Análisis

The Rocketeer - Crítica

Por Jesús Delgado
-

Crítica de The Rocketeer (1991) - Dirigida por: Joe Johnston - Protagonizada por: Billy Campbell, Jennifer Connelly, Alan Arkin, Timothy Dalton, Terry O'Quinn. BSO de: James Horner.Adaptación de la novela gráfica The Rocketeer. La trama arranca en Los Ángeles durante la década de los años 30. Un prototipo de jetpack (mochila-cohete a reacción) es robada por la Mafia al gobierno. El modelo acaba escondido en un aeródromo en donde lo encuentra un piloto de pruebas. Tras hacer varios vuelos con él, el piloto se convierte en una estrella de aeródromo. Sin embargo, el verdadero criminal tras el robo del prototipo pretenderá recuperarlo a cualquier precio para vendérselo a las potencias del Eje. 

The Rocketeer fue la apuesta de Walt Disney Pictures por los superhéroes allá por los años 90, poco después de que Warner devolviera a los héroes con capa y mallas a los cines en 1989 con Batman de Tim BurtonJoe Johnston dirige esta cinta ambientada en 1938, poco antes de comenzar la II Guerra Mundial, en una versión casi idílica de Los Ángeles de los últimos años de la Gran Depresión. La premisa era la de presentar un héroe pulp en un entorno propio de la época, con la Edad de Oro de Hollywood en auge, rodeado de un estilo art-decó, propio de su tiempo, desarrollando una trama de espías y noir, con crimen organizado de por medio, para contar una película de "superhéroes sin superhéroes". 

Ahora bien, The Rocketeer no es una película que salió a rebufo de Dick Tracy (1990) ni de la citada Batman de Tim Burton. Ahí donde lo veís, es un proyecto que llevaba fraguándose desde 1983, momento en el que Disney se hizo con los derechos del personaje, aparecido en una editorial minoritaria de cómic en 1982. De hecho, durante la década pasó por varios estadios: desde corto en blanco y negro hasta película de bajo presupuesto. Fue el éxito de Indiana Jones y su trilogía original o que convenció finalmente a Disney a apostar por una película de los años 30, considerando que el público estaba muy abierto a películas ambientadas en esa época. Algo que, por otro lado, también demostró ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, la cual se desarrolla en 1947, con un tono muy parecido a la cinta que nos ocupa. 

Ahora bien, en frío, ya os adelantamos que The Rocketeer no solo no logró despegar, sino que acabó estrellándose. No tanto por por la crítica, que vió muchas bondades en ella, sino por un público que (quizá mal informado) pensó que Rocketeer era para niños, cuando en realidad era para público adolescente y adulto. ¿El resultado? En EEUU se logró recaudar 46 millones de dólares de los 40 que había costado hacerla. Buena parte de este fracaso, ahora bien, no vino tanto de la película en sí como del hecho de que la campaña publicitaria fue un error desde el primer momento, recurriendo a carteles art-decó en lugar de sacar provecho a algunas de sus estrellas como Timothy Dalton (que aún se recordaba como una de las caras de James Bond). En este aspecto, The Rocketeer es uno de los pocos fracasos en cuanto a marketing se refiere que se recuerda que Disney cometiera en los últimos treinta años. 

¿De verdad es un superhéroe?

Hay un problema muy grave en The Rocketeer y es la de que no parece una película de superhéroes, que lo es realmente, sino una película de fantasía y aventuras. Para empeorar las cosas, como os decimos, en su momento se vendió como una película infantil. Y amigos no lo es. Tiene elementos narrativos que, desde luego, no eran para niños de su momento. Para los de hoy, que están curados de espanto, quizá no fuera un problema, pero entonces, la digestión para un chaval de ocho años podía ser muy densa. 

De hecho, recuerdo mi primera impresión cuando la vi en los 90. Yo debía de tener 10 años (o menos) cuando fue al cine a ver esta película. Aún tengo muy presente el haberla visto y haber entendido la mayor parte de la trama, pero aún así salir decepcionado. No me parecía una película de superhéroes. Veía a un tipo vestido con un traje de súper, que realmente apenas luce con éxito durante la película, siendo un poco paquete durante la historia. Además la cosa parecía más una película de las que le gustaba a mi padre que una de superhéroes, como me había prometido  ¿Resultado? Me aburrí como una ostra. Después de ver Batman años atrás, ésto me pareció una soberana tomadura de pelo. 

Visto en perspectiva y con un segundo visionado, ahora pienso que Rocketeer sí es una película de superhéroes. De hecho, hagamos inciso, Rocketeer es el nombre de un personaje de la editorial  Pacific Comics en 1982, en un torno de historias Pulp. Incluso sabemos que se han editado muchos cómics del personaje en otras editoriales como IDW tiempo después. Pero no divaguemos, centrémonos. En base a esta premisa, entendemos que The Rocketeer es una película de superhéroes, pero de orígenes y con un héroe novato, pero película de superhéroes a fin de cuentas al más estilo clásico. Tenemos un desarrollo de personaje, que descubre el cohete, una conversión en héroe y un villano de fondo, bastante repelente que quiere estropearle la fiesta. 

Pero claro, como decimos, si no atendemos a esta convención,  deshechamos la película como un truño infumable ambientado en la época de Indiana Jones. ¿El motivo? No parece que se quiera incidir tanto en la idea del "superhéroe", pero sí en contar la historia del protagonista y todo la evolución que experimenta como personaje a lo largo de ésta "su primera aventura", al tiempo que hace un retrato más bien blanco del Hollywood de 1938. A día de hoy, entenderíamos que es una película de superhéroes de "género" (como la primera de Capitán América, que es una película de espías y bélicas, que toma la excusa del héroe para desarrollarse) pero en su momento, pudo ser entendida como una estafa monumental. 

Al margen del género, enjuiciemos

Ahora bien, hecha esta consideración. ¿Rocketeer es buena o mala? Pues hombre, ni una cosa ni otra. Es entretenida. Y tiene cosas bastante decentes. Empezando por su director,  Joe Johnston, nombre que reconoceréis por se el cineasta detrás de Jumanji, Capitán América: El primer vengador y Océanos de Fuego, todas ellas películas que cumplen su propósito y que no nos dejan precisamente mal sabor de boca. The Rocketeer, no obstante es su segunda película, la primera fue "Cariño he encogido a los niños" y aún se nota que el director tiene mucho que pulir, a pesar de que la dirección de actores no es mala. 
Se abusa de primeros planos y los efectos especiales han envejecido bastante mal, eso sí. Lo primero no sabemos si porque se pretendía buscar una estética de comic-book es la marca del director (fijáos que en Jumanji y en la primera de Capitán América, Johston también explota en exceso este recurso), pero el caso es que llega a ser un tanto molesto tanto detalle, ya que afea bastante el desarrollo y el ritmo de la película. La cual, por otro lado, avanza un poco lenta. Respecto a los efectos especiales... es ley de vida. Iron Man, casi 10 años después, ya no es lo que era en su momento. Solo diremos eso, a pesar que ojito, los efectos especiales para 1991 fueron de lo mejorcito. No en vano, detrás de ellos estaba la propia Industrial Light & Magic.

Ahora bien, hecha esta consideración. ¿Rocketeer es buena o mala más allá de ser una película de "súpers"? Pues hombre, ni una cosa ni otra. Es entretenida y tiene cosas bastante decentes para ser tomada en consideración. Empezando por su director,  Joe Johnston, nombre que reconoceréis por ser el cineasta detrás de Jumanji, Capitán América: El primer vengador y Océanos de Fuego, todas ellas películas que cumplen su propósito y que no nos dejan precisamente mal sabor de boca. The Rocketeer, no obstante es su segunda película, la primera fue Cariño he encogido a los niños y aún se nota que el director tenía mucho que pulir, a pesar de que la dirección de actores no es mala. 







Por ejemplo, Johnston abusa de primeros planos y los efectos especiales han envejecido bastante mal, eso sí. Lo primero no sabemos si porque se pretendía buscar una estética de comic-book o es la marca del director y uno de sus vicios (fijáos que en Jumanji y en la primera de Capitán América, Johston también explota en exceso este recurso), pero el caso es que llega a ser un tanto molesto tanto detalle, ya que afea bastante el desarrollo y el ritmo de la película. La cual, por otro lado, avanza un poco lenta, con tropos y recursos recurrentes que hacen que la acción en ocasiones recaiga en cierto patetismo pueril. Y respecto a los efectos especiales... es ley de vida. Iron Man, casi 10 años después de su estreno ya no es lo que era en su momento. Así que imaginád cómo ha pasado el tiempo para Rocketeer 25 años después de estrenarse. Solo diremos eso, a pesar que ojito, los efectos especiales para 1991 fueron de lo mejorcito. No en vano, detrás de ellos estaba la propia Industrial Light & Magic.

Claro que al César lo que es del César. Johnston hace un retrato (algo idílico) de los años 30 que se logra cautivarnos desde los primeros minutos. Sobre todo en lo tocante a Hollywood y al cine de esa época. Las secuencias en sets de rodaje o de cine reflejaban con bastante buen gusto el tono, la atmósfera y el cómo se desarrollaba la vida en los sets de rodaje. Además de la frivolidad del momento y el brutal contraste entre las clases bajas trabajadoras y la jet-set. Los detalles de ambientación histórica también son muy chulos (salvo contadas licencias) y la película consigue su objetivo de transportarnos a 1938 y que entremos en el juego, sobre todo al tratar temás de corte político, como la incertumbre bélica hacia Alemania. 

Por otro lado, los actores no solo están bien dirigidos, sino que sostienen una película que de no ser por ellos haría aguas. Billy Campbell (Hellix), el prota, hace lo que puede y logra hacer un héroe muy creíble, pero es  Timothy Dalton quien deslumbra. Y lo hace como ese villano inspirado en Errol Flynn, quien en la vida real se ha sabido que era también un fervoroso filonazi. De hecho, es de lo mejor de la película, brindándonos un malo prototípico, en cuyo desarrollo está la verdadera sorpresa. De hecho, es un malo tan malo, que merece ser recordado, tan solo por lo retorcido y bastardo que llega a ser. Nunca un villano tuvo tantas papeletas para que desearamos escupirle a la cara. 

A su vez, Jennifer Connelly borda su papel de heroina, sujeto al arquetipo de novia víctima, cargante y tan ingenua que hasta parece tonta (un estereotipo que hasta hoy en día se sigue perpetuando en el género, ojo). Aunque claro, que el hecho de que el guión y el tratamiento del personaje tenga un puntito sexista, tampoco ayuda que su papel dé para más. En cualquier caso, "la Connelly" lo defiende con uñas y garras, demostrando no solo buena química con el resto del reparto, sino además un trabajo más que decente a nivel actoral. 

Y lo mismo podemos decir de los secundarios, los cuales están simplemente maravillosos. Alan Arkin y Terry O'Quinn (sí, Locke de Perdidos) encabezan un elenco de actrores de reparto sin los que la película no sería lo mismo. Sobre todo el segundo, quien encarna a un Howard Hughes bastante más amable y entrañable que el auténtico o la versión de Di Caprio en El Aviador

Ah, y no os perdáis la BSO de James Horner. Sin ser uno de sus trabajos más brillantes, nos alegra mucho los oídos. Eso siempre es un buen valor con una película de este tipo. 

En conjunto, podemos decir que The Rocketeer es una película muy maltrada por la incomprensión de su época. El hecho de que además tuviera que competir en taquilla con Robin Hood: Príncipe de los ladrones, nos dice bastante de los motivos de su fracaso. Por otro lado, fuera de EEUU, existe una barrera cultural que también le hizo mucho daño. Rocketeer es un superhéroe muy americano (como el Capitán Trueno es un personaje muy español, por ejemplo). Sus referencias al pulp y a la propia historia y cultura de EEUU son constantes y fuera de sus fronteras no cala de la misma manera. Además, que su propio concepto beba de la estética de otros héroes con jet-pack (mochila repulsora con cohete) como Buck Rogers o Rocket Man, ayudan mucho a su asimilación en EEUU, pues había una historia en torno a este tipo de héroes. Además, gracias su más o menos buena aceptación en EEUU, se propició que tiempo después Universal apostara por otro personaje de los años 30, La Sombra, y que en 1996 Paramount hiciera lo propio con The Phantom: El hombre enmascarado.  

No os vamos a intentar vender la moto, pero como película de sobremesa o para plan palomitero de cine "retro" de calidad, deberíais tener presente a The Rocketeer. Si es así, y os animáis, os adelantamos que podéis encontrarla en tiendas on-line con cierta facilidad. Tened por seguro que os va a dejar bastante buen sabor de boca.


Por cierto, ésta no es nuestra única crítica sobre una película de superhéroes. Tenemos muchas más en nuestro especial de Cine de Superhéroes

Valoración

Entretenida película de aventuras. Tiene ese punto entrañable de la Edad de Oro de Hollywood, que ya hemos visto en otras películas de la época.

Hobby

71

Bueno

Lo mejor

La estética de los años 30, los secundarios, ese tono idílico que tiene

Lo peor

Los efectos han envejecido. El tratamiento de la historia quizá algo conservador

Lecturas recomendadas