, los "pecados" de Caraculo, hasta el propio desarrollo de toda esta primera temporada 1. 

Este aviso, claro, es para los que vinieran de ver el cómic y esperaran ver lo mismo. Aquellos que busquen únicamente una serie a la que engancharse, encontrarán en Preacher un placer culpable con muy mala baba, cierta sorna y crítica social y religiosa. Y es que, el trío de productores formado por Evan Goldberg, Seth Rogen y Sam Catlin han intentado en alguna manera desarrollar las bases del cómic de Ennis y Dillon, pero traduciéndolo al lenguaje y a la cultura de EEUU y también a su audiencia actual.

No con esto queremos decir que esté descafeinado (ya les gustaría a más de uno), sino todo lo contrario. La serie de Preacher es tan bestia como el cómic, pero se deja llevar por otros derroteros aún más cómicos y, quizá, ligeros. Mientras que Garth Ennis narraba un western moderno, cuyos principales recursos ya hemos podido ver en otras obras como The Boys o Sección Ocho, la serie de televisión no incide tanto en la idea de western o road movie (al menos no en esta temporada 1) y prefiere asentar una base, para presentar eminentemente a los personajes clave de la historia: el padre Custer, su ex Tulip, el vampiro Cassidy y, claro está, el Santo de los Asesinos. 

Y es que, prácticamente, toda esta primera temporada es una anticipación y una presentación de lo que va ir ocurriendo a lo largo de la serie, una antesala que sirve para asentar el escenario. De hecho, clave para los comiqueros que vengan de la obra original, la primera temporada es, a grandes rasgos, el primer número de la serie de cómic, salpicado con elementos de tramas posteriores. Y hasta aquí podemos leer. 

Un elenco digno, un guión divertidísimo

Ahora, a pesar de esta sobreexplotación del cómic original, el guion no adolece de fatiga. Si bien es cierto que el espectador podrá preguntarse alguna vez aquello de "¿es que nunca salen del dichoso pueblo?" la historia aguanta muy bien los diez capítulos que dura la temporada 1 de Preacher. En ella, los pequeños detalles se van desgranando poco a poco, revelando una trama mucho más grande y enrevesada, pero también bien cohesionada.

Por otro lado, cabe destacar que el humor bestia puede incomodar al espectador más sensible. Y es que hay cosas como amputaciones o ver a alguien convertido en choped que puede sentar mal a según qué estómagos. No obstante, un Preacher sin este punto de brutalidad tampoco se entendería. Y es que en el fondo, Predicador es tanto una crítica religiosa como social, más concretamente de la condición humana y de los usos y costumbres de la población de Texas, así como del fenómeno religioso en ámbitos rurales y a los extremos que puede conducir. De ahí que esta barbarie y serie de despropositos en forma de humor macabro tengan como fin el de lubricar las ruedas de la acción hasta la conclusión de la temporada.

El merito de que esto funcione se debe en gran parte al elenco. Sin su entendimiento de los guiones y sus interpretaciones, Preacher no sería lo mismo. Merito y mención especial merece el Odin Quincannon de Jackie Earle Haley. Haley humaniza un monstruo desaforado y pervertido, convirtiendo a uno de los personajes más asquerosos del cómic en un antagonista que en cierta manera logra llegar hasta el espectador. Y si bien, no se llega a cogerle cariño, al menos logra que empaticemos con sus motivos y entendamos su retorcida personalidad.

Ahora, todo esto tiene un pequeño sacrificio. El del personaje del Santo de los Asesinos, un espíritu de venganza cuyo papel en esta primera temporada solo se dibuja de manera difuminada. Muy a pesar, eso sí, de que se plantea como un personaje central del resto de la serie, su aparición en esta temporada 1 es algo atropellada, con una presentación desaprovechada y que queda supetidada a una renovación para más temporadas que no estaba tan clara en un primer momento. Sobre todo por el carisma y el acertado retrato de Graham McTavish en el papel del anti-héroe. Un actor, por cierto, que le pone voz a Dante en Dante's Inferno y que es Dwalin en El Hobbit, para que le tengáis situado. ¡Vaya cambio de registro! Y muy desaprovechado, por cierto.  

En conjunto, pues, Preacher no es la serie revelación del año. Pero, oye, es más que satisfactoria como "serie puente" entre los grandes éxitos televisivos de 2016. Tanto es así que, la verdad, dentro del género sobrenatural encabezado por Abierto Hasta el Amanecer, Outcast o El Exorcista, esta opción se nos antoja también digna de ser tenida en cuenta. 

Valoración

Adaptación muy libre del cómic original. Funcional y divertida, pero relativamente fiel respecto a la obra de Garth Ennis. Quien busque pasar un buen rato con una comedia (muy) negra acertará de pleno, quien busque una lectura literal del cómic, errará el disparo.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Los personajes, el tono bestia y descarnado, el humor negro y el cómo nos ponen en la pista de los eventos del cómic durante toda la temporada.

Lo peor

Si vienes de leer el cómic, te costará tragarla. Las comparaciones son odiosas, pero ahí están. La apresurada presentación del Santo de los Asesinos.

Lecturas recomendadas