Análisis

Review del divertido Lost Horizon

Por Sergio Gracia
-

Siempre es agradable disfrutar de una buena historia, ya sea a través de un libro, una película o, por qué no, un videojuego. Tal vez el único género que puede presumir de ser capaz de contar una historia casi como si de un libro se tratase sean las aventuras gráficas, que tantos y tan buenos momentos nos han hecho pasar a los largo de los años. Puede que el género no esté pasando por su mejor momento, pero aún quedan unas cuantas desarrolladoras que se niegan a dejar de lado las fantásticas aventuras que nos ofrecen estos juegos.

Animation Arts es una de ellas. Ya nos sorprendió con su saga Secret Files, de la que, por cierto, se espera una tercera entrega en 2012, pero hablemos del juego que tenemos ahora entre manos. Animation Arts nos vuelven a sorprender con Lost Horizon, una interesante aventura gráfica que nos transportará a los lugares más recónditos y maravillosos de la Tierra mientras nos vemos inmersos en una apasionante e intensa historia en la que la fantasía y la ficción se entrelazan magistralmente para proporcionarnos horas y horas de diversión. ¿Quieres acompañarnos en este maravilloso viaje?, pues sube al avión.

El espíritu de los clásicos

Es prácticamente inevitable hablar de Lost Horizon sin nombrar la palabra clásico, y es que, aunque el juego hace apenas una semana que ha aparecido, derrocha clasicismo por todos los poros de sus píxeles (si es que un pixel tiene poros). En Lost Horizon manejaremos hasta 3 personajes diferentes, de los cuales podríamos encontrar un hermano gemelo en otras aventuras gráficas con un poco que nos esforcemos, lo que hará que empaticemos mucho más rápido con los protagonistas y, por qué no, con los antagonistas (¡que son muchos y muy malos!).

El trabajo de doblaje también juega un papel importante en este aspecto y se ha trabado mucho por conseguir el mayor realismo posible. El acento de personajes de distintas nacionalidades será claramente reconocible. Os recordamos que el juego no está doblado a nuestro idioma, aunque si cuenta con textos en castellano.

Como buen nuevo clásico que pretende ser, Lost Horizon hace uso del añejo pero sencillo e intuitivo sistema point-n-click. En todo el juego no necesitaremos usar el teclado ni una sola vez (aunque podemos hacerlo), ya que todas las funciones estarán al alcance de nuestro ratón. Una de las novedades que incluye Lost Horizon con respecto a otras aventuras gráficas es la lupa. Cuando hagamos uso de esta herramienta podremos detectar de un rápido vistazo todos los objetos en pantalla con los que podemos interactuar. Por otra parte, el puntero del ratón cambiará de forma dependiendo de si podemos observar un objeto, observarlo y cogerlo (ambas cosas), o incluso si podemos interactuar con otro objeto que tengamos en uso, lo que sin duda resulta de gran ayuda al jugador. Gracias a este tipo de mejoras nos olvidaremos de ese ritual tan característico en este género, ya sabéis, el probar todo con todo cuando nos encontramos atascados.

Lo que está claro sobre Lost Horizon es que por donde primero entra es por los ojos (no busquéis el sentido obvio de la expresión), y es que cuenta con un apartado visual de auténtico lujo. Los escenarios 2D dibujados a mano conviven en perfecta armonía con los modelos 3D de los personajes y algunos objetos, aunque este encanto puede verse alterado de vez en cuando por culpa de algunas animaciones.

Una historia de película

El potencial de Lost Horizon, como toda buena aventura gráfica que se precie de serlo, reside en su guión y su narración. Como os hemos dicho, a lo largo de la aventura viajaremos a sitios muy dispares y maravillosos, incluso a lugares que no se creía que existieran, como el fantástico reino de Shambala. ¿Pero qué sería de una gran historia de aventuras sin villanos?, en Lost Horizon tendremos para dar y tomar, desde las tríadas de China hasta el mismísimo ejército Nazi.

La historia de Lost Horizon está escrita por la novelitas Claudia Kern, lo que nos asegura un guión de calidad de principio a fin. Pero no os penséis que cuando comencéis a jugar a Lost Horizon os vais a encontrar un juego serio, maduro y soso, nada más lejos de la realidad. Durante la aventura nos encontraremos con infinidad de toques de humor e incluso guiños a grandes clásicos del género, como Monkey Island o Indiana Jones.

Pero si hay algo en lo que suelen pecar las aventuras gráficas es en la creación de situaciones inverosímiles, y Lost Horizon no iba a ser menos, pero ojo, no decimos que sea algo negativo, al menos en principio. Somos conscientes que la existencia del mismísimo reino de Shambala en el juego es, de por sí, un hecho casi paranormal, pero al fin y al cabo es un hecho que va en consonancia con la historia y el desarrollo de una aventura que persigue precisamente eso, la sorpresa y la fantasía. Sin embargo nos encontramos con otras situaciones que pretenden ser realistas pero que, por contra, rozan casi lo divino, lo que en algunos momentos puede llegar a romper ligeramente la sensación de inmersión.

En definitiva, Lost Horizon es un juego de los que merece la pena disfrutar con calma y saboreando cada minuto, aunque si eres fan de las aventuras gráficas o, simplemente, lo pasas en grande con una buena historia, tal vez sepas sacarle más jugo que otro tipo de jugadores.

Valoración

Una buena aventura gráfica con toda la esencia de los grandes clásicos del género. Una buena historia contada de forma original y divertida.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La historia y los escenarios nos atraparán a los pocos minutos de comenzar a jugar.

Lo peor

En algunos momentos nos encontraremos con situaciones algo absurdas.

Lecturas recomendadas