Análisis

Review y wanzers en Front Mission Evolved

Por Óscar Díaz
-

Con Front Mission, Square tiene uno de sus valores más conocidos por un número selecto de fans. Sin embargo, como lo sucede a muchas sagas, los años no pasan porque sí y a sus creadores les ha dado por cambiar la imagen de pausado, sesudo y para muy aficionados que tenía el original.

Para Front Mission Evolved, Square Enix ha encargado el desarrollo a un estudio occidental, en un movimiento que intenta atraer a los jugadores de medio mundo y que rompe con el aire oriental de la serie de estrategia táctica por turnos. Como ha sucedido con otros juegos que han sufrido el mismo proceso, lo primero que vemos es que pasamos a una vista en tercera persona. Se dice en Japón que es la primera regla para que en Estados Unidos y Europa se vacíen las estanterías de las tiendas. Pero esta regla no parece tener la eficacia buscada…

Lo que sí parece una buena opción es que este nuevo Front Mission salga a la venta para Windows, Xbox 360 y PlayStation 3, dejando de lado una exclusividad casi tradicional en las máquinas de Sony. Quizá, para que este paso fuera poco traumático sí que ha venido bien la confianza en Double Helix Games. Sin embargo, tampoco es que estos tengan un recorrido triunfal por las franquicias que tocan, con ejemplos que apenas recordamos, como G.I. Joe The Rise of Cobra o Silent Hill Homecoming.

En cuanto al juego que nos presentan los nuevos dueños de Eidos (sí, Lara Croft ya habla japonés fluido y los vídeos de Deux Ex vienen del país del Sol Naciente…) se trata de un intento por contentar a todos. A nivel de producción, no resulta espectacular, aunque se ha intentado crear un mundo creíble y que motive para terminar todas las misiones. La variedad de vehículos es notable, al menos en nuestro bando, aunque se limiten a unidades de tipo mech. Hay misiones a pie, subidos en los tanques verticales y sobre raíles, donde sólo hay que apuntar y disparar. Podríamos decir que Front Mission Evolved cuenta con todo, para todo tipo de jugadores, menos para los que vieron nacer la saga y la amaban tal cual era.

Un Wanzer a tu gusto

La discussion entre si son armaduras de combate, mechas u exoesqueletos poco tiene que hacer en este Front Mission Evolved. Sus responsables zanjan el asunto con la palabra Wanzer, que sirve para definir todos los vehículos que podemos manejar, ya sean ligeros, pesados, medios o utilicen armas de francotirador. Lo cierto es que esta variedad nos permite usar diferentes formas de tracción, como deslizadores, dos o cuatro patas y combinaciones que dan un aire diferenciador a cada una de nuestras invenciones.

Tal es la importancia de la personalización, que se lleva una sección completa en el menú de opciones del juego. Nuestras creaciones, a base de dinero duramente ganado, serán la herramienta idónea para superar niveles en el modo para un jugador. Pero también están destinados a despertar la envidia en las partidas online. Este último es un campo dominado por jugadores japoneses, a los que apenas se les puede toser.

Como contrapartida para tantas opciones, Front Mission Evolved limita mucho las posibilidades de ponerlas en práctica. Junto a vídeos con una realización bastante pobre, en los que se exageran los gestos para que los entiendan niños sin edad de jugarlo, encontramos un modo historia realmente corto. Además, lo que empieza como una guerra mundial, con facciones diferenciadas, de transforma en un caso de terroristas y corporaciones, donde morir se transforma en unas vacaciones hasta la próxima resurrección. Eso sí, se ve una clara intención la intención, que nuestros diseños nos inviten a revisitar los niveles con nuevas armas y vehículos, aunque el mecanismo de juego hace que las ganas sólo surjan en los más dados a los retos.

Tierra, mar y aire

Lo que en una primera impresión podría parecer una gran variedad para Front Mission Evolved, se convierte en una sucesión de etapas repetitivas. Bien es cierto que hay niveles con vegetación, otros cubiertos por hielo y nieve o totalmente tecnificados, pero eso no se traduce en sensaciones bien diferentes una vez en juego.

Cuando pilotamos un wanzer, tenemos los movimientos típicos de un tanque vertical. Según el peso del conjunto, notaremos que se mueve más o menos torpemente, compensando su agilidad con un poder de destrucción variado. Las armas a distancia, como los rifles de francotirador, tienen una gran eficacia cuando usamos el visor. Los misiles guiados se convierten en nubes casi infalibles, que dan lugar a algunos de los mejores momentos de Front Mission Evolved. Incluso disponemos de una opción para deslizarnos a unos centímetros del suelo y avanzar a una velocidad apropiada para esquivar los ataques. Pero es, precisamente esa movilidad exagerada, lo que distingue a este nuevo título de la serie clásica. También hay escudos y movimientos cuerpo a cuerpo que sólo tienen sentido como golpes finales o en el modo más fácil de dificultad.

Los wanzer no son pequeñas unidades o soldados sobre deslizadores. Encontrar un lugar para cubrirse es algo que queda bien en los vídeos cinematográficos, pero que en la práctica apenas tiene utilidad. Es más, si seleccionamos el modo de dificultad más alto, apenas se ofrecen posibilidades tácticas. Ha de quedar claro, para cualquier aficionado a Front Mission, que este juego es otra cosa, un intento de renovar la saga y ponerla al nivel de Mech Assault o Armored Core.

Con los movimientos que están a nuestra disposición, podemos buscar esquinas para ocultarnos o cubrirnos bajo estructuras gigantes. Pero la sensación de desprotección lucha contra la idea de tener un vehículo ágil. Justo lo contrario de lo que vemos en los vídeos del juego, donde más bien parece que somos soldados con todo tipo de opciones. Buscar una cobertura y usarla para capear la lluvia de balas y misiles es una misión complicada, para la que no tenemos una opción entre nuestros controles. Sólo el tiempo bala, llamado modo EDGE en esta ocasión, parece proporcionar esa ventaja que ayuda contra los enemigos finales.

Al dejar nuestras máquinas de guerra, tenemos misiones a pie que cambian un poco la sensación de monotonía. Sin embargo, también aquí se echan en falta las opciones a las que nos han acostumbrado muchos juegos durante el último lustro. Conquistar a una zona, acabar con todos los enemigos y observar animaciones poco trabajadas nos hace buscar el final del nivel para volver a meternos en el wanzer y vivir algo de destrucción a mayor escala. Y eso que algunas armas, a pie, son bastante eficaces contra enemigos bien protegidos. Pero no hay continuidad ni el sistema de combate está lo suficientemente depurado para enganchar.

A nivel visual, tampoco es que se note la escala de los vehículos, las naves que los transportan, las construcciones gigantescas como un ascensor orbital o los soldados que van a pie. Al acabado más bien pobre se une cierta dejadez que echa por tierra algunos detalles en los modelos de los personajes o la personalización de los wanzer. Todo la da sensación de juego antiguo, como de una generación anterior, aunque en el fondo guarde cierto atractivo para los aficionados a los mechas.

Los enemigos, por lo mucho que se repiten, o la limitada inteligencia artificial que ofrecen, tampoco invitan a volver sobre nuestros pasos. La falta de personalidad es un defecto que inunda Front Mission Evolved, con lo que necesita de cierto esfuerzo para sacarle partido. Esto se aplica a todos los niveles, excepto el editor de wanzers, con escenarios que no invitan a recorrerlos más de una vez, edificios que no sucumben ante nuestro poder de destrucción o enfrentamientos que apenas se diferencian unos de otros.

Como intento de acercar una saga a esta generación, Front Mission Evolved falla estrepitosamente ante los fans del clásico estilo por turnos. Sin embargo, con sus opciones de personalización y cierto encanto online, cuando le dedicamos el tiempo suficiente y damos con enemigos de calidad, podemos sacarle partido. El modo historia es realmente corto y la trama es totalmente obviable, dejando claro que no se ha hecho el esfuerzo necesario para que esta saga se adapte a la generación actual.

Valoración

Como intento de llevar la saga Front Mission al nuevo público, este juego ofrece pocos argumentos. Sin embargo, tiene su puntillo en cuanto a opciones de personalización para los fans de los tanques verticales.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Un editor de wanzers que nos gustaría ver exprimido en otro juego.

Lo peor

El sistema de juego se hace muy repetitivo y el acabado global es pobre.

Lecturas recomendadas