Análisis

Shadow of the Beast - Análisis en PS4

Por Alejandro Oramas Monzón
-

Versión comentada: PS4

El clásico Shadow of the Beast de Amiga ha sido reimaginado por el estudio Heavy Spectrum para ofrecernos una experiencia brutal y muy diferente en PS4. Nosotros ya hemos podido disfrutar de la aventura de Aarbron y os contamos qué nos ha parecido en nuestro completo análisis de Shadow of the Beast para PS4.   

El clásico Shadow of the Beast de Amiga llega a PS4 completamente reimaginado gracias al estudio Heavy Spectrum. La esencia de la aventura de Aarbron lanzada originalmente en 1989 sigue intacta, pero los creadores de esta versión para la consola de nueva generación de Sony han realizado un gran trabajo a la hora de hacer que Shadow of the Beast regrese como una experiencia nueva con combates rediseñados y unas zonas de plataformas muy elaboradas. Así, Shadow of the Beast llega a PS4 para ofrecernos una aventura profunda y repleta de homenajes al clásico de Amiga. 

La historia de Shadow of the Beast nos pone en la piel de Aarbron, una bestia creada por el malvado Maletoth para ser usada como arma. Nuestra misión a los mandos de esta poderosa bestia es vengarnos de Maletoh mientras recorremos el mundo de Karamoon al tiempo que disfrutamos de una aventura 2D de acción, plataformas y puzles. La historia se nos presenta con cinemáticas breves pero bastante claras, aunque a medida que avanzamos podremos conocer mejor el mundo de Karamoon gracias a diferentes coleccionables que os detallaremos en este análisis. 

La sangre es vida 

Uno de los aspectos que más nos han gustado de Shadow of the Beast para PS4 son sus combates. Si en el clásico original de Amiga el enfrentamiento contra enemigos se reducía a un puñetazo (evidentemente, la tecnología de la época no permitía mucho más en este sentido), esta nueva versión hace gala de combates espectaculares y profundos. A priori pueden parecer simples, con movimientos que no pasan del cuadrado o el triángulo para golpear o aturdir, pero pasados los primeros minutos comenzamos a descubrir que los combates de Shadow of the Beast esconden muchas posibilidades. 

Además de los ataques básicos, Aarbron también puede realizar otro tipo de ataques utilizando combinaciones de botones (R2 + cuadrado o triángulo) que desembocan en un pequeño Quick Time Event que nos regala secuencias cargadas de brutalidad y gore. Por otro lado, tenemos una barra de ataques especiales que se rellena con la sangre de nuestros enemigos y que nos permite entrar en un modo de combate (modo Furia) muy espectacular en el que tendremos que pulsar en el momento justo el botón de ataque para encadenar varias muertes y mejorar así nuestra puntuación. Sí, amigos, Shadow of the Beast premia nuestra pericia a los mandos con puntos llamados Sabiduría de las Sombras que podremos utilizar para comprar mejoras e interesantes extras que ya os detallaremos más adelante.  

Pero las posibilidades de los combates de Shadow of the Beast no terminan aquí, y es que Aarbron también puede desatar toda su furia en un ataque especial llamado Cólera de Aarbron. Su uso es muy limitado, pero nos permite acabar con varios enemigos al mismo tiempo, algo que será muy necesario en algunos momentos, ya que los combates se desarrollan en espacios limitados. A menudo podremos avanzar por los escenarios y derrotar enemigos solitarios que nos van apareciendo, pero los verdaderos combates se desarrollan en un punto concreto de los niveles y entre dos barreras de energía de las que salen los enemigos y que nos impiden movernos más allá de lo que vemos en pantalla. La consecuencia de esta mecánica es que tengamos que emplearnos a fondo y utilizar todas las habilidades y ataques de Aarbron a nuestro alcance para salir victoriosos. 

Como os decimos, los combates son brutales y muy profundos, y llegar a ejecutar combinaciones de ataques, contraataques y poderes especiales requiere dedicarle algo de tiempo. La sangre juega un papel fundamental, no sólo porque es necesaria para rellenar algunas barras de ataque, sino también porque en todo momento vemos como la pantalla se llena con la sangre de nuestros enemigos (y la nuestra), haciendo que Shadow of the Beast en PS4 tenga una estética brutal y muy gore. Aarbron va armado con mortíferas garras con las que destroza a los enemigos, pero Karamoon es un mundo que goza de una tecnología muy avanzado y en determinados momentos de la aventura disfrutaremos de otro tipo de armas y artilugios que hemos preferido no detallar para que os sorprendáis llegado el momento. Lo que sí os adelantamos es el que uso de estas armas ofrecen algunos de los mejores momentos del juego, no sólo por la diversión que presentan, sino por lo bien implementadas que están en el desarrollo. 

Bienvenidos a Karamoon

Los combates son una parte muy importante de Shadow of the Beast en PS4 y uno de los aspectos más trabajados de esta nueva versión del clásico de Amiga, pero no olvidemos que esta es una aventura de plataformas en 2D con acción y puzles. Heavy Spectrum también ha tratado de mejorar mucho las zonas de plataformas, ofreciendo una experiencia que combina a la perfección las secuencias de saltos, combates y puzles. Cierto es que algunas zonas de plataformas pueden ser algo confusas, ya sea por la posición de la cámara o por el propio reto que nos propone el juego, pero todo forma parte de esta experiencia diseñada para ser un desafío para los jugadores. 

Cada nivel está diseñado con mimo y presenta unos escenarios espectaculares y muy diferentes entre sí. En nuestro camino de venganza con Aarbron pasaremos por pantanos, desiertos, castillos y praderas; escenarios muy cuidados y que esconden varios caminos ocultos en lo que encontraremos recompensas interesantes en forma de coleccionables o sangre, que os recordamos, es fundamental para rellenar la barra de algunos ataques. En cuanto a los puzles, están perfectamente integrados en el recorrido y son totalmente necesarios para, por ejemplo, cambiar de plano en un momento determinado y alcanzar nuevas zonas o activar puertas que nos lleven al siguiente escenario. Uno de los que más nos ha gustado nos propone desbloquear portales que se abren durante un tiempo determinado y que tendremos que alcanzar rápidamente para llegar a una determinada zona. La dificultad radica en que tendremos que gestionar muy bien el tiempo que se nos da para pasar por el portal y, en ocasiones, combinar dos portales para alcanzar nuestro objetivo.  

Cada escenario es único, con su propio estilo artístico, su propia música y sus propios enemigos. Esto hace que Shadow of the Beast en PS4 sea un título muy variado y consiga ofrecernos esa sensación de querer descubrir qué nos espera en el siguiente nivel. Otro aspecto a destacar de esta aventura de Aarbron son sus enemigos. Ya no sólo por su variedad , sino que poco a poco vamos encontrando rivales con facultades que si bien no llegan al nivel de las del protagonista, sí que nos presentan un desafío mayor, ya sea porque están dotados de escudo y nos obligan a rodar y colocarnos detrás de ellos para atacarles, o porque son hábiles en el arte de esquivar y la única forma de acabar con ellos es aturdirles primero. 

Mención especial para los jefes finales. Prácticamente cada nivel tiene su propio jefe con una barra de vida enorme y que nos obliga a emplearnos a fondo utilizando todas las habilidades de Aarbron a nuestro alcance. De hecho, en ocasiones también tendremos que recurrir a otras mecánicas para derrotarlos, como el teletransporte entre varios planos mientras nos enfrentamos a un jefe en constante movimiento, aunque la gran mayoría sólo pondrán a prueba nuestra agilidad y nuestros reflejos. No os queremos contar más para que podáis descubrir por vosotros mismos cómo se presentan estos jefes y cómo derrotarlos, y aunque no son excesivamente complicados, sin duda estos enfrentamientos son uno de los mejores momentos del juego. 

La dificultad era una de las principales características de Shadow of the Beast en Amiga, y el estudio Heavy Spectrum ha querido trabajar bien este aspecto para que la nueva versión de PS4 pueda ser disfrutada como cada jugador desee. En Shadow of the Beast para PS4 podremos seleccionar la dificultad que queramos al comienzo de cada nivel entre tres posibles: novato, normal y bestia, aunque sin duda la experiencia más cercana al clásico de Amiga es el modo Bestia. Nosotros hemos probado los tres modos, y os aseguramos que el modo bestia es con diferencia la mejor experiencia. Los enemigos nos quitarán más vidas con cada golpe y no tendremos la opción de resucitar cuantas veces queramos en el mismo punto en que morimos como sí sucede en los modos normal y novato utilizando almas inocentes. El modo bestia nos permite tomar elixires limitados para revivir, y en caso de no disponer de ellos tendremos que reiniciar el nivel. 

Shadow of the Beast cuenta con un multijugador asíncrono en PS4 y algunas funciones sociales que se pueden activar y desactivar desde el menú principal. Si decidimos jugar con estas funciones activadas, en los diferentes niveles del juego encontraremos manchas de sangre donde murieron otros jugadores y que nos permitirán invocar sus almas para obtener Piedras Sombrías. Estas piedras nos ofrecen la posibilidad de invocar bestias del reino de las sombras para que nos ayuden en combate. Evidentemente, cuantas más almas invoquemos utilizando las marcas que han dejado otros jugadores tras su muertes, más posibilidades de pedir ayuda tendremos. Se trata de una fórmula similar a la de Dark Souls, pero mucho más testimonial y que no está tan bien trabajada como el resto de apartados del título. Y para aquellos jugadores más competitivos, Heavy Spectrum ha preparado unas tablas de clasificación en cada uno de los niveles del juego que nos permite ir comparando nuestras puntuaciones con amigos y otros jugadores de todo el mundo. Del mismo modo, podemos ver cuánto tiempo han tardado nuestros amigos en superar un nivel y aceptar el desafío de mejorar sus registros en ese mismo escenario. 

La Sabiduría de las Sombras

La duración de Shadow of the Beast en PS4 es muy relativa y no sólo depende de la habilidad de los jugadores y de la dificultad elegida, y es que el juego (que se puede completar en cinco o seis horas si vamos a tiro hecho en los niveles más sencillos) también nos propone un buen número de desbloqueables que os aseguramos son un incentivo más que suficiente para repetir niveles o para que exploremos a fondo cada escenario. En primer lugar, tenemos los desbloqueables más útiles como los poderes y los talismanes. Los poderes se pueden desbloquear tanto de forma natural a medida que avanzamos en la historia como comprándolos con los puntos (Sabiduría de las Sombras) obtenidos en los combates, de ahí que sea fundamental hacerse con los controles y realizar combos espectaculares para encadenar rachas de ejecuciones y conseguir mayor puntuación. Los talismanes siguen el mismo patrón y se pueden adquirir de la misma forma que los poderes. Podemos equiparnos hasta tres talismanes al mismo tiempo y cada uno de ellos nos concede una habilidad especial como, por ejemplo, conseguir más sangre de los enemigos derrotados. 

Por otro lado están las Visiones y los Tomos Prohibidos, que nos permiten conocer más sobre el mundo de Karamoon y su historia. En las Visiones podéis ver tanto biografías como galerías de ilustraciones con diseños e imágenes detalladas de personajes, enemigos y jefes. Algunas de estas Visiones se desbloquean de forma natural a medida que avanzamos en la historia de Shadow of the Beast, pero otras sólo son accesibles mediante el pago de una determinada cantidad de Sabiduría de las Sombras, o lo que es lo mismo, los puntos que conseguimos en cada nivel. Por su parte, los Tomos Prohibidos nos permiten traducir las diferentes lenguas del juego para que podamos entender algunas secuencias con diálogos. Hay varias lenguas que desbloquear y todas ellas se compran con Sabiduría de las Sombras, aunque eso sí, nos parece un error obligarnos a repetir determinado nivel para conocer qué se ha dicho en las breves secuencias en las que algún enemigo o personaje se comunica con Aarbron. Siempre podemos comprar todas las traducciones desde el principio, pero en consecuencia tendríamos que avanzar en los primeros niveles sin adquirir mejoras para la bestia. Los Tomos Prohibidos también incluyen un extra muy especial que nos da la oportunidad de disfrutar del juego con la música original del clásico de Amiga de 1989.  

Pero sin duda el contenido más especial, y que más gustará a los fans del juego original, lo encontramos en el apartado Historia. Con los puntos de Sabiduría de las Sombras podremos comprar una emulación del juego original de Amiga, la posibilidad de jugarlo con vidas infinitas, un vídeo repaso al recorridos del primer Shadow of the Beast, la banda sonora original, una retrospectiva e ilustraciones de la versión de 1989. Como podéis ver, Shadow of the Beast en PS4 cuenta con un buen número de alicientes para que repitamos niveles y busquemos conseguir la mayor puntuación posible con el objetivo de desbloquear todo lo que se nos ofrece. 

Por último, en el menú principal podremos acceder a las Cronologías. Al completar cada nivel el mapa del menú principal se va haciendo más grande y nos permite desplazarnos entre escenarios para comprobar cuánto porcentaje del mismo llevamos completado y qué nos falta por descubrir. Algunas de estas cronologías se desbloquean de forma natural, mientras que para acceder a otras tantas tendremos que cumplir un determinado requisito, como por ejemplo, encontrar un orbe de profecía oculto en los escenarios. Las Cronologías nos permiten conocer más detalles sobre la historia y funcionan como un interesante complemento para aquellos que quieran sumergirse aún más en el mundo de Karamoon. 

Apartado visual y sonoro

El diseño artístico de Shadow of the Beast en PS4 es de los aspectos más destacado del juego. El diseño de niveles y escenarios es todo un espectáculo, y nos permite vivir situaciones muy diferentes en cada uno de los niveles de la aventura. Por su parte, los enemigos y jefes finales también gozan de una estética brutal y se nota que Heavy Spectrum se ha tomado muy en serio esta reimaginación del clásico de Amiga. Y todo ello, acompañado de unos gráficos más que correctos que hacen que todo el mimo puesto en el diseño artístico luzca de forma espectacular. Evidentemente, Shadow of the Beast no se presenta como uno de los mejores apartados visuales de la consola, pero sí que se nota el esfuerzo del estudio por ofrecer un acabado visual que por momentos es espectacular y en el que destacan la iluminación y algunos efectos. 

La música también merece mención especial. Y no nos referimos a la música del original, que también podéis escucharla en Shadow of the Beast para PS4, sino a la creada exclusivamente para esta nueva versión. El tema principal es épico y hace que tengas más ganas de comenzar ya los niveles para destrozar enemigos. Asimismo, cada nivel cuenta con su propia partitura que acompaña a la perfección lo que ocurre en pantalla y nos regalan algunos elementos de la banda sonora clásica introducidos de forma sutil en la música de esta nueva versión, aunque eso sí, la música durante los niveles es testimonial y nos hubiera gustado algo más de melodía épica para acompañar la aventura. 

Conclusión

Shadow of the Beast regresa a lo grande, con una versión reimaginada del clásico de Amiga para PS4 que mantiene la esencia de título original y se apoya en un espectacular apartado visual y unos combates profundos para regalarnos una gran aventura de plataformas y acción en 2D. Es divertido, adictivo y muy rejugable, y si bien la duración de su historia nos puede parecer algo corta, estamos hablando de un título con muchas posibilidades y muchos secretos que desbloquear, que además se pone a la venta en formato digital a 14,99 euros, con una muy buena relación calidad-precio. Shadow of the Beast en PS4 es todo un homenaje de Heavy Spectrum al título de Amiga, pero también gustará a usuarios que no pudieron probar la aventura original. Si os gusta el género, no os podéis perder Shadow of the Beast. 

Valoración

Shadow of the Beast en PS4 es un regalo que los fans del original de Amiga y del género no pueden perderse. Combates profundos, espectacular diseño artístico y una perfecta mezcla de plataformas acción y puzles acompañan a Aarbron en su regreso.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Combates brutales y profundos, jefes finales, diseño artístico y escenarios muy variados.

Lo peor

Demasiadas ayudas en algunos niveles de dificultad. Puede hacerse algo corto.

Lecturas recomendadas