The Ring (La llamada)
Análisis

The Ring - Crítica del remake americano con Naomi Watts

Por Daniel Quesada
-

Antes de que Samara vuelva a daros 7 días de vida, retrocedemos hasta 2002 para analizar The Ring (la señal), la primera película americana que abordaba la historia de una niña capaz de salir de la tele...

Queda menos de una semana para que Samara vuelva a demostrar que para efecto 3D, el suyo. Sí, amigos, la saga de The Ring va a continuar con Rings, una nueva entrega de esta historia de terror y suspense. Hace un par de días, mi compi Raquel Hernández analizó The Ring (el círculo), la película japonesa que dio origen a todo. Como muchos sabréis (y si no lo sabéis, para eso estamos nosotros), después de que ese film de 1998 diera el pelotazo, Hollywood preparó un remake en 2002, que es el que vamos a analizar aquí. Es el que la mayoría del mundo conoce y en España aterrizó con el algo erróneo título de The Ring (la señal). Para irnos metiendo en situación, aquí tenéis el tráiler de The Ring:

Al igual que sucediera en la historia original, todo gira en torno a una leyenda de que una cinta VHS es capaz de matarte en una semana si ves su contenido. Justo después de verla, una llamada de teléfono te dirá que te quedan 7 días...

 El origen de esa cinta está en Samara (bien traída, esa adaptación del nombre de Sadako en la peli japonesa), una niña con extrañas capacidades que murió de forma terrible y ahora busca venganza. La protagonista, esta vez encarnada por una Naomi Watts "on fire" tras haber rodado Mulholland Drive, se ve atrapada en la maldición tras ver el vídeo y entra en una carrera contra reloj para averiguar su origen e intentar dar con una fórmula que rompa su amenaza. Junto a ella, su ex-marido, un descarado fotógrafo, y el hijo de ambos, un niño de esos que son mucho más listos que sus padres y dan más miedo con su cara de póker que 5 Samaras juntas. Vamos, que cae fatal desde el minuto uno.

Naomi Watts - The Ring

Con esas cartas sobre la mesa, The Ring (La señal) nos presenta una película no tanto de miedo, como de suspense. ¿Por qué mata la cinta? ¿Quiénes eran los Morgan y qué pintaba su hija Samara en todo el embrollo? ¿Y qué demonios significa exactamente el vídeo maldito? Para acometer la tarea de dosificarnos estos misterios, tenemos en la dirección a Gore Verbinski, un cineasta que podrá gustar más o menos, pero que desde luego ha demostrado ser un todoterreno: unos años antes de esta película había firmado un producto que no podría ser más diferente: Un ratoncito duro de roer (película boba donde las haya, pero uno de mis placeres culpables, si se me permite la confesión). Después de The Ring, se encargaría de Piratas del Caribe... Por cierto, también estuvo a punto de dirigir una película de Bioshock. ¡Habría sido interesantísimo!

Esa versatilidad se deja ver en The Ring. La película fue muy criticada en su momento porque en realidad no daba demasiado miedo, pero nosotros queremos alabar el pulso con el que supo combinar unas pinceladas de terror con suspense, un pelín de comedia e incluso con el drama. En el último tramo de la historia resulta inevitable contagiarte de la angustia que tuvo que sufrir Samara en sus últimos días de vida... Verbinski consigue todo ello, principalmente, gracias a una excelente labor de montaje. No solo por el vídeo maldito (todo un clásico del "creepypasta" análogico), que podéis ver aquí, sino sobre todo por el resto de la película, que salpica de brevísimos flashbacks y flashazos que nos hacen conectar los puntos de la trama poco a poco.

Ojo, spoilers de la película

Por otro lado, los personajes resultan algo más cercanos que en la versión japonesa. En particular Noah, el ex-marido, que aporta algo de picaresca e incluso humor a la trama. Esto no solo no hace descarrilar el ambiente, sino que ayuda a que resulte todavía más impactante esa escena del final con el ataque de Samara. Sin duda, ese momento en el que la niña maldita sale de la tele y avanza como un "espectro catódico" hacia el pobre hombre propone unos efectos visuales que dieron mucho que hablar. Cómo no, es el momento más icónico de la peli.

Fin de los spoilers

Esto nos lleva al gran error para muchos y el gran acierto para otros en The Ring: los sustos se reducen a dos planos cortísimos, de apenas un segundo, en toda la película. Esa cara absolutamente desencajada del cadáver de la joven Katie bastó para hacer gritar a salas enteras de cine (doy fe de ello) y para que estuviéramos con los genitales por corbata durante el resto del film. Pero claro, hay quien dice que la película hizo trampa, ya que esa primera secuencia de las dos adolescentes en peligro parece sacada de un manual de películas de terror (planos simétricos, picados desde arriba de las escaleras, puertas de nevera que tapan medio plano mientras están abiertas, etc.), pero después de eso nos quedamos sin momentos de miedo auténtico casi hasta el final. Vamos, que hay quien acabó decepcionado porque les habían vendido una película de terror que en realidad no era tal.

Lee nuestra reseña de The Ring (el círculo), la película original japonesa

Lo interesante es que el plan original era dar más protagonismo a esos planos y, sobre todo, presentar más rudeza, particularmente en la muerte de Samara. Pero claro, los productores no querían que  la calificación por edades de la película subiera hasta el +18 y muchas partes fueron cercenadas en la sala de montaje. El resultado es una peli mucho más "apta" para público adolescente, pero lógicamente menos arriesgada. A pesar de ello, hay quien encuentra su gran virtud ahí: The Ring (La señal), como las películas de Hitchcock, insinúa más de lo que muestra y eso, bien dosificado, puede convertirse en una fórmula de éxito.

En definitiva, la película llega a ser bastante diferente a The Ring (El círculo), el original japonés y, la verdad, se queda algo por debajo de esta al haber perdido buena parte del factor sorpresa. Ahora bien, hay que aplaudir que se esmere por crear su propia atmósfera e incluso aporte ideas de cosecha propia muy efectivas. Por ejemplo, la escena del caballo en el ferry o la diferencia en el origen de los padres transmiten una angustia diferente a la de la película japonesa.

The Ring
"Hola, ¿está contento con su fibra óptica?"

Nosotros, desde luego, sí comulgamos con su propuesta y parece que la taquilla también lo hizo, lo que ayudó a que llegaran las secuelas... Hasta 2017, precisamente. Es cierto que la película explica algunas cosas demasiado "a su manera" y se toma algunas licencias con ciertos personajes que resultan algo forzadas (¿por qué la joven Becca ha desarrollado la capacidad de saber cuánto tiempo de vida le queda a uno? ¿exactamente, cómo se aparece Samara a Aidan y por qué?), pero el resultado general nos parece sólido y efectivo.

Por supuesto, en estos tiempos hay un encanto especial en una película así: resulta entrañable ver cómo el personaje de Naomi Watts busca los faros de EEUU en toneladas de libros antiguos o que se pongan a hablar del tracking de la cinta como algo muy erudito. 2002 estaba en la frontera del final de la era analógica y sorprende ver cómo ha cambiado nuestra forma de informarnos y de disfrutar del ocio en solo 15 años. Eso sí, no creáis que eso va a frenar a Samara. En Rings, seguro que quiere hacerse youtuber...

Valoración

Un interesante esfuerzo por adaptar el clásico del terror japonés a un público occidental. Estrictamente, no es una película de miedo, pero sabe mantener la tensión y la intriga durante todo el metraje.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Supo aportar algunas ideas de cosecha propia muy interesantes. Los efectos visuales y el montaje son convincentes.

Lo peor

Que no desatara todo su potencial por miedo a la calificación por edades. El niño es insoportable.

Lecturas recomendadas