Ringu (The Ring)
Análisis

Crítica de The Ring (El círculo) - La película de terror de 1998

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de The Ring (El círculo), la película de terror tecnológico de 1998 de Hideo Nakata que tendría un remake americano en 2002 dirigido por Gore Verbinski.

The Ring (El círculo) o Ringu, como prefiráis llamarla, fue una película precursora de todo un fenómeno audiovisual en Japón que luego se extendería como la pólvora al calor de la terrorífica aparición de Sadako, la protagonista de "el vídeo maldito" que nos puso los pelos de punta allá por el año 2000.

The Ring llegó a España dos años después de que viera la luz en el país nipón (en 1998) y supuso un empuje brutal para un subgénero que se iría nutriendo que notables títulos como La maldición, The Eye, Dark Water (del mismo director), Dos hermanas o Llamada perdida, entre otras muchas.

En concreto, a mí me pilló en la facultad, estudiando Comunicación Audiovisual y recuerdo, como si fuera ayer, que pude verla en un preestreno matutino en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Información y que, con el perdón de la expresión, me hice caquita encima. Tened en cuenta que por aquel entonces casi nada se sabía de las películas antes de su estreno y que ciertas sorpresas de la cinta resultaban muy impactantes al verlas así, sin anestesia. Y me refiero evidentemente a momentos como éste:

The Ring (El círculo)

El origen de la película es novelístico. Koji Suzuki publicaba en 1991 un libro que ya en el 96 tendría una versión radiofónica y otra en manga. Sería Hideo Nakata quien la trasladaría al celuloide arrasando en taquillas y de paso cosechando múltiples galardones nacionales e internacionales (premios de la academia japonesa, Bruselas, Sitges) que lo pondrían en el punto de mira de la industria estadounidense.

Descubre todas las películas de The Ring en Amazon

Además esto hizo posible que salieran adelante varias obras menores: una continuación Ringu 2 en 1999 y una precuela titulada Ringu 0 en el año 2000 además de la más reciente y olvidable Sadako 3D de 2012 o la delirante Sadako vs. Kayako de 2016, nacida de un fan-art.

Finalmente, el remake americano se puso en manos de Gore Verbinski (director que en marzo presentará en nuestro país La cura del bienestar) que añadió bastante a la idea original componiendo una película muy diferente aunque también escalofriante. Su versión de The Ring llegaría a los cines en 2002 con Naomi Watts como estrella principal de la función y Samara (Daveigh Chase) como inquietante vector para sembrar el terror.

Las comparaciones son odiosas, pero mirad el dato: Nakata filmó la que hoy en día es la película de terror más rentable, popular e influyente de historia del cine japonés con un presupuesto de poco más de un millón de euros. El remake tenía un presupuesto de unos 42 millones de euros...

Lee nuestra crítica de The Ring (la señal), el remake americano de 2002

El caso es que el director decidió asumir la dirección de The Ring 2 (The Ring Two), la segunda entrega "made in USA", también con Naomi Watts pero su impacto ya fue mucho menor, y ahora estamos a la espera de ver Rings, la tercera película con un reparto nuevo y bajo la batuta del español Francisco Javier Gutiérrez que se estrenará el 10 de febrero.

Pero hagamos la moviola para regresar al inicio, a Ringu, que de alguna forma consiguió actualizar los cuentos de fantasmas nipones e inspirarse en la tradición, rescatando algunos de los miedos latentes en una sociedad en las que los espíritus vengadores son una tónica recurrente.

Una noche, dos adolescentes deciden quedarse a solas en casa para contar historias de miedo. Cuentan los rumores que un extraño vídeo, después de una vez visto, desencadena una terrible maldición de la que nadie puede salvarse: una muerte anunciada siete días más tarde. Después de la muerte de su prima Tomoko Oishi, Reiko Asawa, una joven periodista, se pone a investigar el suceso, pero pronto la maldición la alcanza.

La idea lógicamente es trasladar a la pantalla una leyenda urbana que deja de ser leyenda cuando se transforma en realidad y además valiéndose de imágenes desconcertantes que iremos hilando poco a poco. A menudo, Nakata juega con la sugestión y con la premeditada mala calidad de las imágenes.

Lo que nos aterra es que no comprendemos lo que ocurre, al menos al comienzo. Y sin ir más lejos, la secuencia de la mujer cepillándose el cabello ante el espejo es de las más estremecedoras de la película, aunque también hay que ver el ritmo que imprimen las llamadas telefónicas de amenaza.

The Ring (El círculo)

El título hace alusión al círculo del pozo pero también a la cadena que se contagia como una infección y que va cerrando cada uno de sus eslabones con una nueva muerte.

En fin, toda una lección de que se puede hacer un cine aterrador sin ser pasto de los litros de sangre o de los sustos fáciles, con una dirección de actores certera, una puesta en escena sencilla, una banda sonora muy correcta y muchas imágenes evocadoras entre las que no pueden faltar la falta de calidad de las cintas VHS, el grano de pantalla y una maldición terrible. The Ring (El círculo) es un "must see".

Valoración

Un película aterradora que asentó las bases del terror tecnológico en Japón y exportó a Sadako como uno de los personajes más terroríficos del cine. Imprescindible para comprender todo un fenómeno cinematográfico.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La forma en la que Nakata nos mete en la película y juega con nuestro propio morbo por ver el vídeo maldito y nuestro terror a la muerte.

Lo peor

Que muchos la descubrieran después de que viera la luz el remake americano de Gore Verbinski. Hay que verla con los ojos del 98 para comprenderla.

Lecturas recomendadas