Señales
Análisis

Señales (Signs) - Crítica de la película de Shyamalan

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Señales (Signs), la película escrita y dirigida por M. Night Shyamalan. Protagonizada por Mel Gibson, Joaquin Phoenix, Rory Culkin y Abigail Breslin se estrenó en España el 20 de septiembre de 2002.

Señales (Signs) es una película de momentos: algunos son misteriosos, otros escalofriantes, otros entrañables y algunos, por desgracia, ridículos. Shyamalan es un creador que se inspira en la realidad para explorar ideas nuevas y darles giros insospechados. En esta ocasión fija la mirada en los agrogramas o agroglifos (crop circles), un fenómeno que comenzó a darse en los años 60 y sobre el que hay diversas teorías.

Tras el relativo castañazo en taquilla de El protegido, que no alcanzó el éxito deseado, Disney decidió apostar por el director pagándole 5 millones de dólares por el guión de Señales convirtiéndolo en el guionista mejor pagado de Hollywood del momento. La apuesta les salió bien ya que se convirtió en la segunda película más taquillera del director tras El sexto sentido (era su quinta cinta por aquel entonces). Más allá de eso declinó escribir el guión de Indiana Jones 4 e incluso dirigir la tercera entrega de la saga Harry Potter.

La fórmula del éxito es volver la vista a un concepto cinematográfico mucho más comercial creando además una atmósfera absorbente. En Señales tenemos una amenaza global a pequeña escala narrada en primera persona a través de la familia Hess. Y con algunos alicientes que incrementan la tensión como son la información obtenida de los medios oficiales e imágenes de cámaras domésticas, algo que ahora nos parece de lo más cotidiano pero que no lo era tanto entonces.

Señales

Graham Hess (Mel Gibson) abandona su oficio de pastor protestante después de perder a su esposa en un dramático atropello. Dedicado totalmente a su granja, intenta criar como mejor puede a sus dos hijos, Morgan (Rory Culkin) y Bo (Abigail Breslin). Su hermano menor, Merrill (Joaquin Phoenix), una antigua gloria del béisbol, está viviendo con ellos para ayudarles.

Una mañana, la familia descubre la aparición en sus campos de gigantescas marcas y extraños círculos. ¿Serán los extraterrestres los causantes de estos fenómenos sobrenaturales? Graham y Merrill tratarán de desentrañar el misterio que rodea tales dibujos.

Suspense, drama y humor de la mano

El director ha confesado tres grandes influencias a la hora de abordar la creación de Señales: Los pájaros de Hitchcock, La noche de los muertos vivientes y La invasión de los ladrones de cuerpos. Así lo constatan las fuertes dosis de suspense, la claustrofobia que emana de las secuencias rodadas en el interior de la casa y, por supuesto, la trama sobrenatural inexplicable sin el auxilio de lo paranormal que explicita mostrándonos al extraterrestre después de habernos puesto los pelos de punta varias veces insinuando su presencia con sombras o el movimiento de un columpio.

Señales

Esa constatación de la verdadera naturaleza de los indicios era suficiente como motor de la trama pero Shyamalan no se conforma con eso e introduce otros muchos registros en su guión: se adentra en el drama con la muerte de la esposa del padre Graham e introduce abundantes guiños cómicos que se nos han quedado grabados a fuego: como la de los conos de papel de plata para evitar que los extraterrestres nos lean la mente, que ha parodiado hasta Los Simpson.

Shyamalan se lo curra pero bien

Te guste la película más o menos, hay que reconocer que Shyamalan no es un director corriente: se negó a utilizar efectos especiales para crear los círculos en los campos de maíz, un maíz que, por cierto, se había sembrado expresamente para este fin y el encargado del diseño de producción Larry Fulton, consiguió realizar las figuras siguiendo la técnica de los dos jubilados ingleses que dijeron haber timado a la comunidad científica confesándose autores de las mismas y mostrando su modus operandi.

Señales

Además fue muy respetuoso con la realidad copiando escrupulosamente los existentes hasta ese momento por no hablar del tiempo que dedica, antes de iniciar un rodaje, a dibujar plano a plano lo que va a filmar, un proceso que también nos trae a la cabeza la forma de trabajar de Hitchcock y que se materializa en un montaje muy eficiente.

Pero uno de los grandes problemas del Shyamalan guionista es que le cuesta rematar las historias de forma satisfactoria. Al final podemos interpretar que esas señales de vida inteligente no eran tanto las que señalaba el título de la película sino las que buscaba el protagonista para recuperar su fe. Es un giro interesante, pero no deja de parecer una innecesaria la justificación para dotar de dignidad a la trama ci-fi que queda bastante descuidada (resulta un poco peregrina la aversión al agua de los alienígenas o su forma de afrontar una invasión).

Señales

No obstante y a pesar de su final, le tengo un cariño especial a Señales porque me despertó la curiosidad sobre el tema que trata, me dio buenos sustos y sí, recuerdo haberse sentido un poco defraudada, pero que me aspen si no disfruté con ese bateo de Joaquin Phoenix.

¿Quieres seguir repasando la trayectoria del cineasta con nosotros? Pues date un garbeo nuestro especial de críticas de M. Night Shyamalan.

Valoración

Señales lleva a Shyamalan a explotar los agrogramas como señal de vida extraterrestre haciendo un paralelismo con las señales que busca el protagonista para recuperar su fe. Sorprendente y entrañable a partes iguales, no consigue tener un final tan digno como se merece

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El montaje, los homenajes al suspense hitchcockiano y los momentos que han pasado al imaginario colectivo. Shyamalan rueda como los ángeles.

Lo peor

El final es bastante previsible y estropea en parte el fantástico arranque con algunas secuencias demasiado facilonas.

Lecturas recomendadas