Análisis

Review de una maravilla llamada Alan Wake

Por José Luis Sanz
-

Un minuto antes de sentarnos a escribir este análisis nos abandonó la inspiración. Y es que le habíamos dedicado a Alan Wake una buena parte del tiempo en los últimos días, nos habíamos empapado con su historia y ya teníamos pensado cómo enfrentarnos a un artículo de este calado.

Y es que, por si no os suena, Alan Wake es hijo de Remedy, la compañía responsable de los Max Payne que tanto nos hicieron disfrutar hace unos años. Alan y Max. Wake y Payne. ¿Extrañas coincidencias? En ambos casos las historias se ceban de las desgracias familiares. Hijas y mujeres que desaparecen o mueren y que producen en el protagonista una terrible sed de venganza.

Alan escribe novelas de éxito y, como nosotros, ha perdido la inspiración. Él se ha ido a Bright Falls a encontrar tranquilidad, disfrutar con Alice, su esposa, y recuperar las grandes ideas. Nosotros, con la mente en blanco delante del Word, nos hemos bajado a tomar un refresco a ver si sabemos por dónde meterle mano a esta maravilla. Pero nada de nada. Desesperados, nos hemos puesto este vídeo con la esperanza de que Alan Wake nos diga qué debemos decir de él...

Si nos visitas desde un iPhone, iPod Touch o iPad, pincha aquí.

Una historia apasionante

Sabemos que Alan Wake está dividido en seis capítulos y que cada uno empieza con el típico "Previously on Alan Wake..." para recordarnos los hechos que hemos protagonizado en lo que llevamos de juego. Me dicen que Alan Wake ha perdido a su esposa y que corre a buscarla en medio de un terrorífico paraje que recuerda bastante a la legendaria serie de TV Twin Peaks. Nos viene algo a la cabeza. Lo escribimos en el Word.

"Empiezan los giros. Alan Wake atropella a alguien que desaparece delante de sus narices. Es un leñador que se convierte en un espíritu y le ataca con un hacha. Alan corre a una cabaña de madera, en medio del bosque, sin saber qué está pasando. Tiene que llegar al faro cuanto antes. Allí le espera su mujer". Esto es lo poco que llevamos escrito de esta Review de Alan Wake para Xbox 360. Por desgracia, no es suficiente...

Hay cientos de páginas escritas tiradas por el suelo que cuando las recogemos nos explican lo que está pasando. ¿Pero quién ha escrito eso? Alan Wake, creo recordar, se debate entre su mundo real e imaginario y la famosa inspiración que estaba buscando se ha cebado con él. ¿Querías caldo? Pues toma dos tazas...

El mal está por todas partes

¿Cómo es posible no recordar nada del juego? El caso es que viendo a Alan Wake con la linterna me saltan a la memoria imágenes de Alone in the Dark The New Nightmare... pero pronto se me quita de la cabeza. Alan es mucho más rápido de movimientos y la idea de permitirnos utilizar la linterna para exorcizar a los enemigos es genial. Luz versus oscuridad. Bien contra mal. Sencillo, muy básico... ¡¡pero efectivo!!

Ya empezamos a recordar. La linterna servía para ver en la oscuridad pero, además, en este juego es un arma tan poderosa como las balas. Por eso hay que buscar la luz, para redimir a Alan Wake de sus pesadillas y recuperarle la salud cuando más lo necesita. ¿Pero recuperarle de qué? Aquí vuelven las lagunas. Cerramos los ojos y vemos leñadores poseídos por una especie de materia oscura, pájaros que nos atacan, vallas electrificadas, doctores que dan consejos misteriosos, televisiones en los que aparecen imágenes de Alice y... muertos, muchos muertos.

En Alan Wake el mundo está poseído por completo. De cualquier sitio puede aparecer un enemigo o, simplemente, algo que nos haga perder vida. Para defendernos contamos con pistolas y escopetas que cumplen su función de mandar al otro barrio a los malditos leñadores. ¡¡Uf!!, cómo se parece a Max Payne. Bueno, ¿y qué? ¿Acaso es malo? Remedy sabe lo que se hace, aunque no haya metido el tiempo bala con calzador. ¡¡Espera!! ¿Y si es la linterna la que, en esta ocasión, nos da algo más de tiempo para defendernos de los enemigos? ¿Y si el tiempo bala de Max Payne es la linterna de Alan Wake? Lo bueno de estos inventos es que, si próximamente alguien los copia, será que los de Remedy han tenido una muy buena idea...

¿A qué esperas para ir a Bright Falls?

Poco a poco los recuerdos nos van llevando de la mano por las interminables partidas que nos hemos echado con Alan Wake. Olvidadas las comparaciones con Alone in the Dark The New Nightmare, toca poner en su sitio a este juego que Microsoft se ufana en presentarnos como exclusivo. ¡¡Qué suerte dirán algunos!! Pues sí, suerte, mucha suerte.

Tener una Xbox 360 en casa y no comprarse Alan Wake es un pecado capital. Así lo tendrían que considerar las más altas instancias del mundo de los videojuegos. Y es que estamos ante un título que, eso sí lo recordamos nítidamente, inyecta en vena el miedo. Un simple chasquido le pone a uno los nervios de punta... así que imaginad lo que ocurre cuando un grito estremecedor cruza el bosque de lado a lado.

Los diálogos con los personajes son útiles, sirven para que la historia avance, para que nos enteremos poquito a poco de lo que pasa en cada uno de los seis capítulos. Alan Wake está muy bien pensado y atrapa al jugador desde el minuto uno. Pero no hay que emocionarse. Que si nos lanzamos a jugarlo a cuchillo y lo acabamos pronto, nos quedaremos con una cierta sensación de orfandad...

¡Hay que ver lo que cambian las cosas cuando a uno le llega la inspiración! Ahora hemos recordado de golpe todos los buenos momentos que Alan Wake nos ha regalado estos días y... ¿qué podemos decir? Pues que nos hemos sentido plenamente felices y recompensados por Remedy, Microsoft y la madre que trajo al mundo al atormentado de Alan Wake. ¡¡Felicidades!!

Valoración

Uno de los mejores juegos del momento que nos garantiza, al menos, 10 horas de diversión llenas de terror, personajes misteriosos y alucinantes situaciones de pánico.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

La portentosa ambientación, el trabajadísimo argumento y su increíble y divertido desarrollo

Lo peor

10 horas no son demasiadas y pueden terminarse rápido si nos emocionamos mucho.

Lecturas recomendadas