Análisis

République - Análisis

Por Lazaro Fernandez
-

Versión comentada: PS4

République ha alcanzado cotas tan altas de calidad en dispositivos móviles que se ha hecho un hueco en el catálogo de PS4. Camouflaj recupera el género del sigilo y lo hace a través de un título modesto pero con un tremendo potencial. 

République, un juego creado originalmente para tablet y Smartphone, que consiguió colarse en nuestra selección de  los mejores juegos de iPhone y, posteriormente entre los mejores juegos para Android, llega en un formato “completo” a PS4.  

Esta aventura de infiltración renace con novedades en su control y un planteamiento sorprendente y original, sobre todo para los usuarios de consola. Aquí tenéis a sus creadores presentando esta nueva versión del juego:

 

Républic plantea un futuro no muy lejano y CyberPunk,en el que la sociedad se ha convertido en un estado totalitario, controlado en todo momento por cientos de cámaras y un ejército de Prizrak (antiguos delincuentes a los que se les ha lavado el cerebro y sirven al estado); un misterioso complejo denominado Metamorphosis sirve de cárcel y, al mismo tiempo, de vía de “instrucción” a los rebeldes como Hope, protagonista del juego.

Al comienzo de la aventura, Hope conseguirá ponerse en contacto con el jugador a través de un teléfono móvil y le pedirá ayuda para escapar de su encierro. La forma en la que tendremos que ayudar a Hope es lo más original del título de Camouflaj: olvídate de la “cámara libre” de otros títulos, de la “tercera persona” o de la perspectiva “desde el hombro”; cada una de las cientos de cámaras de vigilancia repartidas por Metamorphosis será nuestros ojos y con ellas seguiremos a Hope... y mucho más.

El sistema OMNI View

A través de una especie de Sistema Operativo denominado OMNI View, podremos saltar de cámara en cámara, moverlas con el stick derecho para seguir a Hope, hacer zoom, abrir o cerrar puertas, examinar documentos y objetos... Al pulsar R1 la acción se detendrá y ante nuestros ojos se destacarán las diferentes acciones posibles que, importante, gastarán algo de batería del OMNI View (cada acción mostrará cuanto gasta antes de realizarla).

Y aunque tendremos que ir saltando de cámara en cámara todo el rato, no tendremos que seguir a Hope necesariamente, podremos adquirir la perspectiva de cualquier cámara siempre que se encuentre a poca distancia de la que estemos controlando. Así, podremos anticipar la posición de los guardas, conocer la localización del objetivo más inmediato o buscar ese destornillador necesario para que Hope pueda entrar por los conductos de ventilación y llegar a la siguiente zona.

Junto al potente sistema OMNI View, también tendremos de nuestro lado a Fred E. Cooper, un Prizrak renegado y auténtico experto en videojuegos que nos dará pistas y ayudará en todo momento comunicándose a través del teléfono móvil… a través de un sistema de síntesis de voz, ya que padece mutismo selectivo y será incapaz de hablar. Pero no penséis que Hope es autónoma y se mueve torpemente con nuestras órdenes hasta ser detectada una y otra vez (no tenemos buena experiencia con eso de los “personajes no jugadores” y sus torpes decisiones), ya que también, al mismo tiempo que nos movemos por las cámaras, tendremos que controlar a la protagonista de République.

Hope puede moverse sigilosamente, meterse por conductos de ventilación, correr, ocultarse en taquillas o tiestos con una vegetación suficientemente frondosa (acción que nos ha recordado al clásico Clock Tower de Human) coger todo tipo de objetos (que aparecerán iluminados para localizarlos) y, como último recurso (sobre todo por las escasas existencias), hacer uso de sprays de pimienta o tazers para librarse de las garras de los Prizrak si es descubierta.

Sigilo en su máxima expresión

République plantea un desarrollo pausado y de planificación, más que de acción, recordemos que es sigilo en su máxima expresión, de ahí que no esté contemplada la opción de plantar cara a los Prizrak y lo mejor que podemos hacer es evitarlos… ¡y robarles la cartera! Hope no podrá tumbar a golpes a un guarda Prizrak, pero si lo pilla desprevenido no tendrá ningún problema en arrebatarle algún objeto que lleve: gas, baterías y… ¿diskettes? Se nota que la gente de Camouflaj es “jugona” de verdad: cada uno de los diskettes, que no son más que artículos “coleccionables”, tiene una imagen de un juego “real”, relativamente moderno, y al conseguir cada uno de ellos, Cooper nos dará su experta opinión sobre él. Destiny, Shovel Knight, Super Hexagon y otros muchos juegos pasan el “particular análisis” de Cooper; es la primera vez que vemos como se halagan de un modo tan sesudo y personal otros títulos de diferentes compañías y, la verdad, nos ha encantado la idea.

Las exigencias técnicas de un juego basado en el hardware de Tablet y Smartphone no pueden llegar a ser, por mucho rediseño que haya de por medio, las mismas que un título creado en exclusiva para PlayStation 4, y eso se nota. El apartado gráfico de République puede calificarse como “correcto”: no hay nada que reprocharle, pero sí que hace gala de unas texturas y una complejidad visual que podrían pertenecer a PlayStation 3 sin ningún problema. Aún así podemos confirmar que el nivel gráfico del juego no entorpece en absoluto el desarrollo del mismo, que es lo que realmente importa de République, la original experiencia que plantea.

Eso sí, en alguna ocasión nos ha estorbado la pequeña pausa (un segundo, poco más) que hay cuando nos movemos de una cámara a otra, perdiendo de vista momentáneamente la acción (y agobiándonos un poco si somos perseguidos por uno de los Prizrak). Con todo y con eso, la calidad visual del juego de Camouflaj, teniendo en cuenta su precio, su reducido equipo de desarrollo y el motor en el que ha sido diseñado, Unity 5, supera con creces las expectativas. Por otro lado, para los puristas del audio, République guarda una buena sorpresa: aunque el título no tiene voces en castellano, los actores de doblaje que dan vida, calidad y mucha credibilidad, todo hay que decirlo, al título de Camouflaj, son auténticos titanes. Entre ellos están Dwight Schultz, Murdock de El Equipo A y David Hayter, nada menos que Solid Snake.

Conclusión

République es una apuesta valiente y original por muchos motivos: trae de vuelta el género del sigilo más puro, plantea un sistema de control y un desarrollo que no habíamos visto funcionar nunca tan bien en consola (aquí debemos recordar que las versiones del juego para PC y OSX incluían la opción de seguir varias cámaras simultáneamente) y, sobre todo, pone de manifiesto su tremenda calidad y su ambición al dar el salto a PlayStation 4.

Estrategia, sigilo y una curva de dificultad muy ajustada dan forma a un juego que, si bien poco tiene que hacer gráficamente frente a gigantes del catálogo de PS4, se confirma como una de las grandes alternativas a los títulos de grandes producciones, grandes estudios y, como no, grandes precios.

Valoración

Aunque técnicamente no puede competir con los pesos pesados del catálogo de PS4, République plantea una experiencia de lo más original, con el control dividido entre Hope y las cámaras de seguridad, y un argumento de lo más cinematográfico.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El sistema de control, dividido entre Hope y el OMNI View, es de lo más original que hemos visto.

Lo peor

Su origen basado en Tablet y Smartphone lo evidencia su modesto apartado gráfico.

Lecturas recomendadas