Análisis

SBK Generations, análisis sobre dos ruedas

Por Juan Lara
-

Un año más, los aficionados a las dos ruedas tienen una puntual cita con la modalidad de motociclismo más brutal: el campeonato de Superbikes. Y este año, además, con su edición más complera en SBK Generations.

Y es que Black Bean cuenta, como ya es costumbre, con la licencia oficial no sólo de la categoría reina SBK, sino también de las categorías WSS y STK. Modalidades estas que es verdad que no cuentan con tantos adeptos televisivos como pueda tener MotoGP, pero tampoco es mentira que representa mucho más fielmente a las máquinas que inundan nuestras carreteras.

En esta ocasión, la coletilla de "Generations" hace referencia a la posibilidad de jugar a cualquiera de las 4 temporadas que discurren entre los años 2009 y 2012. Algo que tiene implicaciones directas y masivas en las opciones y posibilidades del juego: más de 220 pilotos, 60 motos, 17 circuitos... Un amplísimo catálogo que hará las delicias de los seguidores más acérrimos a esta competición.

Modalidades para todos los gustos

Ya con el mono puesto, quedarán a vuestra disposición varias modalidades de juego, aunque todas ellas responden a modos ya bastante trillados: Carrera Rápida, Multijugador, SBK Experience y Vida Profesional.

 

Como es habitual, el modo de juego más destacable de SBK Generations es Vida Profesional, ya que en él tomaremos el papel de un piloto principiante en una escudería de bajo nivel. Ganando carrereas y cumpliendo los objetivos que la escudería nos plantee (quedar por encima de cierto piloto rival, conseguir un tiempo por vuelta determinado...) conseguiremos puntos de Reputación que conseguirán que otras escuderías nos ofrezcan mejores monturas, pero también retos más difíciles. Un modo que, jugado desde la temporada 2009 y con la posibilidad de disputar hasta las clasificaciones, ofrece decenas de horas de entretenimiento.

 

 

Sin embargo, si buscas un modo más original, podrás emular y recrear algunos momentos históricos del campeonato en SNK Experience. Y en cualquier momento puedes activar "Fotografía" para sacar algunas instantáneas (no muy espectaculares, eso sí), de tus mejores momentos.

 

Y a la hora de compartir la pista y retar a unos amigos, podréis jugar hasta 16 pilotos online, en carreras rápidas o Campeonatos enteros, pudiendo elegir el clima, distintos parámetros de personalización, número de vueltas etc. O bien podéis uniros a una de las que ya estén creadas, filtrando entre todas ellas según tus propias preferencias. Además, podrás colgar tus tiempos en una clasificación mundial.

 

Pasión por la simulación

Pero es en el nivel de detalle puesto en la simulación donde destaca este título de Milestone. Al principio de cada partida se nos pedirá que elijamos el nivel de simulación entre 3 posibles.

 

Si eres un principiante tendrás a tu disposición ayudas a la conducción de todo tipo, pero si te gusta el realismo, prepárate para una experiencia realmente exigente, donde entran en juego cosas como el uso de ambos frenos, daños en la moto y el piloto, aerodinámica de la posición... Además de un sinfín de ajustes mecánicos disponibles para la moto, donde cabe casi todo lo que te puedas imaginar.

 

Es una verdadera lástima que para atravesar todas y cada una de las pantallas en las que has de seleccionar algo te tengas que enfrentar a tediosos tiempos de carga, que acaban logrando que los campeonatos más realistas resulten algo pesados.

 

Un buen motor, una carrocería oxidada

Todo lo mencionado representa una clara evolución (que no revolución) con respecto a lo ofrecido por anteriores entregas. Pero donde SKB Generations parece estancado en el pasado es en su apartado técnico.

 

Gráficamente casi parece de una anterior generación, con modelados de motos y pilotos muy por debajo de lo esperado. Parece mentira que a estas alturas se puedan ver escenarios tan vacíos y simples como los que desfilarán ante vuestros ojos. Eso sí, a una velocidad de vértigo y sin caídas en los cuadros por segundo.

 

Un apartado gráfico que penaliza en exceso a todo el conjunto, al que que no ayuda en exceso la parcela sonora, que no pasa de aceptable con melodías de corte tecno y un sonido de las motos que no impresiona.

 

Si sabes perdonar la parte técnica, encontrarás en SBK Generations un juego enorme, completo y que cubre de forma notable la mayoría de las parcelas que un buen aficionado a los juegos de motos podría esperar. Siempre y cuando sea capaz de disculpar su antediluviano apartado gráfico, claro.

Valoración

Un juego que gustará a los aficionados a las dos ruedas por la física de las motos, la fidelidad a la competición y las opciones de configuración pero que deberán perdonar un apartado técnico del pleistoceno.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Un simulador asequible a todos y lleno de posibilidades en cuanto a modos y ajustes.

Lo peor

Técnicamente está desfasado frente a todo lo visto en cualquier género, incluido el suyo.

Lecturas recomendadas