Análisis

Review de Dorito's Crash Course

Por Óscar Díaz
-

Una conocida marca de aperitivos ha vuelto a las andadas en el mundo de los videojuegos. Tras su primera campaña de marketing, con Dorito's Dash of Destruction, ahora se hacen eco en el LIVE por partida doble.

Dorito's Crash Course se presenta como un arcade de mecánica sencilla y familiar. Este pondrá a nuestro avatar de Xbox Live en un concurso televisivo típico, con obstáculos y pruebas físicas en tres lugares del globo: Estados Unidos, Europa y Japón. Cada uno con cinco fases. Nos encontraremos ante una creciente y adictiva curva de dificultad, al servicio de tan solo unos pocos botones.

Las opciones de control son muy limitadas y tampoco es que el juego sea un alarde a nivel técnico. Sin embargo, cumple bastante bien con su cometido. Las pruebas nos obligan a tener paciencia e intentar conocer a fondo  cada recurso que tengamos a mano. Saltar para evitar obstáculos, usar camas elásticas para llegar a zonas elevadas, agacharnos, correr más rápido… todo ello aderezado con una inercia que nos pondrá de los nervios.

Pero, quizá, lo más destacable de este título es la posibilidad de medirnos con nuestros amigos, tanto en directo como en diferido. El multijugador local y online, del que está provisto Dorito's Crash Course, nos dispensará horas de diversión y piques muy sanos, invitándonos  a rejugar las variadas pistas y superar los tiempos logrados. Esto nos hará ascender en la tabla de clasificación. Como si se tratara de una prueba de rally por tiempos, no veremos directamentea nuestros contrincantes, pero sí sabremos por dónde andan. Lo cierto es que Dorito's Dash of Destruction nos ha proporcionado algunos momentos realmente memorables, con gritos de ¡gallina! e insultos variados, siempre desde el lado del respeto, claro.

Valoración

Diversión en estado puro, que rinde al máximo cuando intentamos batir a nuestros amigos en Xbox Live. Además, ¡es gratis!

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Los piques en multijugador, con el Communicator a tope, son todo un espectáculo. ¡Es gratis!

Lo peor

Movimientos erráticos. Pocas opciones más allá de los niveles iniciales.

Lecturas recomendadas