Análisis

Review del esperado Crackdown 2

Por José Luis Sanz
-

Microsoft regresa a Pacific City con la continuación de uno de los mejores juegos de Xbox 360 del año 2007: Crackdown. Un título que, con la cosa de que traía un código para jugar con la beta de Halo 3, vendió como churros. ¿Qué pudo más, la beta de Halo o la acción de Crackdown?

El caso es que gracias a aquel movimiento de Microsoft, Crackdown fue un juego bastante conocido y llegó a las manos de jugadores que, sin la beta de Halo 3 por medio, no hubieran reparado en su existencia. De ahí que esta continuación haya levantado cierta polvareda y la miren con la misma lupa que los grandes AAA que suelen aparecer anualmente.

¿Qué ha pasado con la Agencia?

Han pasado 10 años en Pacific City desde los acontecimientos ocurridos en el primer juego y la Agencia vuelve a tomar el control de la ciudad. Tras una breve recaída en la que la Agencia intentó aplastar a la ciudad y convertirse en poder único, ahora vuelve la cordura a sus altos mandos y la prioridad es luchar contra el mal. Un terror que tiene dos caras: la de la banda de La Célula y la de los zombies.

Unos por ser unos maleantes reconocidos, y los otros por ser víctimas de un virus que los ha dejado para el arrastre, y de ser unos ciudadanos normales y corrientes que iban al fútbol o a trabajar, ahora vagan por las calles en busca de sangre fresca. ¡¡Menudo cambio!!

Acción sin parar

El que os quiera convencer de que Crackdown 2 es un dechado de virtudes no os cuenta la verdad. El juego se asienta sobre un pilar único y fundamental: la diversión, el desarrollo... ¡¡lo que algunos llaman la jugabilidad!! Lo demás, queda en un profundo segundo plano.

Lo divertido de Crackdown 2 es hacer cada vez mejor a nuestro agente. Subirle los stats, ir recolectando orbes de agilidad o conducción, añadir habilidades para disponer de armamento más destructivo, alargar la barra de vida o aprender los secretos para utilizar explosivos cada vez más temibles. Por eso, cuando empezamos, la cosa se pone dificil porque hay mucho indio y pocas balas.

Pero tan importante como el protagonista es el mapa de Crackdown 2. Un lugar devastado por las guerras callejeras donde sólo sobrevivien con cierta elegancia unas torres llamadas 'de luz'. En estos sitios se encuentran las unidades de absorción, que convierten la luz en una energía explosiva de primera magnitud. Activando tres de estas torres, conseguiremos lanzar una bomba de luz y asegurar la zona. ¿Y qué hacemos después? Pues buscar otras tres torres y repetir la operación.

A base de asegurar zonas y acabar con la resistencia, la Agencia irá poniendo las cosas en su sitio y nuestro agente ganará montones de nuevas habilidades. A cuál más sorprendente.

Y ya está. Esto es todo. Gracias a todo lo anterior sobrevive Crackdown 2 en esta jungla de grandes lanzamientos y súper ventas que ofrecen tecnología, gráficos y algo de diversión. ¿Pero esto es todo ? Bueno, lo cierto es que no estodo... sí tiene algo más. Una cosa llamada cooperativo...

Online es mejor

En muchos puntos del mapa de Crackdown 2 hay lugares en los que podemos pedir a otros jugadores que se conecten y nos ayuden a pasar de fase. O entrar en una partida y unirnos a otra que esté en juego al otro lado del Tajo. Crackdown 2 es entonces cuando resplandece con luz propia ya que, en muchas zonas del mapa, sobre todo las que andan atestadas de zombies, lanzar bombas en grupo es como recordar los viejos tiempos del Gauntlet: los piques por ver quién elimina a más enemigos o quién se queda con qué objeto son brutales.

Lógicamente, muchos xboxeros preferirán la intimidad de su casa y no se irán a Internet a disfrutar. Entonces, Crackdown 2, si ya lo hemos disfrutado con amiguetes, se vuelve más soso, menos impredecible y las partidas se automatizan buscando el único objetivo de mejorar al protagonista, sin tener muy claro si todo lo que uno está haciendo tiene sentido sin un colega al que restregarle esta o aquella explosión salvaje.

Crackdown 2 es un juego que tiene un arranque complicado, feo y escasamente original. Sólo cuando ya hemos neutralizado un par de zonas y vemos que nuestro agente es cada vez más poderoso, nos pica el gusanillo de seguir completando objetivos y recogiendo todo lo que veamos por el mapa. Podría haber sido mejor, pero con lo que tiene, garantiza muchas horas de diversión. Sobre todo multijugador.

Valoración

Es un título que despista porque es mucho más de lo que parece cuando le ponemos la mano encima. Su encanto no se esconde en un depurado apartado gráfico o en un diseño trabajado… sino en su desarrollo y en la diversión.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La sencillez de juego, sus objetivos claros, la evolución del protagonista y el multijugador.

Lo peor

El primer contacto es bastante pobre y parece un juego peor de lo que después es.

Lecturas recomendadas