RIGS: Mechanized Combat League
Análisis

RIGS Mechanized Combat League - Análisis para PlayStation VR

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

¡Los mechas nunca pasan de moda! Y más si rodean de OTRA tecnología puntera como la realidad virtual. Conoce con RIGS uno de los lanzamientos más interesantes para PlayStation VR.

PlayStation VR está a solo dos días de su estreno y ya estamos en plena avalancha de análisis. Algunos de los juegos iniciales han resultado ser un tanto descafeinados, pero parece que en la línea deportiva se está encontrando un buen filón. DriveClub VR ha abierto la puerta y este RIGS Mechanized Combat League sigue la buena senda. De hecho, es Guerrilla (el grupo detrás de los Killzone) quien lo firma, con lo que tienen algo de experiencia en sacar partido a los nuevos productos PlayStation.

Para que os hagáis una idea, RIGS es como coger un Titanfall y convertirlo en un título meramente deportivo. Nosotros somos un piloto humano que ha de pilotar un mecha para conseguir toda serie de objetivos: avanzar rápido por los checkpoints de un circuito, hacerlo mientras recogemos orbes y disparamos a dianas, dedicarnos únicamente a disparar a dianas o enfrentarnos a otros mechas en una especie de deathmatch. Una vez estemos más entrenados, podemos atrevernos con los deportes de RIGS, que se juegan en equipos de tres:

  • Powerslam es una especie de rugby en el cual hemos de atravesar la portería central del escenario, a la vez que intentamos evitar a los "defensas" del equipo rival.
  • Derribo de equipos se parece más a una batalla campal y su título habla por sí solo: nos toca acabar con los miembros de los equipos rivales.
  • Zona final es la modalidad más completa. En esencia, es un Atrapa la bandera. Aparece una pelota en el centro del campo y hemos de llevarla a nuestra base. Los rivales intentarán robárnosla o eliminarnos para que caiga al suelo (tranquilos, hay respawn). Mientras escapamos con la pelota, podemos pasarla a un compañero para así despistar a nuestros perseguidores. Si hubiera empate de "goles" al acabar el tiempo, el partido se decide por muerte súbita.
RIGS

Lo interesante de estas modalidades deportivas es que nos permiten ganar puntos para ascender en sus respectivas ligas y convertirnos en líderes de división. Además, tanto en estos partidos como en las pruebas sueltas ganamos dinero con el que comprar nuevos RIGS (mechas, vaya) y obtenemos la atención de nuevos patrocinadores. Estos nos propondrán diferentes desafíos (como encadenar un combo de derribos al rival) que, de ser superados, nos darán variantes de vestuario para nuestro piloto.

RIGS

Las diferentes pruebas se celebran en 4 estadios diferentes: Rio de Janeiro, Macau, Nevada o Dubai. Todos ellos, aunque varían en dificultad, tienen una superficie de juego que distan mucho de ser lisa: hay varios pisos, túneles y plataformas para coger impulso, de tal forma que nuestra partida tiene casi tanto de vertical como de horizontal.

No pasa nada, ya que nuestros RIGS están preparados para ello. Los mechas son capaces de andar, dar un "cabezazo" hacia delante para atropellar al rival, impulsarse lateralmente, disparar con 2 cañones o saltar. Además, dependiendo del modelo que tengamos, podremos cargar nuestro salto para que llegue más alto o incluso volar durante unos instantes para luego bajar poco a poco. De ahí que tengamos que controlar muy bien la dinámica de los saltos para tener control total sobre el escenario.

Todos los modelos incluyen 3 variantes en su funcionamiento. La variante por defecto es más defensiva, de tal forma que los ataques nos hagan menos daño. Otra variante es la ofensiva (basta con pulsar un botón para pasar a ella) y provoca que nuestros disparos "duelan" más. La última variante nos da más velocidad, lo cual es ideal para las pruebas basadas en checkpoints o para perseguir a alguien que haya robado el balón en Zona final. Y ojo, que se conseguimos un buen multiplicador al derribar a varios rivales seguidos, podemos entrar en un estado temporal de máxima eficiencia para las 3 variantes.

Los modelos iniciales que podemos usar son bastante "tirillas" y estallarán a poco que nos alcancen un par de impactos, momento en el que seremos eyectados y tendremos que elegir una zona de "respawn" de entre las que se nos ofrezcan.

Sí, sabemos lo que os estáis preguntando: "¿pero todo esto en realidad virtual no va a ser un cacao?" Pues, sorprendentemente, no, resulta de lo más cómodo y espectacular. Jugamos sentados, con Dual Shock y los RIGS se controlan de la siguiente forma: con los gatillos disparamos los cañones derecho e izquierdo, con L3 damos el "cabezazo", con X saltamos y con L1 y R1 ejecutamos las fintas laterales. El desplazamiento del robot se hace con el stick pero, además, podemos optar porque el movimiento de nuestra propia cabeza (jugamos en vista subjetiva) determine hacia dónde gira el mecha. De esta manera resulta mucho más realista (todo lo realista que puede ser un simulador de mechas, claro), pero perdemos algo de precisión al apuntar con los cañones. Existe una segunda opción: un stick marca el desplazamiento del mecha y otro su giro. Es más preciso, pero pierde algo de gracia.

RIGS

En cualquier caso, la experiencia resulta muy inmersiva. Aunque los gráficos no son nada del otro jueves, la sensación de tridimensionalidad es total. Casi notamos cómo se acercan de verdad otros pilotos a hablarnos y es una gozada ascender desde nuestro ascensor hasta el nuevo estadio y ver el tamaño de nuestra nueva arena de juego. Además, hemos de estar muy atentos a todo lo que se ve desde nuestra cabina: en la parte inferior tenemos un minimapa con la ubicación de los enemigos y objetos clave, a los lados los indicadores de nuestro rendimiento... Más de una vez os sorprenderéis mirando totalmente hacia arriba mientras buscáis a algún rival. Es verdad que, precisamente, se echa en falta algo más de precisión indicando dónde están los enemigos cercanos, pero esa sensación de estar "solos ante el peligro" también es parte del encanto.

En definitiva, RIGS Mechanized Combat se queda un pelín corto en algunas facetas (4 estadios son muy pocos y alguna categoría más de pruebas no vendría mal), pero lo que tiene funciona de forma fluída, cómoda y bastante espectacular. Sin duda, es una de las apuestas más sólidas y fiables de la primera hornada de juegos para PlayStation VR.

Valoración

Una idea relativamente sencilla, que ha sido llevada a cabo de forma sólida y espectacular. Un buen enfoque de lo que puede ofrecer PlayStation VR.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La sensación de controlar a los mechas es muy satisfactoria. El control tiene complejidades, pero se domina pronto. La sensación de tridimensionalidad

Lo peor

Un poco escaso de estadios y tipos de pruebas. A veces, la localización de los enemigos puede resultar confusa.

Lecturas recomendadas